Sur de la Florida

Proyecto artístico busca dar visibilidad a trabajadoras domésticas

La artista Marisa Morán llegó a Miami a bordo de un automóvil Mercury de 1967, con dibujos de super heroínas, para exponer la precariedad de las trabajadoras domésticas en el país.
La artista Marisa Morán llegó a Miami a bordo de un automóvil Mercury de 1967, con dibujos de super heroínas, para exponer la precariedad de las trabajadoras domésticas en el país. EFE

La artista visual Marisa Morán Jahn llegó hasta Miami a bordo de un automóvil Mercury de 1967, con dibujos de super heroínas, para exponer la precariedad de las trabajadoras domésticas en el país.

“No hay una red de apoyo para las trabajadores domésticas y cuidadores en el hogar, y muchos viven bajo la línea de pobreza”, señaló a Efe esta artista de origen ecuatoriano y chino, cerca del vehículo que es pieza angular de su proyecto “Careforce”, el cual desarrolla en espacios públicos y museos.

El Mercury que durante décadas permaneció abandonado en una granja hasta que Morán lo recuperó para su acción artística estuvo expuesto en la terraza del Perez Art Museum of Miami (PAMM), mientras que integrantes del Centro de Trabajadoras de Miami entregaban información sobre sus demandas.

Desde que puso a rodar este proyecto hace cinco años, Morán, quien radica en Nueva York, ha recorrido con el vehículo estados como California, Arizona y Massachusetts, convencida de que el arte hace visible y activa el debate en torno a la falta de derechos básicos para estas trabajadoras.

Calificó de “horribles” la situación de las empleadas del hogar, niñeras y cuidadores en Estados Unidos, quienes no cuentan con derechos básicos como horas de descanso, vacaciones o un salario mínimo.

“Es una parte esencial de nuestra economía y el proyecto es una manera de preguntar por qué es tan invisible”, manifestó la creadora, que junto a la Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas desarrolló dos años atrás otro vehículo, con el mismo concepto pero enfocado en las niñeras, la Nanny Van.

Sus acciones públicas, una suerte de “parada técnica” en parques, librerías, museos y sedes de organizaciones laborales, suelen involucrar talleres, exposiciones y hasta sesiones de baile, con el fin de informar y entregar herramientas a las trabajadoras del hogar y cuidadores.

En la acción en Miami, Morán contó con el apoyo del Centro de Trabajadoras de Miami, cuya directora, Marcia Olivo, reveló que en el sur de Florida se calcula que son algo más de 95,000 las trabajadoras del hogar, de las cuales el 75% son indocumentadas y por tanto son “más vulnerables a muchos abusos”, según dijo a Efe.

Olivo defendió en ese sentido que los inmigrantes son una “fuerza vital” para la economía, además de ciudadanos con derechos, y no ocultó por ende la incertidumbre que suscita la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, sobre todo por las promesas que ha hecho el republicano en materia de inmigración y que incluyen la deportación de indocumentados.

“No nos vamos a ningún lado, si quiere colaboración podemos colaborar en base a dignidad y respecto, pero si quiere resistencia estamos listos para resistir”, aseveró Olivo, nacida en República Dominicana.

Esta organización, de más 500 integrantes activas, participó el sábado pasado en el Día de Acción Nacional de los Inmigrantes, una marcha desarrollada en más de 50 ciudades para rechazar las políticas migratorias del presidente electo, y que en el sur de Florida incluyó también una concentración frente al Centro de Detención Broward.

“A Trump le pediría respeto para las mujeres”, señaló June Barrett, miembro del Centro de Trabajadoras de Miami, y quien se mostró “asustada” de los pasos dados esta semana por el Congreso con miras a abolir la histórica reforma de salud que emprendió el ex presidente Barack Obama.

Morán continuará su acción con presentaciones en Chicago, aunque antes deberá buscar una grúa para remolcar el auto, que aunque contenga imágenes alusivas a super heroínas, no es ajeno a fallos mecánicos, en especial tras cubrir tantos kilómetros.

  Comentarios