Sur de la Florida

Miami-Dade deja de ser ‘santuario de inmigrantes’ y cumplirá órdenes de Trump

Temiendo que el condado deje de recibir millones de dólares por desafiar a las autoridades de inmigración, el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, ordenó el jueves que las cárceles cumplan con las solicitudes federales de detención de inmigrantes, eliminando la posición del condado como un “santuario” para los inmigrantes.

Giménez citó una orden ejecutiva firmada el miércoles por el presidente Donald Trump, que amenazó con recortar los subsidios federales para los condados o ciudades que no cooperan plenamente con la Policía de Inmigración y Aduanas. Desde el 2013, Miami-Dade se ha negado a detener indefinidamente a presos que están en el país ilegalmente y que son buscados por ICE, porque el gobierno federal no reembolsa completamente al condado por el gasto.

“Debido a las disposiciones de la Orden Ejecutiva, le ordeno a usted y a su personal que cumplan con todas las solicitudes de detención de inmigrantes recibidas del Departamento de Seguridad Nacional”, escribió Daniel Junior, director interino del departamento de prisiones y rehabilitación, en un breve memo de tres párrafos.

En la tarde del jueves, luego de que el reportaje del Miami Herald apareciera en la internet, el presidente Trump puso una reacción en Twitter:

“El alcalde de Miami-Dade elimina la política de santuario. Decisión correcta. ¡Fuerte!”

A diferencia de ciudades como San Francisco, Miami-Dade nunca se declaró “ciudad santuario”, y se ha resistido a que lo designen de esa manera desde el Departamento de Justicia incluyó al condado como un lugar santuario en un reporte en mayo de 2016.

Anticipando que Trump iba a tomar medidas severas contra lugares santuarios, el condado le pidió a las autoridades federales que reconsideran esa designación. Todavía no se ha emitido una decisión al respecto.

“El Condado Miami-Dade cumple con las leyes federales e intenta cooperar completamente con el gobierno federal”, escribió Giménez, un republicano que asistió a la toma de posesión de Trump la semana pasada pero que votó por Hillary Clinton para la presidencia. “Yo me asociaré con la Junta de los Comisionados del Condado para abordar cualquier tema necesario para cumplir esta orden”.

La comisionada del condado Sally Heyman es una demócrata que patrocinó la medida en 2013 que ordenó a Miami a no llevar a cabo detenciones de inmigrantes cuyos gastos el gobierno federal no pagara. Heyman dijo que ya está trabajando en una propuesta para cambiar la posición del condado para que Miami-Dade no sea objeto de recortes de fondos federales.

“Es una situación terrible”, dijo Heyman.

Heyman dijo que se reunió con las autoridades federales en Washington en diciembre, y a principios de este mes en Miami, para tratar a aclarar la postura de Miami-Dade. Las autoridades de inmigración le dijeron que ahora tienen suficientes instalaciones para albergar a los detenidos, de manera que podrían recoger a los detenidos de cárceles locales en 48 horas, en vez de obligar al condado a cubrir los gastos de una detención prolongada.

Cuando la policía arresta a alguien solicitado por las autoridades inmigración, éstas piden a las cárceles locales que tengan la cortesía de mantenerlos detenidos más tiempo que el período que contempla el delito por el que los arrestaron, que no tiene relación con la inmigración.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios