Sur de la Florida

Dos víctimas de accidente en sendas expreso demandan al estado

Cathy Milagros Pérez García (izq.) y su amiga Cynthia Fleischmann el martes en una conferencia de prensa. La primera perdió su pierna derecha en un accidente que occurió en la autopista I-95.
Cathy Milagros Pérez García (izq.) y su amiga Cynthia Fleischmann el martes en una conferencia de prensa. La primera perdió su pierna derecha en un accidente que occurió en la autopista I-95. rkoltun@miamiherald.com

El llamado “buceo” de carriles se ha convertido en una práctica peligrosa en la Interestatal 95 del sur de la Florida, causando numerosos accidentes cuando un vehículo de repente se desvía de los carriles regulares a las sendas expreso separados por postes de plástico y reservados para conductores que pagan peaje, autos compartidos, vehículos de emergencia y motocicletas.

Ahora, el “buceo” de carriles, y si esta práctica se puede prevenir, está repentinamente en el foco de atención pública después de que dos víctimas de un trágico accidente demandaron al Departamento del Transporte de la Florida (FDOT) y a uno de sus contratistas acusándolos de negligencia en el mantenimiento y seguridad de los carriles expreso.

Las dos demandas son las más recientes de varias en contra de los carriles expresos desde que estos comenzaron en la I-95 en el Condado Miami-Dade en el 2008. Desde el principio, los accidentes proliferaron en los carriles expresos porque los conductores en los carriles de uso general a menudo se estrellan contra los postes de plástico – conocidos como “delineadores” – para entrar al tráfico más rápido en los carriles expreso. Los postes originales eran endebles y diseñados para doblarse o romperse cuando un vehículo los golpeaba. Desde entonces han sido sustituidos por postes más resistentes que todavía se rompen, pero pueden causar daños al vehículo.

Las demandas fueron anunciadas en una conferencia de prensa el martes en un bufete de abogados en Coral Gables, donde las dos víctimas, Cathy Milagros Pérez García y Cynthia Fleischmann, estuvieron presentes.

El 14 de octubre del 2015, Fleischmann, de 30 años, y Pérez García, de 36, montaron sus motocicletas Harley Davidson y entraron a los carriles expresos. Aproximadamente a 500 pies al sur de la Calle 103 del noroeste fueron alcanzadas por un vehículo que entró a las sendas expreso desde las de uso general.

“Ibamos disfrutando de una hermosa tarde”, recordó Fleischmann en la conferencia de prensa. “De repente, un auto que acababa de entrar a través de los postes naranja me golpeó en el lado derecho. Es un milagro que estemos aquí para contar la historia”.

Pérez García, de origen puertorriqueño, dijo que el accidente convirtió un día tranquilo en una pesadilla.

“Pasó de ser un paseo agradable y hermoso a una tormenta, en cuestión de segundos”, dijo.

Aunque Pérez García y Fleischmann sobrevivieron, resultaron gravemente heridas. Fleischmann perdió su pierna derecha y Pérez García se fracturó un pie y hasta hoy cojea cuando camina.

Fueron llevadas al Ryder Trauma Center con “lesiones significativas y permanentes”, según un comunicado de sus abogados. La pierna derecha de Fleischmann, arriba de la rodilla, fue amputada durante la cirugía, según los abogados del bufete Colson Hicks Eidson.

Una portavoz del FDOT dijo que la agencia no comenta “sobre litigios pendientes”.

Se han registrado 12,195 accidentes en los últimos tres años en los carriles expreso, dijo Lewis S. “Mike” Eidson, uno de los abogados. “No sabemos cuántos de ellos fueron accidentes por buceo de carril.”

Ervin González, otro abogado, dijo que los carriles de peaje expreso son una fuente importante de ingresos para el estado.

González dijo que la reciente decisión de reemplazar los viejos postes endebles por otros más robustos “ayudará algo”, pero que la verdadera solución debería ser la construcción de barreras de concreto para separar los carriles expresos de los carriles regulares o cerrar los carriles expresos.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

  Comentarios