Sur de la Florida

Acusan a puertorriqueño en Miami de vender aves protegidas

Un cardenal fotografiado en el Condado Wakulla.
Un cardenal fotografiado en el Condado Wakulla. Cortesía

Un puertorriqueño fue arrestado y acusado de vender e intentar vender aves migratorias protegidas por el gobierno federal, algunas de las cuales obtuvo en el sur de la Florida.

Christopher Omar Muñiz Muñoz, residente de Aguada, Puerto Rico, fue detenido el 10 de enero y encausado en Miami el 9 de febrero por cargos enumerados en una larga acusación relacionada con violaciones de la Ley del Tratado de Aves Migratorias y por no poseer una licencia para el comercio con aves migratorias.

Muñiz Muñoz se ha declarado inocente y ahora está en espera de juicio. Su abogado no pudo ser ubicado para que hiciera comentarios.

Los registros de la Corte Federal en Miami indican que aunque Muñiz Muñoz fue arrestado, no fue trasladado a Miami de inmediato para ser encausado, sino que permaneció en Puerto Rico, donde el gobierno le permitió responder a la acusación desde la oficina de su abogado.

El caso comenzó en el 2012 cuando agentes de la oficina del Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de los Estados Unidos (USFWS) en Miami vieron anuncios en eBay para la venta de varias especies de aves protegidas por la Ley del Tratado de Aves Migratorias.

Entre estas se encontraban una paloma torcaza cuellimorada, una torcaza cabeciblanca, y la paloma de Cayo Hueso, de acuerdo con una denuncia penal presentada en la corte federal de Miami por un agente especial de USFWS.

Las aves se ofrecían a la venta por un precio total de $12,950, de acuerdo con la denuncia.

Investigadores de USFWS asignaron agentes encubiertos para rastrear el caso. Posteriormente se identificó a Muñiz Muñoz como sospechoso, según la denuncia penal.

Uno de los agentes encubiertos se puso en contacto con Muñiz Muñoz en Aguada, Puerto Rico, y obtuvo más información sobre sus actividades.

“Muñiz Muñoz indicó que tenía tres aviarios donde almacenaba los pájaros para la venta, uno ubicado en la residencia de su padre, un segundo aviario ubicado en su residencia, y un tercer aviario ubicado en la residencia de su suegro”, según la queja.

El 20 de octubre del 2016, la investigación se profundizó cuando funcionarios de la Comisión de Conservación de Pesca y Fauna Silvestre de la Florida (FWC) descubrieron tres cajas rotuladas como Live Birds o pájaros vivos en una oficina de correos en Homestead.

“Las cajas estaban siendo enviadas desde Homestead a ‘Omar Muñoz’, más tarde identificado como Muñiz”, dice la denuncia penal. “La primera caja contenía lo que parecían ser aproximadamente seis pájaros conocidos como grey catbirds, en la segunda caja lo que parecían ser unos 12 pinzones, y en la tercera caja, lo que parecía ser unos seis cardenales”.

Según la denuncia, las tres especies de aves en las cajas están protegidas bajo la Ley del Tratado de Aves Migratorias.

Esta ley fue promulgada por primera vez en 1916 para hacer cumplir una convención internacional de protección a las aves migratorias entre los Estados Unidos y Gran Bretaña, que también incluía a Canadá.

El estatuto hace ilegal, sin tener una autorización previa, el cazar, capturar, matar o vender aves que figuran en como aves migratorias. Hay más de 800 especies que actualmente se encuentran en una lista.

Existen algunas excepciones que permiten la captura, posesión y transporte de águilas calvas, águilas reales y sus “nidos y huevos” para fines científicos, educativos y los fines religiosos de tribus indias, así como para proteger otros intereses en una localidad particular.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

  Comentarios