Sur de la Florida

Escuelas estudian el uso de cámaras para la policía

Un agente de la policía de Miami muestra una cámara corporal durante una conferencia de prensa en el 2016.
Un agente de la policía de Miami muestra una cámara corporal durante una conferencia de prensa en el 2016. emichot@miamiherald.com

El distrito escolar de Miami-Dade está considerando si deberá o no equipar a la policía escolar con cámaras corporales que grabarían sus encuentros con los estudiantes.

En una reunión de la Junta Escolar celebrada esta semana, miembros de la misma aprobaron por unanimidad un estudio de factibilidad sobre los pros y los contra de las cámaras corporales. Como parte del estudio, el distrito considerará si deberá implementar o no un programa piloto durante el curso escolar 2017-18.

“Esto haría más fácil pedir cuentas a la policía escolar, y brindaría un tipo de evidencia nuevo y valioso para ello”, dijo la miembro de la Junta Escolar María Teresa Rojas, quien propuso la medida. Rojas dijo que la propuesta no era una respuesta a incidente alguno relacionado con la policía escolar, sino más bien un esfuerzo proactivo en un momento en que las fuerzas policiales de todo el país están considerando el uso de las cámaras.


“Estoy pidiendo que se haga este estudio de factibilidad de modo que en el futuro podamos tomar decisiones informadas sobre la dirección que tomaremos”, dijo Rojas. “No hay nada más importante que la seguridad y la protección de nuestros estudiantes y nuestros trabajadores”.

A nivel nacional, las cámaras corporales han sido elogiadas como una tecnología de utilidad para investigar las quejas en contra de agentes de la policía y para mejorar la transparencia. Pero expertos afirman que existen además algunos problemas potenciales en lo que se refiere al uso de las cámaras en el contexto escolar.

Parte de la misión de la policía escolar es crear relaciones con los estudiantes y las comunidades. Tener una cámara que esté grabando todo lo que hace un agente podría ser un obstáculo a dicha misión, dijo Eugene O’Donnell, profesor de derecho del John Jay College de Justicia Criminal y ex agente de policía.


“Se trata de enviar un mensaje a los empleados”, dijo O’Donnell. “No se metan en problemas. No participen. Creo que los chicos pobres y las comunidades pobres serán los que más sufran cuando las personas que tienen que participar y que involucrarse en sus cosas decidan que se trata de un riesgo excesivo”.

Otra preocupación potencial es la privacidad, dijo Tod Burke, profesor de justicia criminal de la Universidad Radford en Virginia y también ex agente de policía. “No sé si se deba necesariamente estar grabando a menores de edad sin permiso de sus padres. De modo que hay algunos pormenores legales que tienen que resolverse”, dijo, y agregó que las cámaras podrían asimismo desanimar a los estudiantes con respecto a reportar conductas sospechosas a los agentes.

Por otra parte, se ha demostrado que las cámaras portátiles han reducido las quejas ciudadanas sobre la conducta de la policía, afirmó Burke, y han animado además a que tanto los agentes como los ciudadanos con quienes estos interactúan se comporten de mejor manera.

El distrito escolar tendría asimismo que tener en cuenta los costos asociados con equipar con cámaras a toda su fuerza policial y con almacenar las vastas cantidades de video creadas por las grabaciones, dijo Burke.


“Ellos han llevado casi a la quiebra a los departamentos de policía”, dijo el presidente de la Asociación Benevolente de Policía del Condado Dade John Rivera, quien se opuso a la decisión del departamento de policía del Condado de equipar con cámaras a los agentes. La policía condal ha equipado hasta el momento con cámaras a más de 1,000 agentes. El año pasado, la comisión del Condado aprobó gastar $1 millón al año en las cámaras y el almacenamiento de datos. No está claro cuánto costaría proveer de cámaras portátiles a la policía escolar, la cual es una fuerza policial más pequeña con alrededor de 200 agentes.

Rojas, la miembro de la Junta Escolar, dijo que como parte del estudio de factibilidad del distrito, miembros de su personal tratarán de averiguar si existen subsidios que puedan ayudar a cubrir esos costos. Durante la administración de Obama, el Departamento de Justicia entregó más de $20 millones a departamentos de policía para su uso en cámaras corporales, incluyendo $1 millón para el Departamento de Policía de Miami-Dade.

Ian Moffett, jefe de la policía escolar, dijo que las preguntas sobre los costos y el impacto de las cámaras sobre el trabajo de la misma en las escuelas serán consideradas como parte del estudio de factibilidad. “Echaremos un vistazo a este asunto desde el punto de vista del trabajo de la policía escolar y veremos qué pasa”, dijo.

  Comentarios