Sur de la Florida

Hombres se hacen pasar por policías y roban una casa en Miami

La detective de Miami-Dade Jennifer Capote habla fuera de una casa en el noroeste de Miami-Dade que fue robada.
La detective de Miami-Dade Jennifer Capote habla fuera de una casa en el noroeste de Miami-Dade que fue robada. Carli Teproff

Dos hombres irrumpieron en una casa del noroeste de Miami-Dade el domingo por la tarde haciéndose pasar por agentes de la policía. Una vez dentro de la vivienda, los sujetos, amarraron a los habitantes —y también a un empleado de una compañía de cable que estaba trabajando en la casa— robaron un arma de fuego y después escaparon, dijo la policía.

Según la policía, los dos hombres llegaron hasta una esquina de la casa en un Jeep Cherokee último modelo y de color negro, vistiendo uniformes y con las armas listas.

“Esto ocurrió a las 3:45 de la tarde, a plena luz, en una casa que está en una avenida transitada”, dijo la detective Jennifer Capote, portavoz de la policía de Miami-Dade. “Esta gente fue capaz de hacer algo así y no le importó en absoluto hacerlo”.

El robo tuvo lugar a alrededor de las 3:45 p.m. en la cuadra 2200 de la 104 terrace del noroeste. Capote dijo que un técnico de la compañía de cable Comcast estaba trabajando y la puerta principal estaba abierta por completo.

Los asaltantes entraron y exigieron que les dieran dinero y joyas, dijo Capote. Los tres adultos entre ellos el empleado de Comcast estaban dentro junto con dos niños, de tres y 12 años, respectivamente. Los malhechores amarraron a los adultos mientras “saqueaban” la casa, dijo Capote. Las tres víctimas adultas fueron identificadas como Randolph Smith, de 40 años; Nathalie Borrego, de 28 años; y Jovany Pérez, de 35 años.

Poco después, detectives la policía de Miami-Dade acudieron a la casa para buscar información sobre lo sucedido. Un hombre que salió de la casa con un detective no quiso hablar con los reporteros.

Cámaras de vigilancia de la casa de al lado captaron a un automóvil en el momento en que se estacionaba y los dos hombres bajaban de él, dijo Glenda Méndez, que vive en la misma cuadra.

Méndez dijo que nunca pensó que algo así podría pasar y describió la calle sin salida como un lugar seguro.

“Lo que pasó me ha asustado mucho”, agregó.

Capote dijo que el robo es particularmente grave, toda vez que había niños de por medio.

“Esto es algo que ningún niño debería nunca experimentar”, dijo. “No queremos que los niños piensen que la policía llega a la casa, amarra a los padres y roba las propiedades”.

Las autoridades le piden a cualquier persona que tenga información sobre lo ocurrido que llame a Crime Stoppers del Condado Miami-Dade al teléfono 305-471-TIPS.

  Comentarios