Sur de la Florida

Fiscalía no pedirá pena de muerte en caso de asesinato a machetazos de adolescente

Christian Colón, Joseph Cabrera y Kaheem Arbelo en la corte, el martes 21 de febrero de 2017, durante una audiencia en el caso de asesinato a machetazos en Homestead. CM. GUERRERO cmguerrero@elnuevoherald.com
Christian Colón, Joseph Cabrera y Kaheem Arbelo en la corte, el martes 21 de febrero de 2017, durante una audiencia en el caso de asesinato a machetazos en Homestead. CM. GUERRERO cmguerrero@elnuevoherald.com

La Fiscalía no buscará la pena de muerte para cuatro de los cinco ex estudiantes acusados en el espeluznante asesinato a machetazos de un adolescente en un campo de malezas de Homestead.

El martes el estado anunció que sólo trataría de ejecutar al presunto líder del grupo, Kaheem Arbelo, que se cree fue quien le pegó los machetazos fatales a José Amaya Guardado, de 17 años, cuyo cadáver se encontró enterrado en una tumba poco profunda cerca de la escuela Homestead perteneciente a Jobs Corp.

Arbelo, de 22 años, y otros cuatro jóvenes están acusados de maquinar y haber preparado todo el complot en junio del 2015 para matar a José afuera de la escuela para estudiantes de alto riesgo donde todos estaban becados.

Los otros cuatro acusados que enfrentan una condena de cadena perpetua en caso de ser hallados culpables de homicidio en primer grado son: Joseph Cabrera, de 24 años, Desiray Strickland, de 20 años, Jonathan Lucas, de 19 años, y Christian Colón, de 20 años.

En enero, Cabrera rechazó un acuerdo que lo habría condenado a una pena tan leve como 10 años de cárcel si accedía a testificar en contra de los demás.

El atroz crimen provocó críticas y preocupaciones sobre la supervisión y la seguridad en Job Corps, que tiene 125 escuelas por todo el país y pertenece al Departamento del Trabajo. El programa ayuda a que jóvenes con riesgo entre los 16 y los 24 años obtengan sus diplomas de secundaria y aprendan habilidades vocacionales.

Después de los arrestos, las autoridades federales suspendieron las clases de otoño en el recinto de Homestead.

Fuentes policiales le dijeron al Miami Herald que el crimen pudo haber sido motivado por una deuda que se le debía a Arbelo, y que los estudiantes acusados eran conocidos en la escuela como abusadores.

De acuerdo con un reporte del arresto, el grupo conspiró durante dos semanas para matar a Guardado, quien desapareció de la escuela en junio de 2015. Posteriormente su hermano lo encontró a medio enterrar en una tumba escondida en un bosquecillo cercano. Su cuerpo había sido atacado con tanta furia que tenía la cara destrozada e irreconocible.

Arbelo y Strickland tuvieron relaciones sexuales en los arbustos después que el grupo limpió el lugar del crimen y enterró al adolescente, según el reporte policial. Un jurado de intrucción de Miami-Dade después encausó al grupo bajo cargos de homicidio en primer grado.

Strickland no confesó, pero fue acusada de golpear con la cabeza a un detective de homicidio y vandalizar una mesa durante su interrogatorio en la estación de policía de Miami-Dade.

Cabrera y Strickland están también esperando una audiencia donde un juez decidirá si hay suficiente pruebas para mantenerlos presos.

Los fiscales esperan detallar las confesiones de cuatro acusados; esas declaraciones fueron selladas por la corte bajo las leyes de la Florida. El Miami Herald y el canal WPLG-ABC10 apelaron la decisión ante la Corte de Apelaciones del Tercer Distrito.

  Comentarios