Sur de la Florida

Legisladores de Miami preocupados por nuevas medidas migratorias

La congresista Ileana Ros-Lehtinen habla con reporteros el martes 21 de febrero del 2017 en Miami. A la izquierda el comisionado Francis Suárez, de la ciudad de Miami, y el congresista Carlos Curbelo.
La congresista Ileana Ros-Lehtinen habla con reporteros el martes 21 de febrero del 2017 en Miami. A la izquierda el comisionado Francis Suárez, de la ciudad de Miami, y el congresista Carlos Curbelo. jiglesias@elnuevoherald.com

Congresistas cubanoamericanos y líderes locales expresaron temor el martes de que el endurecimiento de las medidas del presidente Donald Trump contra los extranjeros que cometan delitos pueda dañar la imagen de Miami y del Condado Miami-Dade como sitios que dan la bienvenida a los inmigrantes, donde predominan los nacidos en el exterior o de padres emigrados y donde los emprendedores extranjeros prosperan.

“La inmigración es buena para el sur de la Florida”, dijo la congresista Ileana Ros-Lehtinen durante un evento en Miami donde se resaltó el rol de los inmigrantes en la generación de empleos y empresas del sur de la Florida. “Yo entiendo que hay gente que no desea que exista la delincuencia en sus comunidades, pero creo que es equivocado equiparar el crimen con los inmigrantes”.

Las declaraciones de Ros-Lehtinen así como las de su colega Carlos Curbelo, ambos republicanos de Miami, y las del comisionado de Miami, Francis Suárez, coincidieron con el anuncio por parte de funcionarios de la administración Trump de nuevas medidas para dar a los agentes migratorios una mayor flexibilidad y libertad de detener y tratar de deportar a inmigrantes indocumentados o legales que hayan cometido cualquier tipo de delito, como fraude con documentos, que durante la administración del ex presidente Barack Obama no eran de alta prioridad.


Bajo la administración anterior, el Departamento de Seguridad Interna esencialmente se enfocaba a la deportación de extranjeros con antecedentes penales graves así como expulsiones expeditas de inmigrantes indocumentados que hubieran cruzado la frontera dentro de los primeros 14 días. Ahora estas mismas medidas se aplicarían a indocumentados que hubieran estado en el país durante los últimos dos años.

A pesar del endurecimiento de las medidas migratorias, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que por ahora Trump mantendrá activo el programa que protege a los Dreamers contra la deportación. Los Dreamers son los hijos de padres indocumentados que llegaron al país cuando eran niños.

Curbelo expresó su reconocimiento y agradecimiento a la decisión de la administración Trump de no dar por terminado el programa para los Dreamers conocido formalmente como Acción Diferida para Llegadas en la Infancia o DACA por sus siglas en inglés.

Pero en el evento sobre los beneficios de la inmigración en el downtown, el mensaje general fue que las nuevas medidas anunciadas en Washington podrían crear una imagen negativa sobre los inmigrantes.


“Ahora vamos a endurecer el hacer cumplir las leyes de inmigración porque hay un nuevo alguacil en la ciudad y estamos preocupados de que va a haber muchas deportaciones”, dijo Ros-Lehtinen que por años ha sido partidaria de una reforma migratoria que abra un camino a la ciudadanía para millones de indocumentados.

La congresista cubanoamericana aceptó que los extranjeros que han cometido delitos graves deben ser deportados lo más pronto posible, pero consideró que la gran mayoría de los inmigrantes y refugiados en el sur de la Florida son gente que obedece la ley.


Curbelo, mientras tanto, se hizo eco de las declaraciones de Ros-Lehtinen dando la acogida a la inmigración en general.

“Deseo celebrar lo maravillosa que es la inmigración”, dijo Curbelo, agregando que la solución al problema es la reforma migratoria integral.

“El Congreso ha estado debatiendo la reforma migratoria por más de 10 años”, dijo Curbelo. “Ahora es el momento de que logremos la reforma migratoria. Debe de haber seguridad fronteriza, eso está claro, pero necesitamos reformar las leyes del inmigración”.

El evento fue organizado en el sitio Venture Hive por la Nueva Economía Americana o New American Economy, una coalición nacional de empresarios, presidentes de universidades y alcaldes que promueven las contribuciones de inmigrantes al país.

  Comentarios