Sur de la Florida

Los hispanos están divididos sobre si Trump es bueno o malo para ellos

Nora Sandigo en la Comisión de Miami-Dade la semana paasada, cuando los comisionados aprobaron una medida del alcalde Carlos Giménez de colaborar con inmigración.
Nora Sandigo en la Comisión de Miami-Dade la semana paasada, cuando los comisionados aprobaron una medida del alcalde Carlos Giménez de colaborar con inmigración. el Nuevo Herald

Los hispanos en Estados Unidos están divididos en cuanto a si el presidente Donald Trump es bueno o malo y si sienten más temor a ser deportados, según nueva encuesta entre 1,001 latinos del país dada a conocer el jueves por el prestigioso grupo de investigaciones académicas Pew Research Center.

De los encuestados por teléfono, que incluyeron ciudadanos, residentes e indocumentados, el 52 por ciento dijo no estar o estar poco preocupado sobre la posibilidad de ser deportado, pero un 47 por ciento sí teme a la deportación. La diferencia es estadísticamente pequeña, más cuando se tiene en cuenta que el margen de error es de más o menos 3.6 por ciento. Por ende, el resultado muestra que hay una división de opiniones, no que la mayoría no tiene ningún temor a ser expulsado del país.

Es más que seguro que esos temores se han acrecentado debido a las nuevas medidas migratorias anunciadas esta semana que permiten a los agentes de inmigración esencialmente detener y poner en proceso de deportación a cualquier inmigrante que haya sido condenado por un delito, cometido un delito o realizado un acto que pudiera ser considerado delito.

Pero la encuesta Pew divulgada el jueves no refleja esos temores porque fue realizada entre el siete de diciembre y el 15 de enero, antes de que Trump tomara posesión de la Presidencia y anunciara las nuevas medidas. Aún así, se sabía desde su campaña que uno de sus objetivos prioritarios era la deportación de los indocumentados, principalmente los que tienen antecedentes penales. De los 11.1 millones de indocumentados en el país, según Pew, la mayoría son hispanos, mayormente mexicanos.

Un desglose de los resultados de la encuesta muestra que el temor entre hispanos de diferente estatus migratorio varía en que ellos, algún familiar o amistad puedan ser deportados.

Los hispanos nacidos en Estados Unidos son los menos preocupados, 66 por ciento contra 33. Los naturalizados están atemorizados, 52 por ciento contra 45; los residentes permanentes con tarjeta verde mucho más temerosos, 66 por ciento contra 34; y, por supuesto, los indocumentados son los que tienen el mayor miedo, 67 por ciento contra 31.

Nora Sándigo, líder de los grupos Fraternidad Americana y Nora Sándigo Children Foundation,. dijo que la encuesta no refleja con precisión el momento actual.

“Es un momento verdaderamente inquietante para todos los inmigrantes”, dijo Sándigo. “Yo tenía la esperanza que lo que había dicho era solo retórica política, pero todo lo que ha venido es algo impresionante e indignante”.

Sándigo, de origen nicaragüense, es ciudadana estadounidense. Es conocida porque se encarga de niños cuyos padres han sido deportados.

Lo más intrigante del sondeo es que los niveles de temor a la deportación entre hispanos son similares en el momento de la encuesta a los niveles que existían durante la Presidencia del predecesor de Trump, Barack Obama.

“Las preocupaciones sobre la deportación entre hispanos muestran poco cambio desde el 2013, cuando el 46 por ciento de los auscultados dijeron estar preocupados, y una disminución del nivel de 52 por ciento en el 2010”, según el análisis de Pew.

Sobre cuestiones más amplias, la encuesta reveló que los hispanos también están divididos sobre si Trump socava su presencia en Estados Unidos.

“La mitad de los encuestados (54 por ciento) dice sentirse confiados de su lugar en Estados Unidos luego de la elección de Trump, mientras que cuatro de 10 hispanos (41 por ciento) dicen tener serias preocupaciones,” dice Pew.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

  Comentarios