Sur de la Florida

Estaban tan interesados en aprender sobre tecnología que se olvidaron de sus celulares

Casi todos los estudiantes del salón –de escuela intermedia y secundaria – levantaron la mano ante la pregunta: “¿Quién tiene aquí un teléfono celular?”

Más de la mitad del grupo tenía iPhone, el resto, androides. Algunos sostenían discretamente los aparatos debajo de la mesa para textear.

“Bueno, tengan el teléfono que tengan, todos funcionan con una cosa de estas”, les explicó Matt Raimondo, mostrando una tarjeta de circuitos.

El jueves por la mañana, Raimondo y Eric Piña, empleados de AT&T, tenían la tarea de hablar con decenas de estudiantes de cinco escuelas de Miami-Dade sobre tecnología robótica, programación y su importancia en nuestra vida diaria.

En poco rato, Piña y Raimondo lograron lo impensable: los estudiantes soltaran sus celulares, precisamente para aprender el proceso que conlleva hacer que estos funcionen.

Para el final de la lección, un grupo logró con una tarjeta de circuitos activar una luz LED y otro estudiante –Manny Zapata, de Coral Gables Senior High School– programó un semáforo.

Los jóvenes participaron en High Tech Day, un evento celebrado anualmente por la compañía AT&T y con el que buscan lograr que más jóvenes se interesen en carreras relacionadas con las ciencias y la tecnología. Unos 3,000 niños en 35 ciudades de Estados Unidos participaron en eventos similares. En Miami-Dade el evento se llevó a cabo en la sede de AT&T cerca de Doral.

“Cada año uno de cada cinco estudiantes no se gradúa de la escuela secundaria”, dijo María Ruíz, coordinadora de proyectos de AT&T. “Con este tipo de programas y con mentores, lo que buscamos es incentivarlos para que continúen con sus estudios y vean las posibilidades que pueden tener en el futuro”.

En los últimos años ha habido un enfoque nacional en las carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, STEM por sus siglas en inglés, desde programas impulsados por la Casa Blanca hasta cambios en los currículos escolares. En parte el énfasis se debe a una preocupación en cuanto a los trabajos del futuro: se calcula que para el año 2020 habrá disponibles 1.4 millones de empleos en ciencias de la computación.

Pero se proyecta que menos de medio millón de estudiantes en el país se graduarán de profesiones relacionadas con ciencias de computadoras. La brecha es aún más amplia para estudiantes de minorías, como mujeres y comunidades de color, que tienen menos acceso a educación en nuevas tecnologías, según varios reportes.

Los coordinadores del programa de AT&T dijeron que la compañía envía paquetes con tarjetas de circuito a las escuelas interesadas, para que los estudiantes desarrollen sus propios proyectos.

“Este pequeño set es capaz de ayudarles hasta a programar un robot”, explicó Piña, ante el asombro de los chicos.

Además de experimentar con tarjetas de circuito electrónico, los estudiantes vieron demostraciones con drones y tecnología para casas inteligentes, y recorridos por los diferentes departamentos de la sede de la compañía de comunicaciones. También aprendieron sobre ingenierías de redes.

“Me interesa mucho aprender como se hacen y como funcionan los celulares, como se conectan a internet”, dijo Zapata, de 18 años, un rato antes de que se le diera la oportunidad de experimentar con una tarjeta de circuito. El estudiante de último año de escuela secundaria planea empezar en FIU la carrera de ingeniería electrónica este año.

Jason Mejía, de 16 años y estudiante de penúltimo año de secundaria en John A. Ferguson Senior High, en Kendall, le interesa aprender sobre tecnología por su amor a producir música.

“Mi mamá quiere que yo sea abogado, pero a mi me gusta hacer música con computadoras”, dijo el chico, quien trabaja a tiempo parcial en un restaurante y con sus ahorros se compró un computador, un micrófono y una mezcladora de audio. “Yo se que esa puede ser mi carrera. Quizás sea un abogado músico”.

Siga a Brenda Medina en Twitter: @BrendaMedinar

  Comentarios