Sur de la Florida

Panel aborda retos de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos

El panel ‘La relaciones entre Cuba y Estados Unidos: retos y oportunidades’, contó con la participación de (desde la izquierda): Janette María García Cobas, Roberto Veiga González, Lenier González Mederos y Omar Everleny Pérez Villanueva.
El panel ‘La relaciones entre Cuba y Estados Unidos: retos y oportunidades’, contó con la participación de (desde la izquierda): Janette María García Cobas, Roberto Veiga González, Lenier González Mederos y Omar Everleny Pérez Villanueva. rkoltun@miamiherald.com

Las relaciones entre Cuba y Estados Unidos vistas desde la perspectiva de las iglesias e instituciones cubanas fue tema central de uno de los paneles que se presentaron en Más allá del antagonismo perpetuo: reimaginar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, la undécima conferencia de estudios cubanos y cubanoamericanos que concluyó el sábado en la Universidad Internacional de la Florida (FIU). El evento estuvo organizado por el Instituto de Investigaciones Cubanas (CRI) del alto centro de estudios.

El panel Relaciones entre Cuba y Estados Unidos: retos y oportunidades estuvo dirigido por el economista Omar Everleny Pérez Villanueva, quien al igual que Lenier González Mederos, Janette María García Cobas y Roberto Veiga González, los restantes miembros de la mesa, reside en la isla.

Pérez Villanueva expresó que, independientemente de las ventajas que pudiera tener la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, su país está abocado a continuar las reformas que emprendió el gobernante Raúl Castro, a partir del 2008.

“Existen tareas pendientes y queda poco tiempo para ejecutarlas bajo el mandato de Raúl Castro. Una de ellas es la eliminación de la dualidad monetaria y otra podría ser la de ampliar los oficios aprobados para ejercer el trabajo en el sector privado”, dijo el economista, tras señalar que es un buen momento para legalizar las microempresas existentes y acelerar la aprobación de las diferentes propuestas de inversión extranjera.

El papel de las iglesias cristianas y el discurso sobre la reconciliación bajo el gobierno de Castro, fue otro de los tópicos a discutir. Al respecto, el comunicador Lenier González Mederos, subdirector del portal Cuba Posible, expresó que cuando se hablaba de reconciliación en Cuba, en la década de 1990, se hacía en términos “enunciativos”, ya que era un discurso que se articulaba en las iglesias cristianas de la isla y en los centros académicos de Estados Unidos. Pero en la práctica, el proceso de normalización de las relaciones ha propiciado dinámicas distintas y más amplias.“Ha sido un proceso hermoso, no exento de desgarraduras, en el cual se han tenido que vencer infinidad de barreras, aunque quedan muchas más”, dijo.

Por su parte, la psicóloga Janette María García Cobas, del Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo, ubicado en Matanzas, se refirió al apoyo que han recibido las empresas familiares por parte de la iglesia en el municipio cubano de Cárdenas. En su ponencia, destacó que la estrategia del centro ha favorecido el desarrollo de más 500 microempresarios a través de la capacitación profesional y el aporte de pequeños capitales que recibe de instituciones internacionales. De paso, aclaró que el centro puede desarrollar sus actividades sin la injerencia estatal por tratarse de “una institución reconocida que trabaja en un programa para el desarrollo local”.

En su intervención, el abogado Roberto Veiga González, director de Cuba Posible, subrayó que Cuba tiene el reto de redefinir su institucionalidad, que debería responder a un modelo de país que fuera la expresión del consenso al que tendría que llegar la sociedad. “Primero habría que ampliar los espacios para que todos los cubanos pudieran participar en la construcción de la sociedad mediante un diálogo que pudiera conducir al diseño de un modelo de país con el que todos pudieran identificarse”, dijo el abogado, que al referirse a las expectativas que existen en Cuba con respecto a la administración del presidente Donald Trump, señaló que ambos países no deberían detener el curso de sus relaciones, “aún cuando no exista una estrategia de Trump con respecto a Cuba”.

Más allá del antagonismo perpetuo: reimaginar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba contó con la asistencia de más de 250 participantes. Durante tres días se examinaron los lazos históricos de la diáspora cubana con la isla desde finales del siglo XIX, el desarrollo de la sociedad civil y la desigualdad racial, entre los temas.

“El objetivo principal de la conferencia se ha cumplido, ya que se ha podido conversar sobre el pasado, el presente y el futuro de Cuba”, expresó, Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas (CRI).

Siga a Arturo Arias-Polo: @arturoariaspolo

  Comentarios