Sur de la Florida

Fallece Héctor Gabino, veterano fotógrafo de el Nuevo Herald

“Héctor llenó nuestras vidas de aventura, amor y risas”, recordó su esposa, Cynthia Corzo. Héctor Gabino, veterano fotógrafo de el Nuevo Herald, falleció el sábado a los 51 años.
“Héctor llenó nuestras vidas de aventura, amor y risas”, recordó su esposa, Cynthia Corzo. Héctor Gabino, veterano fotógrafo de el Nuevo Herald, falleció el sábado a los 51 años. el Nuevo Herald

Rastreando la vida con su lente incansable, Héctor Gabino plasmó en imágenes las vivencias del acontecer cotidiano del sur de Florida durante más de dos décadas. Y las registró desde una mirada diferente, con un estilo único.

Sus fotografías y videos guardan para la posteridad no solo el acontecer diario de la ciudad, sino también el gran entusiasmo del que las captó. Gabino falleció el sábado en Miami, a los 51 años, tras una batalla contra el cáncer, que enfrentó con la voluntad y el optimismo característicos de su afable personalidad.

“Héctor llenó nuestras vidas de aventura y amor. Siempre estaba alegre, listo para hacer reír”, recordó su esposa, la periodista cubanoamericana Cynthia Corzo. “Siempre tuvo una relación muy cercana con su hija Gabriella. Le enseñó a nadar, se hacían bromas y maldades uno al otro. Le encantaba la cocina y descubrir nuevas recetas. Uno de sus platos más famosos son los ‘Gabo Burgers’ ”.

Corzo se enamoró de su marido siendo reportera de el Nuevo Herald en los años 90, atraída por su positivismo. “Su sonrisa me contagió desde el primer día. Juntos creamos una hermosa familia y tenemos bellas memorias”.

Sobre su trabajo señaló: “Su talento trascendió las noticias diarias y captó el lado más humano de las tragedias con imágenes que tocaban el corazón. Siempre fue fiel a su arte. Y a pesar de los cambios en la tecnología digital y las nuevas plataformas, supo usar su talento para modernizarse y mantener su pasión”.


Nacido en Puerto Rico, Gabino estudió en la Universidad del Sagrado Corazón, donde surgió su deseo de salir a las calles con cámara en mano para fijar en la lente la memorias de su entorno. En la isla trabajó como fotógrafo en el diario El Mundo.

Se integró a la plantilla de el Nuevo Herald en 1994, y desde entonces cubrió grandes acontecimientos en el sur de Florida y el Caribe, como la crisis de los balseros cubanos, el caso del niño Elián González y el terremoto en Haití. También colaboró en una serie exclusiva sobre el turismo sexual con menores en Cuba, y viajó a la isla encubierto para dejar testimonio visual de ese flagelo social.

Su cuño artístico más distintivo se reflejó en la cobertura de los deportes, tarea que lo llevó a registrar las victorias y derrotas de los equipos Miami Dolphins, Miami Heat y Miami Marlins, sin dejar pasar inadvertidos los menores detalles.

Respetado y querido por sus colegas, la noticia del fallecimiento de Gabino ensombreció la redacción de el Nuevo Herald. El jefe de Fotografía, Orlando Mellado, destacó sus virtudes: “Fue un trabajador incansable, un compañero abnegado, un buen amigo y un maravilloso galardonado fotógrafo, con un sentido asombroso para identificar noticias nuevas y deportivas”.

La directora del diario, Myriam Márquez, agregó: “Siempre estaba contento, fue un excelente compañero de trabajo y como fotógrafo poseía un ojo apasionado por lo que sus fotos y videos fueron premiados”.

El fotógrafo Pedro Portal subrayó la entrega de Gabino a las historias que cubrió. “Era un hombre ávido que le ponía su corazón a todas las asignaciones por igual” dijo, al recordar que, pese al avance de la enfermedad, “estuvo editando videos hasta la semana pasada”.

A Gabino lo sobreviven su esposa Cynthia, su hija Gabriella y otros famliares. Los servicios funerales se anunciarán próximamente.

Los servicios fúnebres de Héctor Gabino se realizarán el jueves 2 de marzo de 8 p.m. a 11 p.m. en la funeraria Memorial Plan localizada en 9800 SW 24th St, Miami, FL 33165.

Un ejemplo del trabajo de Gabino: el dramático video de Linda Pérez y su recuperación de una cirugía estética que la dejó al borde de la muerte:

  Comentarios