Sur de la Florida

Miami-Dade podría tener un jefe de policía electo

Juan Pérez, jefe de la Policía de Miami-Dade, habla con Carlos Giménez, alcalde condal, después de una conferencia de prensa en abril del 2016.
Juan Pérez, jefe de la Policía de Miami-Dade, habla con Carlos Giménez, alcalde condal, después de una conferencia de prensa en abril del 2016. emichot@miamiherald.com

Los electores de toda la Florida tendrían que decidir si el Condado Miami-Dade debería tener un jefe de policía electo, según un proyecto de enmienda constitucional para el 2018 que se aprobó el martes en la Comisión de Asuntos Comunitarios del Senado.

El proyecto de ley SJR 134, auspiciado por el senador Frank Artiles, republicano por Miami, pide a los electores que decidan si se debe exigir que Miami-Dade convierta el cargo de de director de policía designado por el Condado en un cargo de elección.

En 1996 los electores de Miami-Dade aprobaron un cambio en los estatutos locales para establecer un sistema de alcalde ejecutivo, que incluía dar al alcalde el poder para contratar al administrador condal, quien a su vez contratara a los jefes de departamento, incluido el de la policía. Esto convirtió a Miami-Dade en el único de los 67 condados del estado donde no se elige al jefe de policía.

En enero del 2007, Miami-Dade cambió a un sistema de alcalde fuerte, el cual dio al alcalde supervisión directa de las operaciones del Condado, incluida la designación del jefe de policía y de otros departamentos.

Para Artiles, republicano por Miami que ha estudiado la posibilidad de postularse a un cargo condal anteriormente, el sistema actual no cuenta con carece del mecanismo de equilibrio adecuado en un gobierno local. Artiles dijo que lka Asociación de Jefes de Policía Electos de la Florida está a favor de la propuesta.

“Eso no hay ni que pensarlo”, dijo. “La Asociación de Jefes de Policía electos lo dijo muy claro: 66 de 67 condados tienen jefes de policía electos. Esta es la alternativa más viable para conseguir que esto se apruebe”.

Pero el Condado Miami-Dade se opone a la propuesta, alegando que si los electores quieren un jefe de policía electo deberían tomar esa decisión por sí mismos y no pedir permiso a los electores desde Pensacola hasta Cayo Hueso.

“Estamos en contra de que todo el estado tome decisiones por el Condado Miami-Dade”, dijo Jess McCarty, cabildero de Miami-Dade, señalando que si los electores locales votaban en contra de la medida, el resto del estado podría imponer su opinión. “Yo les preguntaría si quisieran algo así para sus propias comunidades”.

Artiles respondió que aunque McCarty es “una persona excelente, trabaja para el alcalde”.

John Rivera, presidente de los sindicatos policiales de Miami-Dade y de la Florida, dijo que su organización también está a favor del proyecto de ley. El sindicato de la policía ha sido durante mucho tiempo un enemigo encarnizado del alcalde condal Carlos Giménez y apoyo a Raquel Regalado, contrincante de Giménez en esa elección, en el 2016.

Después de perder por pocos votos en las primarias de agosto, Giménez se convirtió en el primer alcalde titular en tener que ir a segunda vuelta en noviembre desde que se implementó el sistema de alcalde fuerte.

“A veces hay proyectos de ley que alborotan el avispero”, dijo Rivera a la Comisión de Miami-Dade. Agregó que el sistema en vigor infringe el principio de la separación de poderes y señaló que en el 2012 el alcalde anterior desmanteló la Oficina de Control de Corrupción Pública para interferir en una investigación sobre boletas de ausente falsas.

“Necesitamos algún grado de separación de poderes, de lo contrario se tiene poder absoluto y corrupción absoluta”, dijo.

Rivera agregó que Giménez envió un cheque para cubrir los gastos de la postulación con fecha del 2015, en lugar del 2016, y que la supervisora de Elecciones, a quien Giménez también nombra, permitió que la campaña de Giménez reemplazara el cheque.

Regalado siguió su ejemplo pocos días antes de la elección, pero no consiguió descalificar la candidatura de Giménez.

El senador José Javier Rodríguez, demócrata por Miami, quien votó contra el proyecto de ley, dijo que pedir a 66 condados que decidan el destino de otro condado no es “ni una buena solución ni un buen precedente”.

“Decidir si necesitamos o no un jefe de policía electo debería ser prerrogativa de Miami-Dade”, dijo. “No creo que esa sea la forma debida se solucionar esto”.

  Comentarios