Sur de la Florida

Niega intento de soborno a comisionado de Miami-Dade, pero video muestra lo contrario

Eleazar Gadea, dueño de un pequeño restaurante de carne a la barbacoa al oeste de Hialeah, quería la ayuda de un político para poder mantener su negocio abierto hasta tarde para una lucrativa fiesta de vacaciones de primavera impulsada por el alcohol.

Así que le entregó un sobre con $2,000 en efectivo… pero con una vergonzosa condición.

“Si no puedo hacer el evento, tendrás que devolvérmelo”, dijo Gadea. “Qué vergüenza”.

La escena tuvo lugar en una oficina al fondo del restaurante Rancho Okeechobee, donde Gadea se encontró con quien él creía que era el asistente de un comisionado del Condado Miami-Dade. El asistente era, en realidad, un detective anticorrupción de Miami-Dade, que estaba trabajando de forma encubierta y filmando en secreto todo lo que pasó.

Esta semana, la fiscalía dio a conocer el video que, según creen, muestra claramente a Gadea, ex inspector de construcción municipal, pagando el soborno en marzo del 2016. Gadea, de 48 años, quien fue arrestado a fines del año pasado, está esperando juicio luego de declararse inocente de un cargo de soborno de mayor cuantía.

No se pudo contactar a su abogado para que comentara al respecto.


Gadea es propietario del restaurante situado en el 17015 W. Okeechobee Rd. que, según se jactó ante el detective encubierto, cuenta con “la mejor carne a la barbacoa del área… pollo, de todo”. El local está ubicado en una zona rural al oeste del Turnpike de la Florida que sirve de sede a viveros, pequeñas granjas de cultivo, y además mataderos ilegales y vallas de gallos igualmente ilegales.

Pero Gadea, de acuerdo con la policía, quería tener su restaurante abierto hasta las 4 de la mañana para la fiesta de las vacaciones de primavera, y además vender bebidas fuertes, no sólo cerveza y vino. El estaba disgustado porque un funcionario de cumplimiento de códigos le había dicho que no podía llevar a cabo el evento.

De modo que el 3 de marzo del 2016 Gadea entró a la oficina de West Miami-Dade del comisionado del Condado José “Pepe” Díaz. Allí dejó un sobre con $700 y una carta. “Tienes un amigo en Rancho Okeechobee”, escribió, según la orden de arresto. Empleados de Díaz llamaron a la policía de Miami-Dade.


Un detective de corrupción pública, Luis Robainas, se hizo pasar por un miembro del personal de Díaz y se puso de acuerdo con Gadea para encontrarse con él en un McDonald’s de Sweetwater . Durante el encuentro, que también fue filmado en secreto, Gadea le dijo que los $700 eran para la campaña del comisionado. Y él prometió más.

“Tú me ayudas con esto, y el lunes yo contribuyo $2,000”, le dijo Gadea, de acuerdo con el video.

Días después, el detective volvió a reunirse con Gadea, esta vez en su restaurante. En una oficina al fondo del mismo, Gadea se quejó largo y tendido del funcionario de cumplimiento de códigos y le rogó que lo ayudara con el evento.

“Para mí, este evento es muy importante”, dijo Gadea, prometiendo más sobornos. “Créeme, ahí hay dinero. Después de esto, en el segundo capítulo, vamos a poder hacer muchas cosas. Ayúdame, mi hermano”.


Finalmente, Gadea le entregó el sobre, pero dijo que iba a necesitarlo de vuelta si el evento no salía como estaba planeado.

“Si no puedo celebrar el evento, voy a tener que salir a la calle a buscar dinero”, dijo Gadea.

El detective sacó el efectivo y lo contó, justo frente a la cámara oculta.

  Comentarios