Sur de la Florida

Arrestan a hombre que robó un Maserati de $150,000 durante una prueba de manejo

Michael McGilvary II. Cortesía CBS4
Michael McGilvary II. Cortesía CBS4

La policía arrestó a un hombre que, según dijo, robó un automóvil de lujo que cuesta un precio altísimo.

De acuerdo con la policía de Boca Raton, el hombre robó un Maserati del 2016, modelo Gran Turismo, durante una prueba de conducción de Fort Lauderdale a Boca Raton.

El auto se reportó como robado el pasado 21 de febrero.

El presunto culpable, Michael McGilvary II, fue detenido y acusado de robo en gran cuantía.

Las autoridades dijeron que McGilvary se presentó en el concesionario de autos Ferrari-Maserati, ubicado en el 5750 N. Federal Highway, en Fort Lauderdale, y le dijo a uno de los vendedores que quería probar el coche de $150,000.


Después de hacer una copia de la licencia de conducción de McGilvary, el vendedor preparó los documentos para llevar a cabo la prueba.

McGilvary le dijo que quería conducir el Maserati hasta el Boca Raton Resort and Club para enseñárselo a su novia.

Tras llegar a Boca Raton, McGilvary estacionó el Maserati cerca del área de los parqueadores y le dijo a uno de ellos: “Mantén el carro encendido”.

Poco después, McGilvary y el vendedor entraron al hotel y se dirigieron hacia el muelle, donde McGilvary le dijo al vendedor que quería que viera el yate de su padre.

Una vez cerca del muelle, McGilvary le dijo que iba a entrar al hotel un momento para buscar a su novia.


Pero al cabo de 30 minutos, cuando no lo vio regresar, el vendedor se dirigió al área de los parqueadores donde se percató de que el Maserati ya no estaba allí.

Posteriormente el empleado que se había encargado del auto le declaró a la policía que más o menos cinco minutos después que los dos hombres entraron al hotel, McGilvary regresó y se llevó el auto.

El empleado identificó de forma positiva a McGilvary, ya que hace años que lo conoce.

Al día siguiente, la policía detuvo a McGilvary después que el oficial de libertad provisional que lo atiende supo de él y llamó a la estación. Al parecer McGilvary le dijo al funcionario que hablaría con las autoridades en un restaurante Starbucks de Boca Raton, donde posteriormente fue arrestado. Sin embargo, en medio de todo el incidente estaba el misterio de dónde estaba el lujoso automóvil.

Beverly Collins fue quien lo encontró en la cuadra 400 de la calle 20 del NE.

Collins vive en un edificio de apartmentos que queda cerca del Starbucks donde la policía arrestó a McGilvary. Había leído sobre el caso en el periódico y cuando vio al Maserati estacionado cerca empezó a unir todos los cabos y llamó a la policía.

El concesionario envió a alguien a buscar el exclusivo auto y lo llevó de vuelta al negocio.

McGilvary está en la actualidad en detención federal por haber violado su libertad provisional en un caso de drogas en Bridgeport, Connecticut.

El jueves, deberá comparecer ante un juez federal en West Palm Beach.

  Comentarios