Sur de la Florida

Activistas de Miami piden mantener la ley de salud conocida como Obamacare

Margalie Williams, sobreviviente de cáncer, y otras personas muestran el jueves su apoyo a la manifestación “Save my care” realizada en Miami, para el Obamacare.
Margalie Williams, sobreviviente de cáncer, y otras personas muestran el jueves su apoyo a la manifestación “Save my care” realizada en Miami, para el Obamacare. adiaz@miamiherald.com

Médicos y enfermeras del Hospital Jackson Memorial se unieron el jueves en Miami a un grupo de activistas cívicos y pacientes para pedir al Congreso que mantenga los beneficios de seguro médicos logrados por 1.5 millones de floridanos bajo la Ley de Servicios Médicos Asequibles.

De pie ante un autobús cubierto con una imagen de una sala de emergencias y las palabras “Save My Care (Salvar mi salud)”, Tom Masterson, residente de Urología en ese hospital, dijo que los pacientes sin seguro siguen abrumando el sistema de servicios médicos públicos de Miami-Dade.

“Si van a derogar la Ley de Servicios Médicos Asequibles, necesitamos algo que cubra a estos pacientes. Sencillamente no los pueden sacar a la calle”, dijo Masterson.

Martha Baker, presidenta del sindicato que representa a los médicos y enfermeras del Jackson, dijo que la ley, conocida como Obamacare, da a más floridanos la oportunidad de verse con un médico de manera regular, en vez de esperar a que su salud se deteriore tanto que terminen en una sala de emergencias.

“Los servicios de emergencia son cinco veces más caros que los preventivos”, dijo Baker. “Es mejor tratar a alguien con hipertensión antes que tenga un accidente cerebrovascular”.

La actividad fue patrocinada por Save My Care, un grupo sin fines de lucro, que recorre el país para crear conciencia sobre la ley, y por SEIU 1991, el sindicato que representa a médicos y enfermeras en el Jackson Memorial.

El sindicato SEIU dijo en un comunicado que con los niveles de aprobación de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Costo en un máximo histórico, “los republicanos del Congreso están persiguiendo imprudentemente un plan para quitarle el acceso a servicios de salud a 2.2 millones de floridanos. Mientras tanto, el gobernador de la Florida, Rick Scott, corteja al presidente Trump en Washington para que entregue la gestión de la atención de la salud del país a los estados a través de subsidios en bloque para Medicaid, y los miembros de la Cámara de Representantes de la Florida están siguiendo el mismo ejemplo con un proyecto de ley. Los defensores de la salud están sonando la alarma sobre este último ataque a nuestro derecho a acceder a salud de calidad y a precio asequible”.

Para resaltar lo que está en juego para la Florida, enfermeras, médicos, defensores de la salud y pacientes realizaron la gira en autobús “Save My Care”, que durará dos meses a través del país para contar las historias de los más de 30 millones de estadounidenses que perderán su seguro de salud bajo “el peligroso plan de revocación del Congreso”.

Hasta ahora, el autobús ha celebrado más de 30 manifestaciones en 15 estados y viajado más de 7,000 millas contando las historias de los millones de estadounidenses que están a punto de perder su atención médica.

“En Florida, más de 2.2 millones de floridanos podrían perder su seguro médico si la Ley de Salud a Bajo Costo (ACA por sus siglas en inglés) es derogada por el Congreso. Los republicanos a nivel estatal y federal están tratando de llegar a un acuerdo para pagar por algunos aspectos de su nuevo plan socavando los fondos de Medicaid a través de subsidios en bloque y limites per cápita. Si eso sucede, afectaría la cobertura de Medicaid para 3,6 millones de floridanos”, indicó SEIU.

“Cada día queda más claro que la mayoría de la gente quiere mantener la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Costo porque reconoce que matarla es un enorme retroceso para la salud de todos", dijo Baker. “Si llegan a un acuerdo para pagar un mal plan que reemplazara esta Ley reduciendo la cobertura a personas mayores, niños, personas con discapacidades y veteranos, entonces nuestros funcionarios electos se están moviendo en la dirección equivocada y los ciudadanos más vulnerables sufrirán las peores consecuencias".

El periodista Daniel Chang de Miami Herald contribuyó con esta información.

  Comentarios