Sur de la Florida

Caso de asilo a cubanos tras fin de 'pies secos, pies mojados' podría sentar un precedente legal

Geidy Caraballo, segunda de la izquierda, junto al abogado Wilfredo Allen, al centro. En los extremos, el esposo de Geidy y su hermano Jorge Caraballo.
Geidy Caraballo, segunda de la izquierda, junto al abogado Wilfredo Allen, al centro. En los extremos, el esposo de Geidy y su hermano Jorge Caraballo. el Nuevo Herald

Una pareja de ancianos cubanos debe esperar bajo detención la decisión final del juez de inmigración que consideró este viernes su solicitud de asilo, en un caso que podría tener mayores repercusiones legales.

El caso de asilo de Aquilino Caraballo y Georgina Hernández, el primero que involucra a cubanos que quedaron detenidos tras la eliminación de la política de “pies secos, pies mojados”, podría sentar un precedente legal para aquellos que enfrentan una posible deportación, motivo por el cual el juez Adam Opaciuch habría preferido elaborar una decisión final detallada por escrito en una fecha aún sin confirmar, según explicó el abogado de la pareja, Wilfredo Allen.

Caso de asilo a cubanos sentaría precedente, tras eliminación de “pies secos, pies mojados." La pareja fue detenida el 13 de enero en el aeropuerto internacional de Miami, un día después del cambio de política. Su abogado defensor cree que podría

Allen cree que podría ganar el caso y destacó que Opaciuch –quien presidió la audiencia de casi cuatro horas en la corte de inmigración que sesiona en el centro de detención de Krome–, es “de los mejores de Miami, una persona muy decente. Las preguntas que hizo fueron muy interesantes y creo que hasta cierto punto pueden haber sido favorables para nosotros”.


Caraballo, de 67 años y Hernández, de 64, entraron con visas de visita y fueron detenidos el 13 de enero en el aeropuerto internacional de Miami, un día después del cambio de política, por pronunciar tres palabras, “nos queremos quedar” en Estados Unidos, según relató su hija, Geidy Caraballo. Hasta ese momento, los cubanos que llegaban a territorio de Estados Unidos y solicitaban quedarse, podían hacerlo bajo un permiso de admisión especial (o parole) que fue eliminado por Obama.

Caso de asilo a cubanos sentaría precedente, tras eliminación de “pies secos, pies mojados." La pareja fue detenida el 13 de enero en el aeropuerto internacional de Miami, un día después del cambio de política. Su abogado defensor cree que podría

La pareja había visitado a sus familiares en la Florida en varias oportunidades anteriormente. “Ha sido la peor experiencia de mi vida, ver a mis padres detenidos. ¿Cómo se va a sentir uno? Destrozada”, dijo casi llorando antes del comienzo de la audiencia, a la que no se le permitió entrar a la prensa, a petición de la fiscalía.


Caraballo y Hernández fueron separados: él fue llevado al centro de detención de inmigrantes en Krome, en Miami, y ella al centro de transición de Broward, conocido como BTC. El caso a consideración este viernes concierne a Caraballo pero la decisión también impactaría a Hernández.

Caraballo es un pequeño agricultor en Batabanó, al sur de la La Habana, que ha tenido problemas con el Estado en el pasado. Según su hijo, Jorge Caraballo, le fueron confiscadas 45 cajas de tomates y otras producciones por intentar venderlas por su cuenta y evadir el sistema de precios topados que impone el Estado. Asimismo, las autoridades le habrían amenazado con confiscarle su finca, agregó.

El argumento central de la defensa se basó en demostrar que una “persecusión futura” por parte del gobierno era probable, según comentó Allen, no solo por el hostigamiento en el pasado sino también por el alto perfil del caso y el mismo hecho de haber solicitado asilo.

“Si ganamos el caso será por el testimonio de los expertos que han argumentado de distintas maneras lo que le podría pasar a él”, declaró el abogado al finalizar la audiencia.

Allen dijo que tanto la defensa como la fiscalía podrían apelar. Otra oportunidad para la pareja sería la solicitud de otra audiencia, en este caso para escuchar la solicitud de asilo presentada por Hernández.

Según relatan familiares y expertos llamados a testificar, la audiencia se convirtió en un debate sobre el sistema político y económico cubano y la dimensión real de las reformas emprendidas por el gobierno de Raúl Castro.

“Se trata de establecer un precedente de que no se trata solo de las personas perseguidas por razones políticas, sino que es el sistema mismo el que niega todos los derechos” a los cubanos. “Lo que está en juicio hoy no es una persona, es un sistema”, comentó Juan Antonio Blanco, director de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba y uno de los expertos llamados a testificar por la defensa.

Geidy Caraballo narra la mala experiencia que vivieron sus padres tras ser detenidos el viernes en el Aeropuerto Internacional de Miami al llegar a EEUU desde Cuba.

Blanco y otros testigos como el activista Ramón Saúl Sánchez y el politólogo Julio Shiling declararon que en Cuba existe la categoría de “peligrosidad social” que podría ser usada por las autoridades para imponer multas o arrestar en el futuro a Caraballo, “sin presentar evidencias”, precisó Blanco. También cuestionaron argumentos presentados por la fiscalía sobre la apertura económica en Cuba y la libertad para trabajar de manera independiente del Estado. Asimismo, explicaron que las declaraciones a la prensa de Miami de la familia de Caraballo serían de conocimiento de las autoridades en la isla, lo que aumentaría la probabilidad de represalias futuras, si la pareja es deportada a la isla.

A inicios de febrero, un vocero de la Policía de Inmigración y Aduanas del Departamento de Seguridad Interna dijo que 172 cubanos habían sido detenidos tras el cambio de política, pero no se ha hecho público cuántos han solicitado asilo.

Nora Gámez Torres: @ngameztorres

  Comentarios