Sur de la Florida

No en México o Colombia, el último de los ‘cowboys de la cocaína’ fue arrestado cerca de Disney

Durante 26 años, las autoridades federales en Miami sospechaban que el hermano fugitivo del notorio “cowboy de la cocaína” Augusto “Willie” Falcón estaba escondido en México o en Colombia.

“A nadie se le ocurrió que estuviera en Estados Unidos”, dijo Barry Golden, agente y portavoz del Servicio de Policía Federal de Estados Unidos.

Resulta que todos estos años –o por lo menos desde fines de la década de 1990– Gustavo Falcón, de 55 años, estaba viviendo con su familia a unas 200 millas de Miami, cerca de la capital de los parques temáticos del estado, Disney World.


Agentes de la policía federal habían estado vigilando en días recientes la casa que alquilaba Gustavo Falcón en Kissimmee, justo al sur de Orlando. Y el miércoles, los siguieron a él y a su esposa cuando salían a un recorrido de 40 millas en bicicleta, a veces perdiéndolos para luego encontrar de nuevo a la pareja, porque los cascos y las gafas de sol hacían difícil identificar al fugitivo.

Finalmente, los agentes de la policía federal lo emboscaron en una intersección en Kissimmee por la tarde. Falcón les dijo a los agentes de la policía federal que él y su familia llevaban viviendo en el área de Orlando casi dos décadas.


Falcón –quien había sido encausado conjuntamente con su hermano mayor, Willie, su tristemente famoso cómplice Salvador “Sal” Magluta y varios otros en 1991 por entrar de contrabando toneladas de cocaína en Estados Unidos– fue admitido oficialmente en la cárcel del Condado de Orlando a las 6:24 p.m del jueves. Falcón, también conocido como “Taby”, aceptó el jueves ante una corte federal no oponerse a ser transferido de Orlando a Miami. Eso significa que Falcón, quien es representado por la oficina del defensor público, podría ser traído aquí muy pronto.

Jim DeFede de CBS4, asociada noticiosa del Herald, fue el primero en reportar el arresto de Gustavo Falcón en Twitter.

Los agentes de la policía federal recibieron la primera pista cuando Gustavo Falcón y su esposa tuvieron un accidente automovilístico en el área de Orlando en el 2013, en el que usaron identificaciones falsas con una dirección de Hialeah. Los agentes de la policía federal confirmaron que Falcón estaba usando una nueva identidad y centraron la investigación en Kissimmee.

Falcón había obtenido licencias de conducción falsificadas para sí mismo, su esposa Amelia y sus dos hijos ya adultos, dijo Golden. Los padres usaban los nombres de Luis André Reiss y María Reiss, dijo. Además, Falcón había obtenido tarjetas fraudulentas del Seguro Social para sí mismo y para su esposa.


Falcón y su familia vivían alquilados en una casa de Kissimmee, la cual estuvo bajo la vigilancia de los agentes de la policía federal durante los últimos días. “Nos dimos cuenta de todo esto hace un mes”, dijo Golden. “Buscamos su licencia de conducción, y vimos que era el mismo Gustavo Falcón”.

Gustavo Falcón fue visto por última vez en el sur de la Florida poco antes de ser encausado en 1991 por cargos de conspiración para importar y distribuir 75 toneladas de cocaína con su hermano Willie, su cómplice Magluta y alrededor de una docena de otros acusados entre 1978 y 1991.

Willie y Sal, conocidos como “Los Muchachos” (“The Boys”) desde que dejaran la secundaria Miami Senior High sin terminar sus estudios, fueron reconocidos como capos de la droga entre los legendarios “vaqueros de la cocaína” que convirtieron el sur de la Florida en un centro letal del narcotráfico en la década de 1980. Los socios, quienes crecieron en la comunidad cubanoamericana de Miami, usaban sus lanchas rápidas para traer cocaína colombiana del Caribe a las costas del sur de la Florida.


El caso federal de “empresa criminal” presentado en contra de Willie y Sal, quienes fueron acusados no sólo de narcotráfico sino además de contratar a sicarios colombianos para que mataran a antiguos asociados que los denunciaron, parecía sólido desde todos los puntos de vista. Pero el juicio de alto perfil en Miami tomó un derrotero inesperado y terrible.

En 1996, Falcón y Magluta fueron absueltos de todos los cargos de narcotráfico. Pero hubo una siniestra explicación para el chocante veredicto que salió a relucir poco después del juicio. La oficina de la fiscalía federal y el FBI acabaron por descubrir que Falcón y Magluta habían comprado a los testigos y por lo menos a un miembro del jurado para ganar su caso.


La fiscalía recrudeció la investigación, enfocándose no sólo en “Los Muchachos” sino también en muchos más de los asociados en su red, entre ellos familiares y abogados.

Magluta, a quien siempre se reconoció como el cerebro de la organización, fue enjuiciado de nuevo y hallado culpable de cargos de lavado de dinero relacionado con la droga en el 2002. Magluta, que en la actualidad tiene 62 años, fue sentenciado a 205 años de cárcel, lo cual fue reducido a 195 años en el 2006.

Después del nuevo juicio de su cómplice, Willie Falcón llegó a un acuerdo extrajudicial en el 2003 por cargos similares de lavado de dinero con los fiscales federales de Miami Pat Sullivan y Michael Davis. Falcón, hoy de 61 años, quien fue sentenciado a 20 años de cárcel, tiene fijado salir en libertad en junio.

El arresto de Gustavo Falcón el miércoles cierra el capítulo final de la era del "Miami Vice" o Vicio de Miami. “El es el último de los ‘cowboys de la cocaína’ ”, dijo Golden.

  Comentarios