Sur de la Florida

FBI arresta a seis grueros piratas y dos empleados de la policía

Shutterstock

A los choferes de grúas de remolque se les dice todo tipo de epítetos imposibles de imprimir.

El viernes, el FBI acabó con lo que los agentes llamaron un caso de “piratería con grúas”, arrestando a cuatro operadores de grúas de remolque y a dos empleados de la Policía de Miami bajo cargos de soborno y fraude.

Ningún agente de la Policía de Miami fue arrestado en la operación. Pero se espera que ocurran arrestos de agentes de dicho ente –y posiblemente otros policías involucrados en conducta impropia de tipo similar—en los próximos meses, de acuerdo con fuentes familiarizadas con la investigación.

Los cuatro operadores de grúas de Miami — Jesús Tello, Reinaldo Martín Cruz, Ronald Alfaro y Michael Pérez — están acusados de pagar decenas de miles de dólares en sobornos a los dos empleados de servicios públicos de la Ciudad, Arístides Paulino y Keri Dixon, según un encausamiento criminal del FBI.

A cambio de los sobornos, los empleados usaban información oficial de la policía para guiar a los grueros piratas a los accidentes de tránsito, de acuerdo con el fiscal Anthony Lacosta, quien presentó el encausamiento.

“Yo sentí que no tenía control”, dijo un chofer a los agentes del FBI en el 2013, luego de haber sido emboscado por Tello tras un accidente que tuvo en su Ford Edge en Dixie Highway. Tello fue descrito en un affidávit presentado con el encausamiento como el principal coordinador, quien presentó a los demás grueros a los dos empleados de servicio público, Paulino y Dixon.

El año pasado, Tello dijo a los investigadores que había pagado a Paulino entre $20,000 y $25,000 en sobornos en un plazo de dos años, y que había pagado a Dixon entre $100,000 y $150,000 en sobornos durante un año, según el affidávit. Dixon, no obstante, dijo a los investigadores que ella sólo había recibido $6,000 de manos de Tello, según el affidávit.

El abogado defensor de Tello, Bruce Fleisher, no quiso comentar al respecto.

El viernes, los seis acusados recibieron fianzas de $250,000 cada uno. Su lectura oficial de cargos está fijada para el 9 de abril.

La brigada anticorrupción del FBI, en colaboración con Miami y otros departamentos policiales, comenzó la pesquisa en el 2013. Los blancos de la investigación incluyen a la policía de Miami, pero también a agentes de la policía de Miami-Dade y otras agencias locales.

En diciembre, tres agentes de la policía de Miami — Michael Bode, Artice Peoples y Julio Ruiz — y los dos empleados de servicios públicos, Paulino y Dixon, fueron relevados de sus cargos bajo sospecha de haber recibido sobornos de compañías de remolque para pasarles la información sobre accidentes de tránsito.

El ex jefe de la policía de Miami, Manuel Orosa, dijo que la operación conjunta entre el FBI y su departamento seguía en curso. “Hay una investigación con relación a agentes de policía que están en servicio”, dijo.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios