Sur de la Florida

Apoyo de Braman daría peso a la aspiración presidencial de Rubio

La bandera de 1775 que Marco Rubio tuvo en su oficina de Tallahassee por dos años, fue un préstamo de Norman Braman.
La bandera de 1775 que Marco Rubio tuvo en su oficina de Tallahassee por dos años, fue un préstamo de Norman Braman. Archivo Miami Herald

La deshilachada bandera de EEUU que colgaba en el interior de la oficina de Marco Rubio, cuando él era presidente de la Cámara de Representantes de la Florida, era una declaración de patriotismo, un homenaje a la historia de inmigrantes exitosos de su familia, y una señal de su estrecha relación con el hombre que le prestó la bandera –una antigüedad fechada en 1775—un magnate de la venta de autos llamado Norman Braman.

Ocho años más tarde, la bandera está de vuelta en la sala de conferencias de Braman en Miami porque las reglas del Senado federal no permiten a Rubio tener a la vista un artículo de colección donado por un constituyente en el Congreso. Braman tiene la esperanza de que su próxima parada sea la Casa Blanca.

Braman, multimillonario, filántropo, amante de la historia y activista cívico que hace cuatro años orquestó la deposición de un alcalde del Condado Miami-Dade, planea dar un fuerte respaldo a Rubio mientras el senador republicano se prepara para postularse a la presidencia en el 2016. Braman no quiso decir cuanto podría donar a la probable campaña de Rubio, pero se dice que la cifra es de alrededor de $10 millones.

Esta asombrosa inversión podría enviar un mensaje a los grupos conservadores, incluyendo el Club por el Crecimiento (Club for Growth) y a los donantes aún no comprometidos como el multimillonario propietario de casinos de Las Vegas Sheldon Adelson a que mantengan abiertas sus mentes — y sus billeteras — a favor de Rubio. Su apoyo podría brindarle el poder financiero para mantenerse en campaña por largo tiempo si, como se espera, Rubio declara su candidatura el mes que viene.

“El sabe que es difícil, y yo sé que es difícil, pero cuando él entra en contacto individual con la gente, él es impresionante”, dijo Braman en una entrevista reciente llevada a cabo en el segundo piso de su agencia de venta de autos en Biscayne Boulevard. “Yo creo que él ya está empezando a entrar en calor”.

Rubio se negó a ser entrevistado a través de su vocera Brooke Sammon, quien declaró que el senador ha “conocido a Braman desde hace años, y él valora su amistad y aprecia su apoyo”. Braman, a través de su fundación caritativa, también es el patrón de la esposa de Rubio, Jeanette.

A pesar de su diferencia de edades— Braman tiene 82 años y Rubio 43 — los dos hombres conversan de vez en cuando, ya sea por teléfono o a través de mensajes de texto, dijo Braman. Él insistió que él no da su opinión sobre asuntos políticos, aunque Braman, que es judío, tiene un apasionado interés por Israel, y Rubio, que es católico, se ha dado a conocer como un franco defensor de Israel.

Braman y otros acaudalados benefactores han tenido una influencia desmesurada en las campañas presidenciales desde que un fallo del Tribunal Supremo federal en el 2010 permitió contribuciones ilimitadas a comités de acción política conocidos como “súper PACs”. Los comités se han convertido en los principales vehículos de recaudación de fondos para los candidatos, aunque se les prohíbe hacer coordinaciones directamente con ellos una vez que ellos formalizan su candidatura.

“Norman Braman es un factor positivo de un modo o de otro, pero en la era del súper PAC, si un multimillonario se hace tu amigo y quiere de verdad ayudarte en tus aspiraciones presidenciales, eso puede ser un apoyo muy influyente”, dijo Brian Ballard, cabildero y recaudador de fondos republicano de la Florida que está apoyando la candidatura casi segura ya del ex gobernador Jeb Bush. “Por lo general estas personas se mueven en círculos donde tienen una influencia enorme sobre sus amigos y las personas que hacen negocios con ellos”.

En el 2012, dos republicanos financiados fundamentalmente por multimillonarios — Rick Santorum por Foster Friess, y Newt Gingrich por Adelson — se mantuvieron en las primarias gracias en gran medida a sus adinerados financiadores.

Un solo donante acaudalado puede no ser “determinante”, dijo Ballard, “pero creo que es de una utilidad excepcional”. Bush y otros aspirantes republicanos cuentan asimismo con el apoyo de otros multimillonarios.

Raíces de una amistad

La relación de Rubio con Braman data de sus primeros años en la Legislatura estatal. “El era muy joven, pero tenía ideas”, dijo Braman. “El nunca fue convencional”.

A Braman pareció impresionarle mucho menos el entonces gobernador Bush, quien en el 2004 vetó una donación de $2 millones del presupuesto estatal para el Instituto del Cáncer de Seno de la Familia Braman (Braman Family Breast Cancer Institute) en la Universidad de Miami. Braman dijo que Bush nunca le explicó su decisión.

“Yo no quedé muy contento por ese veto”, afirmó.

En Rubio, Braman encontró un espíritu afín que creía en el gobierno pequeño y era hijo de inmigrantes. La madre de Braman era una costurera venida de Rumania y su padre un barbero procedente de Polonia; la madre de Rubio era una empleada de limpieza y su padre un barman, ambos venidos de Cuba.

Braman tiene una profunda admiración por los inmigrantes. El rememoró las largas horas que trabajan dos centroamericanas, madres de estudiantes universitarios, que le cortan el cabello y le hacen la manicura en la peluquería del DoubleTree Grand Hotel Biscayne Bay en el downtown de Miami.

“A diferencia de los políticos que nacen en tercera base y creen que batearon un triplete, el senador Rubio proviene de un origen parecido al mío”, dijo Braman, lanzando una indirecta contra Bush como la que la difunta Ann Richards usó contra Bush padre, George H.W. Bush, en la Convención Nacional Demócrata de 1988.

Los límites a las contribuciones de campaña impidieron a Braman donar cantidades significativas a Rubio mientras este estuvo en la Cámara estatal. Los archivos muestran que Braman y su esposa Irma le donaron $5,000 del 2004 al 2006.

Los Braman y sus compañías contribuyeron asimismo casi $563,000 al Partido Republicano de la Florida (RPOF) del 2005 al 2008. Los gastos de Rubio fueron puestos bajo el microscopio durante su campaña al Senado en el 2010, cuando el Miami Herald concluyó que él había cargado alrededor de $100,000 a una tarjeta de crédito del RPOF. Los cargos iban desde cenas y viajes hasta la reparación del minivan de su familia. Rubio ha dicho que la mayoría de los gastos eran para asuntos del partido y que él devolvió el dinero de todos los cargos personales.

Hacia el final del mandato de Rubio, Braman llevó a cabo una encuesta proponiendo a Rubio como un posible retador del alcalde de Miami-Dade Carlos Álvarez, quien había apoyado un financiamiento público al que Braman se oponía para el nuevo estadio de pelota para los Marlins de Miami. Rubio no estaba interesado. Braman tendría que esperar hasta el 2011 para hacer campaña en contra de Álvarez en lo que fue en ese momento la mayor deposición de un político local en la historia de EEUU.

La campaña al Senado de Rubio en el 2010

Rubio tenía la vista puesta en el Senado federal, en una poco probable primaria en contra del entonces gobernador Charlie Crist. Entre los pocos que creyeron en Rubio desde un principio estuvo Braman, quien había contribuido a la campaña para gobernador de Crist y dijo que Crist lo había invitado a su boda en el 2008.

“Pero yo le dije: ‘Si Marco decide postularse, yo lo voy a apoyar a él’”, dijo Braman. “En ese momento, no éramos muchos”.

Rubio estaba “solo” en ese momento, agregó Braman; en cierta medida, como está ahora, cuando acaudalados donantes de la Florida están prometiendo su lealtad a Bush.

“Yo les recuerdo a todos que esas fueron las mismas personas que estaban dándole dinero también al gobernador Crist”, dijo Braman, quien conjuntamente con su esposa acabó donando $9,600 a la campaña de Rubio al Senado y más de $60,000 al Comité Nacional Senatorial Republicano, según el Centro por una Política Responsable (Center for Responsive Politics).

Sin importar quién ganara o perdiera, los Rubio y los Braman organizaron un viaje a Israel después de la campaña al Senado. Tras ser electo al Senado, Rubio rechazó la oferta de Braman de viajar en el avión privado de Braman, diciendo que las reglas del Senado le prohibirían hacerlo si él ya estuviera juramentado. Rubio y su esposa viajaron en un avión comercial.

En el 2013, la Fundación de la Familia Braman (Braman Family Foundation) contrató a Jeanette Rubio para revisar solicitudes de subvenciones caritativas, según la declaración de impuestos de la fundación. Ella trabaja a tiempo parcial para la hija de Braman, Debra, directora ejecutiva de la fundación, y ayuda además a la familia con sus donaciones caritativas personales, dijo Braman.

Braman predice que Rubio enfrentará críticas como posible candidato republicano a la presidencia en el 2016 por haber cumplido un solo mandato en el Senado, un ataque que se hace con frecuencia al presidente Obama, así como por auspiciar legislación de reforma de inmigración que Braman apoya pero que molestó a la base republicana conservadora.

Rubio, afirmó Braman, no está enamorado del Senado. “Yo sé que él se siente frustrado debido a que esos temas no se están debatiendo en Washington. El siente eso de una forma real y genuina”.

Al Cárdenas, ex presidente del RPOF y de la Unión Conservadora Estadounidense (American Conservative Unión), y por mucho tiempo asesor de Bush, dijo que el apoyo de Braman será probablemente un factor clave en la decisión final de Rubio.

“El es un mentor para Marco en muchos sentidos”, dijo Cárdenas de Braman. “Y ya sea que los candidatos políticos lo admitan o no a la prensa, ellos saben muy bien lo difícil que es reunir los recursos necesarios para que les duren incluso durante los inicios de las primarias.

“Estas campañas empiezan un año antes de Iowa, y se están poniendo cada vez más caras”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios