Sur de la Florida

Exiliados cubanos quieren tener su museo en Miami

En esta representación, la firma de arquitectos R.E. Chisholm, muestra como se vería de noche el Museo del Exilio Cubano una vez construido en el sitio propuesto.
En esta representación, la firma de arquitectos R.E. Chisholm, muestra como se vería de noche el Museo del Exilio Cubano una vez construido en el sitio propuesto. Cortesía de R.E. Chisholm

La creación del Museo del Exilio Cubano sigue en la mirilla de un grupo de cubanos exiliados de Miami.

El domingo, Frank del Río, presidente y CEO de Norwegian Cruise Line Holding, y miembros de la junta directiva del museo conversaron sobre el proyecto durante un almuerzo que tuvo lugar a bordo del crucero Riviera, de Oceania Cruises, en el Puerto de Miami.

“El Museo Cubano del Exilio resaltará la contribución y el éxito de los cubanos que han vivido en libertad. Al mismo tiempo será un legado para las nuevas generaciones de cubanoamericanos”, dijo Del Río en las palabras de bienvenida.

La lista de oradores incluyó a William Muir, sobreviviente de la Brigada 2506 y presidente de la corporación Cuban Exile History Museum Inc.; el ejecutivo José Miranda, de la compañía de ingeniería CAP Florida; el ingeniero Carlos Penín, Pedro Hernández, ex manager de la ciudad de Miami y del condado Miami Dade; y Nick Gutiérrez, director del museo.

El actor Andy García habló sobre la nostalgia de los cubanos a través de un video.

El arquitecto Robert Chisholm, asesor de la junta directiva y diseñador del museo, entregó a Del Río una ilustración del proyecto.

El edificio estará sostenido por seis columnas que simbolizan las antiguas provincias de Cuba y, “de una forma abstracta, las cañas de azúcar que son nuestra herencia cultural y económica, y los manglares propios de una isla”, explicó el arquitecto a el Nuevo Herald.

Chisholm portaba un broche con el logo del museo, en cuyo diseño aparece la isla de Cuba sobre siete líneas horizontales “que representan los continentes del mundo donde están repartidos los exiliados cubanos”.

El grupo planea inaugurar el museo el 1 de enero del 2019.

Por su parte, el padre Juan Rumin Domínguez, Rector de la Ermita de la Caridad, que hizo una invocación durante el evento, expresó que “hay que darle gracias a Dios por los éxitos del exilio. Pero, como hay una generación que se nos está yendo, es importante que las que vienen llegando conozcan el valor de ese exilio”, dijo emocionado.

Horas antes del evento, Gutiérrez, recordó a este redactor que la idea del museo surgió de la Brigada 2506 para ampliar su museo de la Calle 8, y que en el año 2008 el Condado Miami-Dade aprobó que se estudiara la posibilidad de hacer el Museo del Exilio Cubano en la parcela B, que ocupa el tramo entre la bahía de Biscayne y el American Airline Arena, sede del equipo de los Heat, “pero ese contrato se enfrió por culpa de la recesión, y la brigada decidió hacer su museo en Hialeah”.

“Nosotros seguimos conversando con la Ciudad de Miami y el Condado Miami-Dade, que después de largas reuniones, en noviembre del 2013, aprobó que se hiciera el museo en la parcela B. Pero luego el Condado sugirió que compartiéramos el terreno con otros centros”, recordó Gutiérrez, en alusión a la propuesta de Carlos Giménez, alcalde del condado, que propone que el terreno sea compartido con otros museos tales como el de la historia de la comunidad afroamericana y el de la historia de la ciudad de Miami.

“ La parcela no es tan grande y no hay espacio para tres museos”, señaló Gutiérrez, tras confirmar que la obra costará alrededor de $125 millones, que la junta directiva piensa obtener a través de fundaciones cubanoamericanas y donaciones a nivel mundial.

“Todo el proceso será fiscalizado por el bufete de contadores Morrison, Brown, Argiz & Farra”, precisó Gutiérrez, que agradeció las orientaciones de Pedro Hernández en los trámites para adquirir el terreno.

El comisionado Esteban L. Bovo, del distrito 13, quien presentó la propuesta en el 2014 junto con los comisionados José “Pepe” Díaz, y Juan C. Zapata, dijo que “ahora todo depende de la comunidad cubanoamericana”.

“Ya la comisión aprobó [las negociaciones entre la junta directiva del museo y el Condado Miami-Dade]. Ahora lo que queda es levantar fondos”, dijo el comisionado.

Al respecto, Chisholm comentó que “aunque todas las partes han estado muy cooperativas, todavía quedan muchos detalles por ajustar”.

Gutiérrez dijo que en lugar de mostrar “rifles y cascos”, el museo será un centro interactivo con un banco de datos disponible para todo aquel que se interese por conocer la historia del exilio cubano. Y aunque no será un museo en el sentido tradicional de la palabra, contempla exhibir arte cubano e instalaciones alusivas al éxodo.

“Una instalación recreará la famosa ‘pecera’ [sala de espera del aeropuerto de La Habana] donde los exiliados pasaban los últimos minutos en la patria antes de viajar a Miami, en las décadas de 1960 y 1970”, anticipó. “Tambien habrá representaciones gráficas de todos los éxodos de Cuba: desde la Operación Pedro Pan y los Vuelos de la Libertad, hasta el éxodo del Mariel y la crisis de los balseros”.

La institución, que estará afiliada a los museos Smithsonian, de Washington, no compite con uno de los salones de la Torre de la Libertad del Miami Dade College, donde también se honra el legado del exilio cubano. Así lo considera Eduardo Padrón, presidente del centro de estudios.

“Todo esfuerzo encaminado a destacar la contribución del exilio cubano es válido. Hay espacio para todos. Es nuestro deber como ciudadanos”, dijo Padrón.

Entre los invitados al evento también se encontraban José Basulto, fundador de Hermanos al Rescate, y el escritor y pintor Armando Valladares, embajador de Estados Unidos ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y expreso político, quien expresó su disposición para donar una de sus obras.

José Hernández, el famoso Chef Pepín, que fungió de maestro de ceremonias, destacó que “aunque la ciudad de Miami es el mayor legado que los exiliados cubanos han dejado a este país, sería muy interesante que existiera un sitio que reuniera todo lo que ha hecho nuestro exilio para haber llegado hasta donde está”.

Siga a Arturo Arias-Polo en Twitter: @arturoariaspolo

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios