Sur de la Florida

Batalla en la Comisión por precio de pasajes en ómnibus

Jessica Hernandez, investigadora del Departamento de Policía interviene en la discusión.
Jessica Hernandez, investigadora del Departamento de Policía interviene en la discusión. The Miami Herald

Carlos Giménez, alcalde del Condado Miami-Dade, tiene dos semanas para asegurar el respaldo a su presupuesto del 2015 entre los comisionados del condado, quienes mostraron su resistencia al impopular aumento de diversas tarifas en una inesperada insurrección que tuvo lugar en las primeras horas del viernes.

De particular preocupación fue un aumento propuesto a los precios del pasaje del Metrobus y del Metrorail —de $2.25 a $2.50— que, en caso de ser rechazado, crearía un nuevo vacío de $7.6 millones en el presupuesto que según Giménez podría obligar a su administración a discutir nuevamente un plan para eliminar algunas rutas de autobús.

“No creímos que hubiera los votos, ni el estómago, para que estos comisionados eliminaran las rutas”, dijo el alcalde después de la audiencia del presupuesto, que comenzó a las 5:01 p.m. del jueves y terminó a las 12:47 a.m. del viernes. “Volveremos a analizar eso”.

Después de la medianoche, los comisionados amenazaron con pasar el presupuesto de $6,200 millones para el año fiscal que comienza el 1ro. de octubre dadas las discusiones sobre varios problemas. Sin embargo, terminaron aprobándolo a regañadientes, por lo menos por ahora. Una segunda y última audiencia y votación se fijó para el 18 de septiembre.

La primera audiencia transcurrió tranquilamente durante siete horas el jueves, entre ellas dos horas y media de comentarios del público. Durante más de cuatro horas de discusión de la comisión, nadie dijo una palabra sobre el aumento del precio del pasaje, que Giménez quiere subir un año antes, en lugar del 2016 como se había planeado. Este año también subió.

Cuando llegó el momento de votar sobre la parte del presupuesto que autorizaría el incremento, los comisionados se opusieron. A las 12:20 a.m. votaron 8-5 en contra. Giménez advirtió que podría haber despidos en el Departamento de Transporte y reducciones de las rutas de los autobuses.

Ello llevó a que los comisionados votaran otra vez. Dos de los comisionados cambiaron de parecer y permitieron que el aumento se aprobara, pero no ocultaron su descontento.

“Me parece que todavía nos estamos recuperando de una recesión”, dijo la comisionada Jean Monestime.

El presupuesto depende de otro controvertido problema de transporte que tal vez exija la aprobación de la comisión antes que el presupuesto se termine.

Otros dos asuntos parecían demorar el plan de gastos en las primeras horas de la madrugada del viernes: un aumento en el Departamento de Agua y Alcantarillado, y reservar fondos para 500 cámaras que la policía llevaría instaladas en el uniforme. A fin de cuentas, ambas medidas fueron aprobadas, pero no sin que se sintiera un ambiente de drama en los salones de la comisión.

El comisionado Juan C. Zapata, presidente del Comité de Infraestructura, se opuso a aumentar las tarifas en el Departamento de Agua y Alcantarillado. En total, se proyecta que las tarifas generarían $500,000 el año próximo.

El director Bill Johnson —veterano del Ayuntamiento que en las primeras horas hizo bromas— se sobresaltó en el estrado, con la cara intensamente roja debido al enojo.

“¿Piensan arriesgar todo el programa del capital?”, preguntó antes de irse irritado. Después regresó.

Después, el problema de financiar las cámaras para los agentes provocó otra reacción negativa por parte de la comisión. Para el proyecto de las cámaras, que rechaza el sindicato de policías, hace falta una asignación de $1 millón en el 2015.

“No quiero que lo ocurrido en Ferguson suceda en Miami-Dade”, dijo Giménez, refiriéndose a la muerte de un adolescente negro desarmado a manos de un policía blanco en Ferguson, Missouri. Protestas violentas siguieron a las acusaciones de mala conducta policial.

Los comisionados que aprobaron sacar el asunto de las cámaras del presupuesto dijeron que la propuesta se había apurado demasiado.

“Hace dos semanas, esto ni se discutía” dijo la comisionada Sally Heyman, presidente del Comité de Seguridad Pública. “¿Por qué sale a relucir ahora, justo en este presupuesto?”

Giménez ha convertido el plan para las cámaras en algo fundamental de su agenda, y el jueves anunció que el capítulo local de la NAACP respaldaba su idea. Los comisionados terminaron votando 11-2 para mantener las cámaras en el presupuesto, luego de que el alcalde enfatizara que todavía hace falta comprar los equipos. En contra, votaron los comisionados José “Pepe” Díaz y Javier Souto.

“Los que estén en contra están nadando en contra de la ola de la historia”, dijo Giménez antes de la votación. Posteriormente culpó los esfuerzos que hace el sindicato en contra de las cámaras.

“Sin la menor duda, en esta reunión estoy batallando contra el sindicato de policías”, dijo. “Ustedes pueden ver exactamente qué está ocurriendo”.

A pesar de haberse pasado de la medianoche, los comisionados mantuvieron el límite fiscal que fijaron hace dos meses, el cual representa un ligero aumento en beneficio de las bibliotecas públicas.

Rebeca Sosa, comisionada que en julio había votado en contra de subir la tasa de impuestos a las bibliotecas, cambió de posición, y dijo que al parecer sus votantes respaldan darles a las bibliotecas un poco más de dinero.

En otras noticias del presupuesto, la oficina del presupuesto de Giménez anunció que el presupuesto del 2015 restauraría los recortes hechos a los trabajos del condado para segar la hierba, que se redujeron este año para ahorrar dinero. Sin embargo, las copiosas lluvias del verano han dejado los parques y caminos con la hierba muy crecida, y varios comisionados dijeron que la hierba alta era el principal problema de los contribuyentes.

  Comentarios