Sur de la Florida

Condado Miami-Dade evaluará tubería que grupo ambiental afirma ha vertido aguas residuales cerca de las costas

Tubería rota vierte aguas residuales cerca de Virginia Key

Miami Waterkeeper ha descubierto una fuga ignorada del desagüe en la Bahía de Biscayne, que afecta los océanos, la vida silvestre y la salud de los humanos.
Up Next
Miami Waterkeeper ha descubierto una fuga ignorada del desagüe en la Bahía de Biscayne, que afecta los océanos, la vida silvestre y la salud de los humanos.

Una tubería de drenaje oceánica ha tenido una fuga durante más de un año, vertiendo una incalculable cantidad de aguas residuales tratadas a una milla de Fisher Island en vez del océano profundo, denunció una organización ambiental del sur de la Florida.

Miami Waterkeeper introdujo el lunes una advertencia de intento de demandar en 60 días al condado Miami-Dade por no haber reparado la fuga que fue notificada inicialmente en agosto de 2016 por un pescador de langostas.

“Es extremadamente decepcionante que el condado no actúe sobre esta información y permita que esta fuga ocurra por cerca de un año en este punto”, dijo la directora Ejecutiva de Waterkeeper, Rachel Silverstein, al Miami Herald.

Miami Waterkeeper ha descubierto una fuga ignorada del desagüe en la Bahía de Biscayne, que afecta los océanos, la vida silvestre y la salud de los humanos.

Silverstein criticó además que las tuberías del sistema de drenaje del condado no han sido supuestamente inspeccionadas durante más de una década, según una serie de correos electrónicos obtenidos por la organización sin fines de lucro.

“Nuestra preocupación es que esto sea un indicio de un problema más grande y que haya otras fugas y otros lugares donde está liberando descarga ilegalmente y mucho más cerca de las costas y que potencialmente entre en contacto con la gente y la vida silvestre”, agregó.

La organización ambiental Miami Waterkeeper ha divulgado un video en el que se muestra la supuesta fuga. En este video de un minuto y 34 segundos —grabado por un submarinista— se ve claramente un chorro de material que brota de un hueco en el fondo del mar cerca de corales y mientras peces nadan alrededor.

Se desconoce exactamente cuánta cantidad de aguas residuales ha sido liberada de la fuga que reporta Miami Waterkeeper, pero la tubería tiene la capacidad de bombear 143 millones de galones en un día.

Según la abogada y directora de la organización, Kelly Cox, las aguas residuales parcialmente tratadas, como las que supuestamente podría estar liberando la fuga, contienen coliformes fecales, fósforo, nitrógeno, cobre, cianuro, mercurio, níquel, zinc y enterococos, una bacteria que se encuentra en las heces.

El Departamento de Agua y Alcantarillado de Miami-Dade (WASD) dijo el martes que está tomando “medidas agresivas para evaluar y si es necesario reparar la línea de aguas residuales a que se hace referencia en informes recientes. En el 2016, WASD fue avisado de un posible salidero y el personal no encontró ninguna evidencia de la fuga en ese momento”.

“Como medida de precaución, WASD ha iniciado la prueba de muestras de agua que llevará a cabo el Departamento de Recursos Regulatorios y Económicos (RER) - menos de 24 horas después de ser notificado de este salidero a través del Aviso de Intención de Demanda. Es importante tener en cuenta que esta agua es tratada y cumple con todas las normas de la Agencia de Protección Ambiental y el Departamento de Protección Ambiental de la Florida con respecto a la salud pública y el medio ambiente”, indicó en un comunicado.

Afirmó que de hecho, el Departamento de Salud de la Florida examina las playas del Condado de Miami-Dade semanalmente y hasta hoy día no se han emitido avisos de salud relacionados con el incumplimiento de las normas establecidas de agua.

“Aunque no hay requerimientos para examinar las tuberías de desagüe submarinas, el departamento ya había comenzado el proceso de programar una inspección completa de la tubería del Distrito Central, así como la tubería de desagüe submarina del Distrito Norte antes de este aviso de intención de demanda”, agregó.

La fuga se encuentra específicamente al este de Norris Cut, entre Fisher Island y Virginia Key.

En 2014, agentes federales ordenaron al condado de Miami-Dade que inspeccionara y reparara al menos 13,000 millas de tuberías y mejorara la planta de Virginia Key, que ha presentado repetidamente fugas en la Bahía de Biscayne. Esto es parte de un proceso para reformar el sistema de tratamiento de aguas residuales del condado con un costo de $1.6 mil millones.

La reportera Jenny Staletovich del Miami Herald contribuyó a este artículo.

Siga a Johanna A. Álvarez en Twitter: @jalvarez8.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios