Sur de la Florida

Fallece el médico cubano Alfredo López-Gómez a los 86 años

El doctor Alfredo López-Gómez con su esposa Mary López, then-72, en las oficinas del MAS Medical Group en Coral Way en mayo de 2012.
El doctor Alfredo López-Gómez con su esposa Mary López, then-72, en las oficinas del MAS Medical Group en Coral Way en mayo de 2012. Miami Herald File

Cuando el almanaque le anunció la llegada de los 80 años, el Dr. Alfredo López-Gómez ignoró los achaques propios de su edad y siguió trabajando y leyendo incansablemente sobre temas de medicina.

A los 81 años, todavía el Dr. López-Gómez treabajaba como médico cinco días a la semana y pasaba un mínimo de una hora diaria leyendo revistas especializadas, libros y documentos de investigación. Discutía los nuevos avances médicos en los almuerzos semanales con sus colegas más jóvenes y en el MAS Medical Group en Coral Way. De igual modo, daba conferencias a los residentes e internos dos veces al mes en el Hospital Comunitario Larkin en South Miami.

En 2012, López-Gómez le dijo al Miami Herald que veía unos 30 pacientes a la semana, la mayoría regulares u otros que les recomendaban sus pacientes. “Voy a seguir trabajando hasta que mi esposa me diga que mentalmente no estoy bien”, expresó entonces.

Y eso fue lo que hizo, hasta mayo, dos meses antes de su muerte en su casa de Coral Gables el pasado 25 de julio por un cáncer de próstata. Tenía 86 años. A pesar de la batalla que debió librar por su salud, López-Gómez continuó viendo pacientes y dando sus charlas en el Hospital Larkin este año.

“Fue un hombre afortunado porque de veras quería lo que hacía y lo que hizo hasta sus últimos días”, dijo su nieto Enrique Alfredo Viciana. “Fue un médico eminente. En la comunidad cubana del sur de la Florida era una verdadera leyenda, ya que formó parte de la gran diáspora de refugiados cubanos que llegaron en los años 60. Su enfoque era más que nada académico y nunca paró de enseñar y nunca paró de aprender”.

Nacido el 24 de septiembre de 1930, en Matanzas, Cuba, López-Gómez llegó a Miami en 1961. Tuvo que volver a pasar su residencia e internado de Cardiología en el Hospital Mount Sinai en Miami Beach para poder trabajar como médico en Estados Unidos.

“El Dr. Alfredo López-Gómez fue realmente un formidable y muy respetado médico y maestro. Era muy querido por sus estudiantes, colegas y pacientes”, dijo Steven Sonenreich, presidente y principal ejecutivo de Mount Sinai.

Al mismo tiempo que lo hacía en el Mount Sinai y en el Larkin, López-Gómez practicaba medicina interna en los hospitales Victoria, Mercy y Doctors, tenía su consulta privada y trabajaba en el MAS Medical Group en Coral Way.

“Es muy difícil encontrar a alguien que haya trabajado en un hospital del sur de la Florida y que no sepa quién era él”, dijo su nieto. “Mi madre es médico y creció escuchando a las personas preguntar: ‘¿Usted conoce al Dr. López-Gómez?’ ”.

Su hija, la Dra. Ana Viciana, trabaja como patóloga en Coral Gables.

“Los abuelos de mi novia, sus tíos abuelos y tíos fueron pacientes de mi abuelo”, dijo su nieto. “Lo adoraban”.

Durante años, la familia le pidió una y otra vez a López-Gómez que se retirara pero él no les prestaba atención. “Para él era una verdadera pasión aprender más de medicina y practicarla”, agregó su nieto. “Era su vida”.

Al Dr. López-Gómez lo sobreviven su esposa de 57 años, María Luisa; su hija la Dra. Ana L. Viciana; y sus nietos Ana Viciana Zapata y Enrique Alfredo Viciana. Ya se celebraron los servicios funerarios. Se aceptan donaciones en su memoria a nombre del Hospital Infantil St. Jude.

Howard Cohen: 305-376-3619, @HowardCohen

  Comentarios