Sur de la Florida

Ex empleada de Miami-Dade gana millones en acuerdo por demanda

Pasajeros bajan de un vagón del Metrorail en Miami en esta imagen de archivo.
Pasajeros bajan de un vagón del Metrorail en Miami en esta imagen de archivo. el Nuevo Herald

El 23 de noviembre del 2010, el Departamento del Transporte Público de Miami-Dade (MDT) despidió a Marjan Mazza –una funcionaria de alto rango– y la culpó de haber causado uno de los peores escándalos financieros en la historia de la agencia condal que opera el Metrorail, Metromover y el Metrobús.

Mazza respondió demandando al MDT, y afirmando que en realidad había sido despedida por revelar a las autoridades federales los planes encubiertos de la agencia para defraudar al gobierno en Washington. Tras más de cuatro años de litigio en la Corte Federal en Miami, Mazza ganó.

La semana pasada, los comisionados del Condado aprobaron por unanimidad $9.9 millones en pagos a Mazza y a la Administración Federal del Transporte Público (FTA) como parte de un acuerdo entre el Condado y los abogados de la denunciante. El acuerdo cierra un capítulo de uno de los escándalos en MDT que ayudó a destapar los malos manejos financieros y debilidades en los controles financieros de la agencia.

El abogado de Mazza, Adam Josephs, de la firma de abogados The Josephs Law Firm, dijo que su cliente no estaba disponible para hacer comentarios. Pero Josephs emitió un comunicado sobre el caso.

“Las acciones de MDT causaron vergüenza y pena a la Sra. Mazza, y devastaron su carrera y la reputación de una funcionaria pública de toda la vida que se enfrentó a sus superiores cuando se enteró de que no estaban cumpliendo la ley”, dijo Josephs. “Esta resolución nos da la esperanza de que su reputación pueda comenzar a ser restaurada”.

Aunque Mazza no ganó en juicio, el acuerdo –y el reconocimiento de que ella era realmente una informante que denunció potenciales delitos dentro de MDT– constituyó una reivindicación de la empleada despedida. Después de todo, fue Mazza la culpada del escándalo, aunque al final logró convencer a las autoridades federales y la comisión condal de que estaba en lo correcto de que MDT fue el responsable de los problemas y que era ella era víctima de supervisores vengativos.

Los pagos a Mazza son por su papel como denunciante y por su demanda de despido injustificado, así como los honorarios y gastos de abogado, según documentos dados a los comisionados del condado la semana pasada. Los $9.9 millones en pagos se destinarán tanto a Mazza como al gobierno federal –$6 millones a la Administración del Transporte Público (FTA) en Washington y $3 millones a Mazza y sus abogados.

Un memorando del abogado del condado, R.A. Cuevas, a los comisionados expresaba que el acuerdo era mejor que haber ido a juicio.

Mazza originalmente había pedido $545 millones en su demanda. “El acuerdo permite al condado pagar la cantidad adeudada a FTA, sin tener que encarar la aplicación de la disposición de daños extraordinarios”, dice el memorando. El acuerdo aprobado por el Condado también evita la reactivación en los medios de comunicación del interés en el escándalo financiero que enturbió la estabilidad del departamento de transporte público a raíz de una decisión del gobierno federal hace tres años de suspender la entrega de fondos federales a MDT.

El caso constituía un cabo suelto en uno de los peores escándalos de MDT: acusaciones de mala gestión de subvenciones federales reveladas por FTA a finales del 2010. Las autoridades federales se negaron a unirse a la demanda. Pero se opusieron a la moción de Miami-Dade ante la Corte Federal de desestimar el caso.

La crisis financiera en MDT se inició en noviembre del 2010, cuando FTA tomó medidas extraordinarias contra MDT, suspendiéndole $185 millones en subvenciones federales. La FTA también prohibió a MDT utilizar un sistema electrónico conocido como ECHO a través del cual la agencia hacia retiros rápidos de fondos federales. A pesar de que había estado trabajando en MDT menos de un año, Mazza era asistente del director, y fue culpada por las autoridades de la agencia por el desastre financiero y despedida. En su demanda judicial, Mazza dijo que fue despedida en represalia por descubrir que se había cometido fraude antes de su contratación y a continuación alertó a las autoridades federales.

Un mes después de ser despedida, Mazza presentó la demanda contra el MDT diciendo que había sido testigo de “malos manejos” de las finanzas y intentos por “encubrir” irregularidades mediante la elaboración de un plan para engañar y confundir a las autoridades federales. En enero del 2011, una auditoría federal criticó a MDT citando una gestión financiera de mala calidad y controles financieros internos débiles –incluyendo contabilidad inadecuada para las cajas donde se deposita el pago de boletos del autobús y fallas en el proceso para documentar cómo se gastó la subvención federal.

Las acusaciones de Mazza en la demanda reflejan algunos de los mismo hallazgos de la auditoría de FTA, pero con más detalle. Por ejemplo, Mazza afirmó en su demanda que en septiembre del 2010 el entonces director de MDT Harpal Kapoor la “trató de presionar” a ella y otros empleados con el propósito de generar “hojas fraudulentas”' para justificar erróneamente los gastos de contratos que se remontaban al 2003.

Alrededor del mismo período de tiempo, Mazza alegó que Kapoor le dijo a sus asistentes que tenían que “ensayar” lo que iban a decir durante una revisión financiera de FTA de las finanzas de MDT. Mazza presentó la demanda por daños personales sufridos por despido injustificado y también como denunciante a nombre del gobierno federal para recuperar fondos perdidos por fraude y apropiación indebida por un organismo que recibe fondos federales.

El abogado del Condado dijo a los comisionados en su memorando que la demanda de Mazza requirió un esfuerzo extraordinario en litigios.

“Ya que las alegaciones de la demanda abarcaban cientos de contratos, numerosos retiros de fondos y múltiples reclamaciones por un período de seis años, el litigio tuvo un alcance masivo”, dice el memo.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios