Sur de la Florida

Muere Horacio Aguirre, fundador de Diario Las Américas

Horacio Aguirre fundó Diario Las Américas con su hermano el 4 de julio de 1953 en Miami.
Horacio Aguirre fundó Diario Las Américas con su hermano el 4 de julio de 1953 en Miami. el Nuevo Herald

Horacio Aguirre, cuya conducción tan histórica como emblemática del Diario Las Américas le ganó el sobrenombre de “héroe civil de esta ciudad”, falleció el viernes en la mañana en su casa de Miami Shores luego de haber sufrido un accidente vascular encefálico en marzo pasado. Tenía 92 años.

“Fue un caballero y siempre quería que las personas encontraran puntos en común para resolver sus diferencias y no caer en ataques personales ni nada por el estilo”, dijo su hijo, Alejandro Aguirre, en una conversación telefónica desde su casa.

La casa de los Aguirre está sirviendo como albergue para varios amigos que tuvieron que evacuar Miami Beach debido al huracán Irma. Ese sentido de solidaridad no hubiera pasado desapercibido para don Horacio. “Como amigo, como padre y como líder cívico, crear esa clase de armonía en la comunidad” era su meta, dijo su hijo.

En un mensaje en su página de Facebook, Alejandro Aguirre informó que, debido al huracán, por el momento la familia no ha decidido sobre los servicios fúnebres.

Aguirre, nacido el 20 de abril de 1925 en Nueva Orleans y cuyo padre era un refugiado político procedente de Nicaragua, fundó su periódico en español en Miami el 4 de julio de 1953, como una edición de ocho páginas. El hecho de que su inauguración coincidiera con el Día de la Independencia no fue una casualidad.

“Nosotros seleccionamos deliberadamente uno de los grandes días en la historia de la libertad”, dijo Aguirre en una columna — “Saber la esencia de la libertad” — publicada en el Miami Herald en 1993. “Lo que ofrecemos aquí son tantas culturas, tantas oportunidades”, dijo del área del Gran Miami. “Tenemos que crear aquí una atmósfera en la cual se respete a todo el mundo”.

Y fue eso precisamente lo que Aguirre se propuso hacer con el Diario Las Américas. Seis días a la semana, el periódico en español más antiguo del sur de la Florida se centró en noticias locales y de América Latina. El Diario se convirtió durante décadas en el periódico por antonomasia para los cubanos de Miami. El Diario se imprimía en la tarde, y se enviaba a las casas y los puestos de periódicos con la fecha impresa del día siguiente.

Aguirre apostó porque esa población hispana de Miami — que se componía entonces primariamente de turistas puertorriqueños y cubanos en la época de Eisenhower y Batista — respaldaría su esfuerzo, y ganó la apuesta.

“Mi papá tenía la idea de crear un periódico que prestara atención a todo el hemisferio en una época en que las noticias sobre América Latina y el Caribe, y viceversa, no cruzaban tan fácil la frontera”, afirmó su hijo Alejandro Aguirre. “Estamos hablando de 1953, y él siempre estuvo muy interesado en usar la información que él pudiera proyectar en el periódico para promover las causas democráticas que estaban fuego en ese entonces, incluso antes de la revolución de Castro. Y que siguen estando bajo fuego hoy en día”.

Debe hacerse notar que el Miami Herald no se ocupó de este mercado hasta siete años más tarde, con la publicación de una columna semanal no mucho después de la revolución cubana.

Aun así, hubo que esperar hasta 1976 para que el Herald publicara el periódico en español El Miami Herald, el cual dependía primariamente del contenido del periódico en inglés. Finalmente, en 1987, debutó el Nuevo Herald con un personal de reporteros y editores que existía aparte del Herald y le hizo la competencia al Diario. “Yo considero a el Nuevo la competencia porque… ellos siguen, no la política, pero sí la idea del Diario las Américas”, dijo Aguirre al escritor Julian Pleasants en el 2002.

El Diario fue vendido en el 2013 a un grupo de inversionistas venezolanos y se sigue publicando, conjuntamente con su website. Alejandro Aguirre, quien era entonces el principal editor del periódico, dijo que su carrera periodística de 20 años con ellos había sido inspirada por visitas al Miami Herald con los amigos de su familia George Beebe, editor gerente del Herald, y su editor ejecutivo Lee Hills. Estas visitas a la redacción en el antiguo edificio de la Bahía de Biscayne lo ayudaron a reconsiderar su carrera y cambiar la banca por el periodismo. “Mi papá no se metió en nada en ese sentido”, dijo. Pero el ejemplo de su padre fue crucial en su desarrollo como periodista.

“Él me enseñó como periodista, y una de ellas fue… que toda historia tiene más de una versión. Hay que tener mucho cuidado cuando se sacan cosas a colación o se dicen cosas que pueden causar daño a las personas, y luego resulta que no eran ciertas. Asimismo, él dejó muy en claro que, si uno comete un error, tiene que rectificarlo de inmediato”, dijo Alejandro Aguirre.

“Además, él se esforzaba por presentar las cosas tal y como eran, y por atenerse a la verdad. Se esforzaba por no echar leña al fuego de la discordia por gusto. Él me dijo muchas veces que las cosas hacen eso por sí mismas, nosotros no tenemos por qué hacerlo”, añadió su hijo. “La verdad última, solía decir él, le pertenece a Dios. Uno hace lo mejor que puede por hacer el esfuerzo y tratar de echarle un vistazo, ‘pero acuérdate, otras personas podrían tener una opinión diferente’ ”.

El autor de esa columna de 1993 sobre la esencia de la democracia, David Lawrence, Jr., ex director ejecutivo del Herald y presidente de The Children’s Movement, dijo de Aguirre: “Horacio es el gran caballero del periodismo en Miami y más al sur. Lo veo, lo veré siempre, como un pionero de la cobertura y el comentario que habla a muchos rincones de la comunidad. Más allá de eso, amó a este país tanto o más que cualquier otra persona que conozca”.

Tres años después de que naciera Aguirre, la familia consideró que ya podrían regresar sin problemas a Nicaragua. A fines de la década de 1940, durante otro período de disturbios, Aguirre se fue a vivir a Panamá donde se graduó de Ciencias Políticas y de Derecho y se hizo editorialista de El Panamá América. Continuó ese papel con su propio periódico en Miami, el cual fundó junto con su hermano Francisco. Aguirre, quien era un inveterado conservador republicano, escribió todos los editoriales del Diario.

“Siempre pensé que como escritor podría hacer la diferencia en una democracia, mantener la democracia, ayudar a los demás a conocer los principios de la esencia de la democracia”, dijo al Herald en 1993.

Ese papel, el de preservador de la esencia de la democracia y de la prensa libre, permaneció profundamente grabado en Aguirre durante toda su vida.

“Horacio es de verdad un gigante en el periodismo y en Miami”, dijo Maurice Ferré, ex alcalde de Miami, que conoció a Aguirre en la fiesta de inauguración del Diario cuando era un estudiante de la Universidad de Miami, y sus familias acabaron por unirse. Helen Aguirre, hija de Horacio Aguirre y quien es ahora la coordinadora de Asuntos Hispanos de la Casa Blanca de Donald Trump, está casada con el hijo de Ferré, Juan Luis.

“Uno de mis mejores recuerdos de él es de la época del presidente (Jimmy) Carter”, dijo Ferré padre. “Yo era delegado a la UNESCO, la cual en esa época estaba dirigida por los países africanos y sobre todo los países árabes. Ellos estaban tratando de imponer procedimientos de certificación a los periodistas, en otras palabras, una manera de controlarlos. Horacio era presidente en ese momento de la Sociedad Interamericana de Prensa. Su defensa de la Primera Enmienda y de la importancia de la libertad de prensa en la sociedad fue absolutamente brillante. Yo quedé estupefacto ante el respeto que se le tenía a Horacio al nivel de la UNESCO y, efectivamente, él pudo mitigar las medidas draconianas que quería imponer la UNESCO a la certificación de los periodistas”.

La representante Ileana Ros-Lehtinen, quien escribió una columna semanal para el Diario durante 30 años, añadió: “El doctor Aguirre fue el centro de actividad para la comunidad hispanoamericana en el sur de la Florida durante décadas. Todas las organizaciones patrióticas sociales o caritativas codiciaban espacio en su periódico porque era un periódico muy leído y respetado. Los funcionarios electos trataban de conseguir el respaldo oficial del Diario e incluían este respaldo oficial en sus materiales postales de campaña”.

Bilingüe, y orgulloso de serlo — “Yo estoy a favor de hablar los dos idiomas bien, no de mezclar los dos para crear un idioma nuevo (Spanglish)” le dijo al Herald en 1993 — Aguirre fue un paladín de la comunidad multicultural de Miami, y esta, a su vez, lo hizo suyo como una de sus voces más significativas.

“Aunque el doctor Aguirre estaba orgulloso de su herencia nicaragüense, él era considerado por muchos como un cubano honorario”, dijo Ros-Lehtinen, quien señaló que su padre, el difunto empresario y activista Enrique Ros, era un amigo muy querido de Aguirre.

“Bajo la orientación muy directa del doctor Aguirre, las reuniones de los grupos anticastristas aparecían prominentemente en el Diario”, dijo ella. “Era el epitome de la era de antaño, una época de elegancia, de buenos modales y de cortesía. Sus hijos continuaron con papeles más activos en el periódico, pero el doctor Aguirre será identificado para siempre con el gran Diario Las Américas”.

A Aguirre lo sobreviven sus hijos Horacio Stuart, Carmen María, Helen Aguirre Ferré, Alejandro José y Marta Lucía; 14 nietos y una bisnieta. Antes que él fallecieron su esposa Helen Craigie Aguirre y su hijo Carlos Aguirre Craigie.

Howard Cohen: 305-376-3619, @HowardCohen

  Comentarios