Sur de la Florida

Lo más reciente tras Irma: Miami Beach reabrirá el martes para que sus residentes puedan regresar

La Ciudad de Miami Beach abrirá sus puentes el martes a las 8 a.m. para que sus residentes puedan regresar, cuatro horas antes de lo planeado.

La mayor parte de la Ciudad sigue sin electricidad.

Los residentes necesitarán un ID para entrar.

El alcalde Philip Levine alertó el lunes que las personas tengan precaución con líneas eléctricas caídas, los árboles bloqueando las calles y las señales de tránsito que no funcionan.


De vuelta a casa

A pesar de las advertencias de los líderes estatales y locales, muchos floridanos tomaron el camino de vuelta a casa después del huracán Irma, creando congestión en las carreteras principales de Florida el lunes por la tarde.


Si usted es una de esa personas, estas son las plazas del Trunpike que están abiertas o cerradas, y las que tienen gasolina, según reportes:

Okahumka: Cerrada. No tiene gasolina.

Turkey Lake: Abierta. Tiene gasolina.

Canoe Creek: Cerrada. No tiene gasolina.

Fort Drum: Abierta. Tiene gasolina pero está muy congestionada.

Port St Lucie: Abierta. Tiene gasolina pero está muy congestionada.

West Palm Beach: Abierta. Tiene gasolina.

Así está el tráfico hacia el sur de la Florida

A las 5 p.m., la autopista interestatal 4 hacia el oeste de Orlando estaba congestionada cerca de Lakeland y Plant City en Tampa. También se reportaron inundaciones en la I-4 cerca de Disney World.

En el norte de la Florida, la autopista interestatal 10 en dirección este en el intercambio con la Interestatal 75 en Lake City estaba atascada por varios kilómetros.

En Wildwood, donde el Turnpike se junta con la I-75, uno de los peores cuellos de botella del estado, también se estaba obstruyendo con las multitudes rumbo al sur. La I-75 cerca de Spring Lake tenía congestión también.


El Sunshine Skyway Bridge al sur de San Petersburgo permaneció cerrado.

Imágenes proporcionadas por FDOT mostraban los tres carriles al sur de Palm Bay en la Interestatal 95 atascados en el tráfico a partir de las 4:15 p.m.

Tanto el Turnpike como la I-95 a través de Port St. Lucie también estaban congestionados.

El lunes por la tarde, los contratistas de la Florida Power and Light trabajaron para restaurar el suministro eléctrico a un vecindario en el Southwest de Miami-Dade. Mientras dos trabajadores reparaban una línea eléctrica principal dañada por un árbol caído, un tercero volaba un drone para tomar fotos y evaluar el daño.

En Coral Gables

Las autoridades tienen la esperanza de que el martes las calles quedarán libres de árboles y ramas. Nueve equipos de rescate y reconocimiento salieron a las calles el lunes a las 7 a.m. luego de varios reportes de fotos que mostraban árboles inmensos que bloqueaban las calles o habían caído a las casas.

El capitán Anderson, del Coral Gables Fire Rescue, dijo que todas las vías públicas de la ciudad son al menos accesibles por una carril. Los trabajadores estarán hasta el anochecer del lunes y continuará con la labor a primera hora del lunes.

Jungle Island

Todos los animales sobrevivieron gracias a los preparativos que se hicieron ante la amenaza de Irma. El parque, sin embargo, sufrió enormes destrozos y permanecerá cerrado hasta nuevo aviso.

En Broward

Los conductores en Broward manejan por las calles del condado como si estuvieran en una pista de obstáculos: enormes árboles y señales de tránsito caídas, postes de la luz doblados y cables eléctricos colgando de algunas ramas.

Debido a la falta de electricidad, los choferes tratan a toda costa de evitar accidentes en las intersecciones de los semáforos en varias ciudades como Oakland Park, Hollywood y Coral Springs.

Este era el panorama en la tarde del lunes, luego del paso del huracán Irma el domingo pasado por el sur de la Florida.

Aunque el avance parece mínimo aún, trabajadores locales se ven por las calles despejando los caminos lo más pronto posible.

El tráfico vehicular es muy lento en algunas zonas del condado por cuenta de los semáforos sin luz y la cantidad de escombros.

Los camiones de la Florida Light & Power también recorren las calles evaluando los daños y reparando algunos de los daños eléctricos que dejaron a más de 600,000 residentes del condado sin luz.

Daniel Sabelli, venezolano residente de Hollywood y quien estuvo sin luz por casi 24 horas, aseguró que los fuertes vientos arrancaron la cerca de su casa, así como varias ramas de los árboles.

Algunas de las estaciones de gasolina del condado siguen cerradas y las que están abiertas registran largas filas por cuenta de los conductores que aún intentan abastecerse de combustible.

Así mismo, eran contados los restaurantes que abrieron la tarde del lunes. Supermercados como Walmart y almacenes como Home Depot también abrieron sus puertas.

Qué dice FPL

Hasta ahora, FPL ha restaurado la electricidad a 200,000 clientes en Miami-Dade. Tienen otros 800,000 para asistir, dijo la portavoz Florencia Contesse.


En el condado de Broward, la electricidad se ha restaurado a 168,000 clientes, pero otros 630,000 todavía están en la oscuridad, dijo.

Los esfuerzos para restablecer la electricidad comenzaron incluso mientras la tormenta estaba golpeando el sur de la Florida, dijo Contesse.

En la Pequeña Habana


Algunas personas podrían tener electricidad en cuestión de días, mientras que otros podrían tener que esperar semanas, dijo.

“Continuamos evaluando el daño”, dijo Contesse. “Este fue un huracán bastante severo para nosotros”.

En La Pequeña Habana de Miami, cerca de la calle 2 del noroeste y la 9 avenida, vehículos y peatones trataban el lunes de evadir cables eléctricos y de teléfono que colgaban rozando la calle.

No hay electricidad en la zona desde el domingo.

Cuándo abrirán las escuelas

Las escuelas públicas de Miami anunciaron que no abrirán hasta nuevo aviso. El superintendente, Alberto Carvalho, dijo a los medios que todos los centros educativos tendrán que pasar por una inspección antes de ser declarados seguros para iniciar las clases.

Estamos abiertos

Algunos negocios de Miami comenzaban a abrir sus puertas nuevamente. Sin embargo, la mayoría de los centros de servicios en el sur de Florida permanecían cerrados.

Con pocos restaurantes y tiendas abiertas el lunes, más de 50 personas esperaron en línea en Bay Supermarket en North Beach para conseguir lo que pudieran.

Cerveza fría y vino parecía ser una mercancía caliente.

"Necesitaba una cerveza", dijo Marco Hildago, quien fue en bicicleta a la tienda del barrio y esperó en la fila durante dos horas.

Hildago dijo que cerró la puerta de su casa y se quedó con su esposa y dos gatos porque no sabía a dónde ir.

"Gracias a Dios que Irma no vino", dijo. "Nos hubiera borrado del mapa".

Rodríguez no estaba solo en la necesidad de reabastecer después de estar dentro por unos días.

Fernando Ruiz dijo que él y su amigo esperaron alrededor de una hora y media para conseguir un poco de jugo, plátanos y vino.

"Sólo queremos salir un poco", dijo.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios