Sur de la Florida

Niña que murió tras caer en crucero se alzó en puntillas de pie antes de precipitarse al vacío

Zion Smith. Facebook
Zion Smith. Facebook

Un crucero familiar al paraíso se convirtió en una terrible pesadilla el sábado cuando una niña de ocho años murió tras caer desde una barandilla del barco desde una altura de dos pisos.

Jennifer de la Cruz, portavoz de la compañía Carnival, dijo que aún no se sabía con certeza si hay alguna grabación en video del accidente, y que la policía de Miami-Dade no tiene ninguna actualización de la investigación que lleva a cabo.

“Nuestras más sentidas condolencias para la familia en estos momentos tan difíciles”, dijo Carnival en una declaración que dio a conocer.


Lo que sí se sabe con claridad es que los miles de pasajeros del Carnival Glory estaban ansiosos por desembarcar el sábado después de toda una semana de viaje.

La muchedumbre enardecida que trataba de salir de la cubierta del tercer piso le resultaba fascinante a Zion Smith, la niña bahamense que en el quinto piso esperaba desembarcar con su familia. La pequeña Zion y su hermano estaban recostados en la barandilla —que de la Cruz estima tiene una altura de más de 40 pulgadas— contemplando a la multitud.

“Ella era del alto de la barandilla. Al parecer se alzó en puntillas de pie, me imagino que para poder ver mejor”, dijo Naquanda Lyons, que regresaba también del viaje. “Supongo que alguien accidentalmente tropezó con ella y la empujó sobre la barandilla”.

La niña se precipitó al vacío y cayó desde dos pisos de altura. Lyons, de 29 años, dijo que la cabeza de la pequeña chocó contra una mesa de madera.

“La madre empezó a gritar desesperadamente y bajó corriendo las escaleras”.

Un técnico de emergencias médicas retirado comenzó a darle respiración artificial a la niña, dijo Lyons, antes de que llegara la policía de Miami-Dade y acordonara el sitio del accidente. Zion fue llevada de urgencia al Centro de Traumatismos Ryder, del Hospital Jackson Memorial, donde posteriormente fue declarada muerta.

El tío abuelo de Zion, Damien Fox, le declaró al canal Local 10 News que llegó a Miami para ayudar a que su familia sepa qué sucedió.

“Necesitamos que se haga justicia y queremos que se respondan algunas preguntas”, dijo Fox. “Después, podremos seguir adelante con nuestras vidas”.

Michael Winkleman, abogado del bufete de Miami, Lipcon, Margulies, Alsina and Winkleman, dijo que su firma ha litigado unos mil casos en contra de Carnival, muchos parecidos al trágico accidente del sábado, pero la mayoría no llegan a juicio.

  Comentarios