Sur de la Florida

Acusan a guardia de escuela de Broward de agredir sexualmente a joven de 15 años

Robert Grant
Robert Grant

Como asistente de entrenador de varios equipos deportivos de la escuela intermedia Coral Springs, Robert Grant conocía a muchos estudiantes. Grant, que trabajaba también como guardia de seguridad, podía entrar en la escuela cuando quisiera.

Ahora, un jovencito de 15 años dice que Grant se valió de estas ventajas para agredirlo sexualmente el sábado pasado en la escuela. Mientras lo hacía, dijo el adolescente, Grant le daba instrucciones por teléfono como entrenador personal a alguien.

Grant fue llevado a la principal cárcel del Condado Broward acusado de 10 cargos de agresión lasciva por parte de un adulto contra una víctima de entre 12 y 16 años, además de otro cargo de agresión sexual por un adulto. Un juez le fijó la fianza para salir en libertad en $100,000.

Hasta ahora Grant, según un documento de causa probable, ha admitido lo que las cámaras de seguridad ya confirmaron: que él y el chico estaban juntos en la escuela el sábado. Sin embargo, Grant niega haber tenido ningún encuentro sexual con el joven, a quien en el pasado ha entrenado en football y todavía entrena.

El muchacho le declaró a la policía que Grant ha sido un mentor en el que ha confiado y que ha tenido una estrecha relación con él y con su madre durante más de un año. Sin embargo, a lo largo del verano, dijo el adolescente, por lo menos 10 veces, cuando le revisaba una lesión cerca del área de la ingle, Grant metió las manos dentro de los pantalones y durante unos breves segundos le tocó los testículos.

De cualquier modo, el chico no estaba preparado para lo que habría de ocurrir el sábado.

Grant llevó al adolescente a la escuela, con el pretexto de hacer una tarea de Algebra, pero una vez que terminaron de trabajar en el proyecto, fueron al gimnasio donde Grant le dijo que se tirara en el suelo para poder darle algunos masajes.

Pero, dijo el jovencito, a la mitad de la sesión de masajes, Grant le bajó el short y la ropa interior y durante unos 20 segundos trató de hacerle el sexo oral y de masturbarlo, todo ello mientras hablaba por el celular.

“La víctima se quedó petrificada y tuvo miedo de decir nada porque no sabía que podría hacer Grant”, se señala en el reporte del arresto.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios