Sur de la Florida

Arrestan a hombre acusado de intentar explotar una bomba en el Dolphin Mall

La entrada principal del Dolphin Mall en Sweetwater, al oeste de Miami. El centro comercial está funcionando con normalidad, después que un hombre fue arrestado por planificar la detonación de un explosivo en este popular centro de compras.
La entrada principal del Dolphin Mall en Sweetwater, al oeste de Miami. El centro comercial está funcionando con normalidad, después que un hombre fue arrestado por planificar la detonación de un explosivo en este popular centro de compras. sballestas@miamiherald.com

Un hombre de Miami sospechoso de estar inspirado por extremistas islámicos fue arrestado tras ser acusado de intentar explotar una bomba en el Dolphin Mall. La detención fue el resultado de una operación encubierta realizado por agentes antiterroristas del FBI.


Vicente Solano, quien no tenía cómplices, se estaba comunicando con un informante secreto que alertó a la Unidad Antiterrorista Conjunta dirigida por el FBI (Joint Terrorism Task Force) sobre su supuesto complot para llevar a cabo un ataque con armas de destrucción masiva contra el extenso centro comercial en Sweetwater, según las autoridades.

Antes de planificar el ataque con explosivos, Solano hizo videos en donde expresa su simpatía por el Estado Islámico (ISIS), dijeron las autoridades. Pero no hay indicios de que el complot haya sido dirigido por terroristas de ISIS.

Cuando fue arrestado el viernes en la noche, Solano tenía planeado detonar el arma de destrucción masiva, que era una bomba falsa que adquirió de agentes encubiertos del FBI, una estrategia usada en anteriores investigaciones antiterroristas en el sur de la Florida.


Solano tendrá su primera comparecencia ante el tribunal federal de Miami este lunes, cuando será presentada una denuncia penal y una declaración jurada que lo acusa de intentar estallar un arma de destrucción masiva.

Las operaciones encubiertas del FBI se han convertido en procedimientos que siguen un libreto similar en la era posterior a los ataques del 11 de septiembre.

Los agentes dependen de informantes confidenciales para obtener información de actividades sospechosas, de modo que puedan interceptar a una persona que esté conspirando para usar un arma de destrucción masiva y frustrar el plan antes de que suceda. Los informantes trabajan habitualmente con agentes encubiertos mientras graban conversaciones con el sospechoso.


En los últimos años, la fiscalía de Estados Unidos en Miami ha obtenido condenas contra Harlem Suárez, un hombre de Cayo Hueso que conspiró para intentar hacer estallar una bomba en una playa pública mientras apoyaba a una organización terrorista extranjera, y James Medina, un hombre de Hollywood que intentó bombardear una sinagoga en Aventura. Suárez, de 25 años, fue sentenciado a cadena perpetua. Medina, de 41 años, podría ser condenado a 25 años de prisión cuando se presente a su audiencia de sentencia en noviembre.

  Comentarios