Sur de la Florida

‘Fábrica’ en Hialeah producía 1,000 tarjetas de crédito falsas diariamente

Michael Eliseo Pérez, Osvaldo Rodríguez, Isobam Valdés.
Michael Eliseo Pérez, Osvaldo Rodríguez, Isobam Valdés.

Una fábrica de tarjetas de crédito falsas capaz de producir diariamente 1,000 piezas de plástico como parte de una estafa a nivel nacional operaba en un condominio de Hialeah, según informaron los fiscales federales.

Jaime Fernández Del Pino, de 27 años, de Miami, dirigía la fábrica de falsificaciones, de acuerdo con la denuncia penal que lo acusa a él y a Julio Arjona Gómez, de 50 años, de Miami Gardens, de conspiración para cometer fraude con dispositivos de acceso. En ese caso federal también está Dayan Borges, de 29 años y residente de Doral.

Bajo cargos por fraude en el Tribunal de Circuito de Miami-Dade están Isobam Valdés, de 41 años; Osvaldo Rodríguez, de 48 años, quien estuvo seis meses en prisión por hurto mayor entre 2015 y 2016; Arian Linares, de 34 años; Michael Eliseo Pérez, de 32 años; José Ruiz-Díaz, de 30 años; Olivia López, de 33 años; Mara Espinosa, de 32 años; y Juan Carlos Leiva, de 48 años. Alexis Suárez Hernández, de 25 años, y su novia, Annarys Díaz López, de 33 años, fueron acusados en Orlando de utilizar un dispositivo de escaneo para estafar y de poseer un equipo para hacer tarjetas de crédito.

En esta Navidad, la policía de Miami-Dade recomienda estos consejos para evitar ser víctima del robo de tarjetas de créditos y de identidad.

Según los fiscales federales, una vez que cómplices en todo el país robaban números de tarjetas de crédito a través de sitios web o dispositivos de lectura en estaciones de servicio, los números robados se enviaban al sur de la Florida para falsificar tarjetas de crédito. Los investigadores dicen que esas tarjetas fueron hechas en el apartamento de un dormitorio y un baño con el número 213 en 1095 West 77th St., que la denuncia penal denomina “Hialeah Business [Negocio de Hialeah]”.

Los investigadores dicen en la denuncia penal que vieron a Fernández Del Pino y a Arjona Gómez entregar las tarjetas a varios cómplices para usarlas en el área de Miami o en todo el país.

La investigación culminó la semana del 13 de noviembre y fue hecha en conjunto entre el Servicio Secreto de Estados Unidos —que originalmente dependía del Departamento del Tesoro como división de investigación de fraude financiero y que ahora es parte de Seguridad Nacional— y la Sección de Crimen Organizado de la Oficina de Delitos Económicos de la Policía de Miami-Dade. Se ejecutaron un total de 15 órdenes de búsqueda en Hialeah, Orlando, West Palm Beach y Colorado Springs.

Una de ellas fue en “Hialeah Business”, donde, según la querella criminal, “los agentes de la ley encontraron una sala dedicada a la fabricación de tarjetas de crédito falsificadas”.

Una mujer de 86 años fue estafada en Miami por $17,000 cuando ayudó a una pareja que aseguraba haberse ganado la lotería pero no podían reclamar el premio por su estatus migratorio.

En particular, esa sala contenía miles de tarjetas de crédito falsas, más de 50,000 tarjetas de crédito en blanco, varias impresoras de tarjetas de crédito, un codificador de banda magnética, dispositivos de robo para bombas de gasolina modificadas, computadoras y dispositivos de almacenamiento de medios electrónicos como unidades flash USB. Una búsqueda superficial en tres unidades flash USB reveló que contenían varios archivos de texto creados entre mayo y junio de 2017 que contenían más de 50 números de cuenta de tarjetas de crédito robadas”.

La orden de arresto contra Suárez Hernández dice que la búsqueda reveló cuatro dispositivos para robo, una máquina de hacer tarjetas de crédito DataCard 150i y tarjetas de crédito falsas en todo el apartamento.

Ese fue uno de los 15 registros con órdenes judiciales ejecutados la semana del 13 al 17 de noviembre en Miami-Dade, Orlando, West Palm Beach y Colorado Springs. El Departamento de Justicia dice que confiscó:

▪ Aproximadamente $95,000 en efectivo.

▪ Nueve autos, incluyendo un Range Rover, un Mercedes-Benz y un camión equipado para robar gasolina de estaciones de servicio.

▪ Joyas de “calidad superior”, que incluyen nueve relojes valorados en más de $100,000.

▪ Setenta plantas de marihuana y 27 libras de marihuana empacada.

David J. Neal: 305-376-3559, @DavidJNeal.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios