Sur de la Florida

Miami-Dade entre condados del país con mayor número de menores centroamericanos que cruzaron frontera

Kevin Mejía, de 12 años, junto a su madre, Darling Jorleny Mejía, ambos provenientes de Honduras, en las oficinas de la Organización Hondureña Francisco Morazán, con sede Miami, el pasado jueves 4 de septiembre.Miami-Dade es el segundo condado en el pais, despues de Los Angeles, con el mayor numero de menores que han cruzado la frontera sin sus padres. En la imágen, Darlen Yorleni Mejia de 36 años con su hijo Kevin Jareth Canales Mejias de 12 años, en las oficinas de la Unidad Hondureña en Miami el jueves, 4 de septiembre del 2014. Ellos cruzaron la frontera en Julio 29 de este año.
Kevin Mejía, de 12 años, junto a su madre, Darling Jorleny Mejía, ambos provenientes de Honduras, en las oficinas de la Organización Hondureña Francisco Morazán, con sede Miami, el pasado jueves 4 de septiembre.Miami-Dade es el segundo condado en el pais, despues de Los Angeles, con el mayor numero de menores que han cruzado la frontera sin sus padres. En la imágen, Darlen Yorleni Mejia de 36 años con su hijo Kevin Jareth Canales Mejias de 12 años, en las oficinas de la Unidad Hondureña en Miami el jueves, 4 de septiembre del 2014. Ellos cruzaron la frontera en Julio 29 de este año. el Nuevo Herald

Kevin Mejía, de 12 años, ha quedado matriculado en la escuela primaria Brownsville Middle School de Miami dos meses después de haber cruzado la frontera con México tras un viaje desde Honduras.

Es uno de más de 1,000 menores centroamericanos que han cruzado la frontera y que se han inscrito o se van a matricular en las escuelas públicas locales, según cifras proporcionadas por Raquel Regalado, miembro de la Junta Escolar de Miami-Dade, quien dijo recientemente que unos 300 menores se inscribieron en junio y que se esperaba que más de 800 se inscriberan mas tarde.

También Kevin forma parte de las decenas de miles de menores que han sido colocados con padres, familiares u otros patrocinadores en multiples condados del país desde que la oleada de niños comenzó a cruzar la frontera en grandes números en el 2011.

El área metropolitana de Houston, el sur de California y el sur de la Florida son las tres áreas del país con el mayor número de menores centroamericanos colocados con patrocinadores, que principalmente son padres u otros parientes, según cifras recopiladas recientemente por el gobierno federal y entregadas a Regalado.

El Condado Harris, que incluye Houston, tiene el mayor número con 2,866 menores reubicados con familias, seguido por el sur de California, con Los Angeles y San Diego incluidos, con 2,369 y luego el sur de la Florida con 2,268 si se incluyen los Condados Miami-Dade, Broward y Palm Beach, de acuerdo con cifras correspondientes al período comprendido entre el 1ro de enero y el 31 de julio.

El total de menores reubicados con familiares en todo el país fue de 29.890, de acuerdo con las cifras publicadas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos, el organismo encargado del programa.

Además de las tres regiones mencionadas, hay otros sitios con importantes números de menores enviados a sus familias. Estos incluyen condados en los estados de Virginia, Maryland, Nueva York, Georgia y Carolina del Norte.

Los lugares a donde se han enviado el mayor número de menores reflejan los destinos históricos de los inmigrantes centroamericanos en Estados Unidos.

Las guerras civiles, la violencia de pandillas y los desastres naturales han sido los generadores principales del dramático crecimiento de las comunidades centroamericanas en Estados Unidos durante los últimos 50 años.

En 1960, menos de 50 mil centroamericanos residían en el país, según un estudio recien publicado por el Instituto de Políticas Migratorias (MPI) con sede en Washington. Hoy en día, personas nacidas en América Central representan casi el ocho por ciento o 3.1 millones de la población inmigrante, dice el estudio.

Los números comenzaron a aumentar en la década de 1980 y principios de los años noventa, un período que coincide con la intensificación de las guerras civiles en El Salvador, Guatemala y Nicaragua, así como el arribo de grandes huracanes a la región.

Según el estudio, California recibió el mayor flujo de inmigrantes centroamericanos, más de 800.000, seguido por Texas, con más de 350,000 y Florida, con más de 320.000.

Francisco Portillo, presidente de la Organización Hondureña Francisco Morazán con sede en Miami, dijo que la devastación dejada por el huracán Mitch en 1998 impulsó a la primera gran oleada de migración de Honduras al sur de la Florida.

Desde entonces, añadió, más y más hondureños se han reasentado en la zona metropolitana de Miami.

“Han habido varias oleadas de inmigrantes centroamericanos al sur de la Florida”, dijo Portillo. “En el caso específico de Honduras, el detonante de la ola inicial fue Mitch. Esto explica también por qué muchos de los niños han cruzado la frontera”, dijo Portillo en una entrevista la semana pasada.

Entre las muchas familias que ha ayudado está la de Kevin Mejia, cuya madre —Darling Jorleny Mejía— está en Miami.

Portillo y otros líderes comunitarios centroamericanos dijeron que las guerras civiles en El Salvador y Guatemala en la década de 1970 y 1980 provocaron oleadas de inmigrantes que huyeron a Los Angeles, Houston y Washington D.C.

“Desde el año 1980, debido a las guerras en América Central, muchos centroamericanos , principalmente de El Salvador y Guatemala, llegaron al sur de California”, dijo Leoncio Velázquez, presidente de Hondureños Unidos de Los Angeles (HULA). “Vinieron aquí porque Los Ángeles es una de las ciudades más latinas en los Estados Unidos. Los mexicanos estaban aquí y la misma tendencia se produjo en Miami con los exiliados cubanos que fueron una de las razones por las que los centroamericanos fuero allí”.

Velázquez se estableció en Los Ángeles en 1981 porque tenía amigos allí que le ayudaron a conseguir empleo.

Más de 66,000 niños han cruzado la frontera sin sus padres en lo que va de este año fiscal, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP). Eso representa un aumento del 87.8 por ciento sobre las llegadas el pasado año fiscal.

Aún así, funcionarios estadounidenses dicen que el flujo de menores parece estar disminuyendo. Associated Press dijo la semana pasada que agentes de la Patrulla Fronteriza habían detenido a 3,129 menos en agosto en comparación con 5,400 en julio y 10,600 en junio.

Muchos de los menores y sus familias dicen que huyeron de Honduras debido a una intensificación de la violencia de las pandillas. Si bien la mayor parte de los menores han cruzado la frontera sin sus padres, la mayoría han llegado acompañados por familiares, amigos, vecinos o traficantes de inmigrantes.

Aunque muchos de los menores de edad en general llegan a la frontera sin problemas, algunos han sido secuestrados por traficantes.

Eso fue lo que sucedió en un caso reciente en que una mujer hondureña en Fort Lauderdale contactó a la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE ) para informar de que su hijo de 13 años de edad había sido secuetrado y retenido como rehén por los contrabandistas en Phoenix que exigían más dinero por su liberación.

Los presuntos secuestradores , un hombre y una mujer, han sido detenidos y ahora enfrentan cargos de secuestro en Arizona. Los agentes especiales de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI ), una unidad de la Policia de Inmigración y Aduanas (ICE) , arrestaron a los sospechosos el 29 de agosto en un apartamento de Phoenix. Funcionarios de ICE identificaron a los sospechosos como Frances Salas, de 27 años, ciudadana estadounidense y residente de Phoenix, y Jesús Millán-Rodríguez, de 31, de nacionalidad mexicana .

“Este caso ilustra una vez más la falta de humanidad de los contrabandistas de personas”, dijo Matt Allen, agente especial a cargo de HSI en Arizona. “El hecho triste pero simple es que para la organización de contrabando, este niño no es más que un producto comercial. Los padres necesitan entender que cuando contratan contrabandistas, colocan a sus hijos en manos de una red criminal despiadada, posiblemente poniendo en peligro la vida de sus hijos”.

Las 5 regiones y condados con mayor número de menores centroamericanos que han sido colocados con familiares entre el 1ro de enero y el 31 de julio:

1. Area metropolitana de Houston: 2,866

2. Sur de California incluyendo Los Angeles: 2,369

3: Sur de la Florida: 2,268

4. Condado Suffiolk, Nueva York: 1,181

5. Condado Nassau, Nueva York: 1,096

  Comentarios