Sur de la Florida

Qué es la meningitis y cómo usted puede proteger a sus hijos

El gobierno federal aprobó en el 2014 vacunas contra la meningitis.
El gobierno federal aprobó en el 2014 vacunas contra la meningitis. Archivo del Miami Herald

Dos niños fallecieron y una guardería infantil en el centro de Miami está cerrada.

Las autoridades confirmaron el miércoles que uno de los niños tenía meningitis meningocócica.

Esto es lo que usted tiene que saber para proteger a sus hijos:

▪ ¿Qué es la meningitis?

La meningitis es una enfermedad bacterial muy contagiosa que con frecuencia comienza con síntomas como los de la influenza, como fiebre, fatiga, dolores en el cuerpo, y puede empeorar rápidamente.

Autoridades de salud estatales confirmaron el miércoles que uno de los dos niños que fallecieron recientemente y quienes asistían a la guardería infantil YWCA Carol Glassman Donaldson, en efecto tenía meningitis meningocócica, aunque anteriormente le habían diagnosticado neumonía.

▪ ¿Es contagiosa?

La meningitis meningocócica es contagiosa porque se propaga a través de las secreciones respiratorias durante contactos como besos y toser cerca de alguien, según la National Meningitis Association.


A medida que los niños crecen y avanzan a grados superiores en la escuela, el riesgo aumenta porque pueden propagar la enfermedad al compartir alimentos y usar los mismos utensilios y vasos.

Aproximadamente 1 de cada 10 personas es portadora de bacteria meningocócica en la nariz o la garganta sin mostrar ningún síntoma, y puede propagar la enfermedad sin darse cuenta. Las bacterias meningocócicas no pueden vivir fuera del cuerpo mucho tiempo, de manera que la infección no se propaga como en el caso del virus de la gripe, explica la National Meningitis Association.

▪  ¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de una infección meningocócica pueden parecer inicialmente como los de la influencia, y empeoras rápidamente: fiebre, dolor de cabeza y rigidez en el cuello.

Algunas veces la persona también tiene náusea, vómitos, sensibilidad extrema a la luz y confusión.

Entre los recién nacidos y niños pequeños puede ser más difícil de notar los síntomas más comunes, así que se debe estar atento a cosas como poca actividad física, irritabilidad, vómitos o falta de apetito. En los niños pequeños, los médicos también pueden estudiar los reflejos para buscar señales de meningitis, según los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC).


▪ Los dos tipos más comunes de las infecciones meningocócicas son la meningitis y la septicemia. Las dos pueden resultar mortales en cuestión de horas, según los CDC. Los síntomas de fiebre y fatiga son similares, pero también están acompañados de escalofríos y frialdad en las manos, respiración acelerada, dolor en los músculos, articulaciones, el pecho y el vientre, y también diarrea.

En la meningitis meningocócica, la bacteria infecta la meninge, la membrana protectora que cubre el cerebro y la médula espinal, y provoca inflamación. La septicemia es una infección de la sangre en que la bacteria entra el torrente sanguíneo y se multiplica, dañando las paredes de las arterias y provoca hemorragia en la piel y los órganos.

▪  ¿Puede prevenirse en los niños?

Usted puede ayudar a evitar la exposición a la enfermedad de varias maneras.

Al nivel más básico, mantenga hábitos como asegurar que su hijo descansa lo suficiente, además de evitar el contacto con personas que muestran síntomas de la enfermedad.

Si usted piensa que su hijo está enfermo, llévelo de inmediato al médico La meningitis se puede tratar con antibióticos si se detecta oportunamente. No envíe sus hijos a la escuela o la guardería infantil si no se sienten bien, hasta que el médico lo autorice.

También hay vacunas, como la vacuna contra la meningitis B, aprobada por el gobierno federal en el 2014. Esta vacuna puede proteger contra la mayor parte de las cepas de la enfermedad, que provocan la mitad de los casos de meningitis en los adultos jóvenes. La inmunización múltiple contra la meningitis, que protege contra las cepas A, C, W y Y es una vacuna que se administra aproximadamente a los 11 años de edad, y entonces se reactiva después de los 16 años, sugieren la National Meningitis Association y los CDC.

Howard Cohen: 305-376-3619, @HowardCohen

  Comentarios