Sur de la Florida

Una droga del pasado regresa a Miami, más potente y peligrosa que nunca

Un soldado organiza la destrucción controlada de un laboratorio ilegal de metanfetamina en cristal cerca de Uruapan, en el estado mexicano de Michoacán.
Un soldado organiza la destrucción controlada de un laboratorio ilegal de metanfetamina en cristal cerca de Uruapan, en el estado mexicano de Michoacán. AP

Una droga del pasado ha comenzado a abrirse camino de nuevo en el sur de la Florida, y es mucho más potente y peligrosa que antes.

La metanfetamina en cristal —una droga muy popular a principios de los años 2000, particularmente en las fiestas gays— ha vuelto a las andadas. En el último par de años ha provocado más sobredosis, creado una nueva ola de adictos y llevado a más investigaciones policiales.

Y buena parte de la que se vende ya no es la metanfetamina preparada en la cocina de una casa rodante en la Florida.

En su lugar, la metanfetamina que las autoridades están decomisando en el sur de la Florida es de una variedad cristalina de alta pureza preparada en “superlaboratorios” en México, que entonces llega al país como parte de los esfuerzos de los carteles mexicanos por establecerse en los mercados de la costa este, según autoridades policiales.

En lo que va del 2017, el laboratorio de criminalística de Miami-Dade ha identificado 267 casos de decomiso de metanfetamina en cristal decomisada por policías locales, más de dos veces y media la cantidad de casos de hace tres años. En la mayoría de los casos la pureza es de 100 por ciento.


“Como es mucho más potente, hay un mayor índice de psicosis y sobredosis”, dijo David Fawcett, terapeuta del sur de la Florida que trabaja con hombres gay, uno de los grupos más afectados por el aumento en el uso de esta droga estimulante y altamente adictiva. “La gente se engancha más rápido”.

Pero el sur de la Florida nunca fue un mercado importante para la metanfetamina. La cocaína sigue siendo la reina de las drogas en esta zona. Y en años recientes, opioides como el fentanil y la heroína han ascendido hasta convertirse en una plaga nacional. Las sobredosis de opioides han acabado con la vida de cientos de personas en el sur de la Florida en los últimos años.

La metanfetamina, llamada también crank, speed, ice y tina, se ha impuesto en el mercado de drogas ilegales en los estados del oeste y el medio oeste. La famosa serie de televisión Breaking Bad mostró el mundo de traficantes de metanfetamina en Nuevo México. Áreas rurales del centro y el norte de la Florida también han tenido que lidiar con la producción de metanfetamina a menor escala, y adicciones.

Mexico_Meth_Motherlode
Metanfetamina en cristal decomisada por las autoridades en México. La altamente adictiva droga se fabrica en México y se cree que está imponiéndose en las calles del Sur de la Florida. Guillermo Arias AP

Los laboratorios clandestinos llegaron a su mayor número hace una década, y entonces comenzaron a desaparecer en momentos que las autoridades lanzaban ofensivas para controlar las sustancias químicas usadas en la fabricación, como limitar la venta libre de medicamentos para la gripe que contienen pseudoefedrina, un ingrediente clave.


Los carteles llenaron el vacío produciendo metanfetamina un polvo blanco de sabor amargo que se moldea en forma de píldoras o cristales— en grandes laboratorios secretos, a la vez que enviaban el producto a través de la frontera del suroeste.

Eduardo Benito Gonzalez
Eduardo Benito González Dpto. de Prisiones de la Florida

“Ahora los mexicanos producen más metanfetamina que nunca antes”, dijo Justin Miller, encargado de asuntos de inteligencia de la oficina de la DEA en Miami. “Están produciendo metanfetamina de alta pureza muy barata”.

Agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) lo comprobaron de primera mano cuando hace unos meses abrieron una investigación a tres hombres que traficaban la droga en Hialeah y el norte de Miami-Dade.

El principal proveedor era Eduardo Benito González, de North Miami, quien vendió a un informante 27.86 gramos por solamente $450. La droga “arrojó una pureza de 98 por ciento”, según una denuncia penal presentada por Rimas Sliazas, agente del HSI.

Shawn Martinez
Shawn Martínez Dpto. de Prisiones de Miami-Dade

Después de varias compras similares, los agentes arrestaron a González, de 58 años, quien la semana pasada se declaró culpable y enfrenta una pena máxima de cadena perpetua cuando lo sentencien en marzo del 2018. Las autoridades todavía investigan cómo González —quien una vez cumplió seis años en una prisión de la Florida por tráfico de cocaína— recibía la droga.

Parte de la metanfetamina que llega al sur de la Florida viene por el correo normal, parecido a como ciertas drogas de uso recreativo, como el Molly, llegan desde laboratorios clandestinos en China. Así fue como Shawn Martínez, ex portero del club gay Score, en Lincoln Road, recibía la droga, según la Policía de Miami Beach.

Hace un año, los detectives registraron el apartamento de Martínez en South Beach tras una serie de compras encubiertas a uno de sus vendedores. Martínez confesó que él y otro hombre, Angelo Rodríguez, invirtieron $1,200 en comprar un “paquete grande” de metanfetamina que les llegó por correo.

Martínez, de 38 años, espera juicio bajo cargos de narcotráfico junto con otros tres acusados, todos habituales de las fiestas gay en Miami Beach.

“La metanfetamina en cristal magnifica 10 veces la experiencia típica de una fiesta”, dijo el capitán Daniel Morgalo, de la Policía de Miami Beach, quien supervisa la unidad de investigaciones de delitos callejeros, que ha visto un aumento en la cantidad de casos de esa droga.

Sin embargo, se cree que la mayoría de la metanfetamina la entregan los propios traficantes de drogas que conducen desde la costa oeste de Estados Unidos.

Los trabajadores de una organización llamada Mountain Point (Punto en la Montaña) proporcionan a quienes utilizan drogas paquetes de jeringas limpias, toallitas antibacterianas y rollos de gasa. Pero el suministro es cada vez menor. Su objetivo de

A principios de este mes, un juez federal sentenció a José Pablo Ortiz Santizo, de Miami, a poco más de 12 años de prisión después que en repetidas ocasiones vendió metanfetamina casi pura a una fuente confidencial. En el juicio, los jurados escucharon que Ortiz Santizo “transportó cantidades significativas de metanfetamina en cristal desde el sur de California hasta el sur de la Florida para su posterior distribución, según la Fiscalía Federal.

Su fuente era un hombre de Los Ángeles que se alió con él. Ese hombre, Ulysses Guevara Ocaña, de 31 años y mexicanoamericano, también fue enjuiciado en Miami y sentenciado a 10 años de prisión.

La metanfetamina mexicana que se vende en las calles ha tenido un efecto predecible sobre los adictos.

El año pasado se descubrió metanfetamina en los cuerpos de 621 personas que murieron en la Florida, el doble del año anterior. En Miami-Dade, las muertes por sobredosis también han aumentado en más de doble en los últimos cinco años, aunque el número total sigue siendo minúsculo en comparación con otras drogas, y la metanfetamina casi siempre se mezcla con otras drogas, como el fentanilo, la heroína o la cocaína.

Entre los muertos en Miami-Dade este año estuvieron Johnathan Pérez, de 26 años, un camarero que acababa de mudarse de Tampa y fue encontrado con una aguja en el brazo en su apartamento en La Pequeña Habana; Manuel Vecino, de 29 años, un enfermero de Coral Gables a quien encontraron con un montón de drogas en su automóvil, y Eugene Webster, de 46 años, un usuario crónico de drogas a quien encontraron dándose cabezazos contra el suelo antes de fallecer en un hospital local.

La droga inunda el cerebro con dopamina, una sustancia estimulante que hace sentir bien, y la gente puede permanecer despierta durante días, con la temperatura corporal elevada, a veces con episodios de paranoia y comportamientos extraños.

Pero cuando dejan de usarla, el efecto es brutal. Los adictos hablan de ataques profundos de depresión. Entre los hombres gay que participan en maratones de “sexo químico”, la recuperación es complicada porque el cerebro se ha acostumbrado encuentros sexuales impulsados por la droga. Incluso las señales visuales, como ver la pantalla de una aplicación de redes sociales usada para conocer a otros hombres, puede desencadenar recaídas, dijo Fawcett, el terapeuta.

Meth Bag
Metanfetamina en cristal de alta pureza decomisada por las autoridades en Hialeah hace unos meses.

Un hombre de 51 años de South Beach, que lleva más de un año sin usar la droga pero ha tenido varias recaídas durante más de una década, dijo que la metanfetamina “te cambia la forma de funcionar”.

“Es difícil adaptarse a la vida sin ella”, dijo en una entrevista el hombre, que no quiso que lo identificaran. “Y es mucho más accesible con aplicaciones y todo eso. Yo he logrado evitar mucho de eso. No he dejado completamente las aplicaciones, pero trato de manejarlas mejor".

El repunte de la metanfetamina también puede estar llevando a más casos de VIH en una región que ya lidera el país en nuevas infecciones. El problema ha empeorado tanto que el Pride Center at Equality Park, una organización de apoyo de Wilton Manors a la comunidad LGBTQ, está organizando un taller público en febrero para hablar sobre la epidemia y el VIH.

“Tenemos varios grupos de apoyo a usuarios de metanfetamina en cristal que se reúnen en el centro y notamos que cada vez había más personas”, dijo el director ejecutivo del centro, Robert Boo. “Cada vez más personas se están desgastando delante de nosotros. Nuestro objetivo es crear conciencia y hablar sobre el impacto de la adicción y cómo se ha apoderado de la vida de las personas”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios