Sur de la Florida

Adolescente secuestrado logra escapar con ayuda de alfiler

Clay Moore fue abandonado por un secuestrador en medio de un inhóspito bosque, amarrado a un árbol y con su propio calcetín metido en la boca para acallar sus gritos de auxilio, pero el agresor no contaba con que el niño de 13 años tenía un alfiler y sabía que podría escaparse.

Utilizando el alfiler para cortar la cinta adhesiva con la que había sido atado, las autoridades dijeron que poco a poco el chico pudo ir zafándose y sacar el calcetín que el malhechor le había metido en la boca. Luego, empezó a caminar por el bosque con la esperanza de encontrar a alguien que pudiera ayudarlo.

Clay estaba a 20 millas de distancia de donde el viernes pasado fue obligado a subir a una camioneta de color rojo en la parada del autobús escolar que lo llevaba a la casa. La caminata duró horas hasta que por fin encontró a un granjero que le prestó su teléfono celular y logró llamar a su madre, echando a perder el plan de su captor para pedir rescate por su secuestro.

''Este hombre secuestró al muchacho equivocado'', dijo Charlie Wells, jefe de policía del Condado Manatee. ``Es un chico muy listo. Y valiente''.

Ayer, los investigadores registraron una casa de Bradenton, y luego emitieron una orden de arresto en contra de Vicente Ignacio Beltrán Moreno, de 22 años, quien se cree es el secuestrador. Las autoridades, sin embargo, temen que se haya marchado del estado.

Beltrán, oriundo de México, trabajó hace tres años en unagranja cerca de donde el adolescente fue atado al árbol, pero después se convirtió en jornalero por una empresa de aluminio, dijo Dave Bristow, portavoz de la policía del condado.

Los detectives asignados al caso piensan que el secuestrador tenía pensado dejar al muchacho amarrado hasta que se pagara el rescate, dijo Wells. De igual modo, las autoridades estaban tratando de determinar si hubo alguien más vinculado al secuestro.

  Comentarios