Sur de la Florida

Couey dio detalles espeluznantes sobre muerte de niña

Después de tres días de testimonios sobre cómo Jessica Lunsford desapareció de su dormitorio y fue hallada tres semanas más tarde enterrada en una bolsa de basura, ayer los jurados en una corte del Condado Miami-Dade escucharon por fin los espeluznantes detalles de los últimos minutos de vida de la niña y cómo murió.

Y también escucharon la historia que John Couey, acusado de matar a la chica hace dos años, le hizo a detectives y a guardias del Departamento de Correcciones donde está detenido.

Hoy se escucharán los argumentos finales, y se cree que el caso podría estar en manos del jurado en horas de la tarde.

El médico forense testificó que la menor murió por asfixia. Cuando fue encontrada, sus dedos estaban fuera de la bolsa de basura, una prueba evidente que según el experto forense, indica que fue enterrada viva. El forense también dijo que fue violada antes de ser asesinada.

En una ocasión, Couey trató de describirle lo que ocurrió a John Read, que trabaja como guardia de la cárcel, pero el testigo dijo que no quiso oír la historia.

Read dijo que le permitió después a Couey que le contara los detalles del asesinato, como por ejemplo que enterró a la niña cuando todavía estaba viva.

''Me dijo que no podia matarla con sus propias manos'', dijo Read. ''Que por eso, decidió enterrarla''.

Los detectives encargados del caso hallaron el cadáver de la pequeña Jessica muy descompuesto dentro de una bolsa de basura enterrada detrás de una casa móvil donde vivía Couey. El hombre, un agresor sexual convicto, vivía a sólo unos pocos cientos de yardas de la casa de Jessica, pero los detectives no sospecharon de él inmediatamente porque no se percataron de que vivía en el vecindario.

Read le dijo al jurado que Couey le narró que se deshizo de Jessica tres días después de haberla secuestrado porque cientos de agentes de la policía y voluntarios habían llenado el barrio en busca de la niña. De igual modo, le contó a Read que logró que Jessica se metiera ella misma en la bolsa de basura diciéndole que la iba a llevar de regreso a su casa.

Tres días antes había utilizado una trampa parecida para que la criatura se fuera con él en silencio luego de haber penetrado en la casa en medio de la tranquilidad de la madrugada, expresó Read.

Otro guardia de la cárcel donde está detenido Couey y dos detectives dieron testimonios similares de lo que el hombre les contó.

El año pasado, el juez de Circuit Ric Howard determinó que los detectives no podían testificar sobre la confesión grabada de Couey, toda vez que lo habían interrogado después que él solicitó la presencia de un abogado. El juez, sin embargo, permitió que los investigadores testificaran sobre las últimas declaraciones del acusado.

Tanto la fiscalía como la defensa concluyeron con la presentación de sus casos respectivos, en tanto se esperan los argumentos finales. Si como se cree el jurado encuentra culpable a Couey, éste podría ser condenado a la pena de muerte.

  Comentarios