Sur de la Florida

Avanza el plan para hacer el estadio, pero aparece un escollo

La Comisión del Condado aprobó ayer un plan financiero de $490 millones para construir un estadio de 37,000 localidades para los Marlins, pero inesperadamente se negó a ratificar el downtown de Miami como su ubicación preferida.

La negativa se debió a las dudas sobre la idoneidad del terreno del downtown escogido para el estadio, un cuadrado de cuatro manzanas entre el edificio sede del Condado y la sede de la policía de Miami, lo que llevó a los comisionados a divergir durante más de una hora y media.

Unos se manifestaron preocupados por el impacto que el futuro estadio podría tener en el cercano barrio de Overtown, mientras otros señalaron que se debe seguir dando vida al corazón de la ciudad.

"Piensen en esto, con el estadio [ahí] se puede ir a pie al béisbol, o a un concierto de música sinfónica'', dijo el alcalde de Miami, Manny Díaz, en su intervención ante los comisionados.

En lo que estuvieron los comisionados de acuerdo fue en el plan financiero del estadio, que el jueves va ante la Comisión de Miami, para luego tratar de conseguir el esquivo respaldo de la Legislatura.

"Aquí hay que aprobar algo, para tener algo que presentar a la Legislatura'', advirtió el presidente de la Comisión, Bruno Barreiro.

La construcción del estadio, si no hay imprevistos, costaría unos $490 millones, de los cuales el Condado aportaría $145 millones y la Ciudad de Miami $108 millones, todos procedentes del impuesto al turismo.

Por su parte, el equipo pondría de entrada $45 millones y a lo largo de los años otros $162 millones provenientes del precio de la entrada, para pagar los bonos con que se financiaría la obra.

Eso deja un agujero de $30 millones que se cubriría con una exención del impuesto a la venta que debe otorgar Tallahassee, algo a lo que se ha negado en cinco ocasiones.

Parte de las críticas al plan propuesto se centraron en la construcción del nuevo Tribunal de Menores, que estaba previsto se ubicaría en los terrenos donde ahora se quiere situar el futuro estadio de los Marlins.

"A mí esto no me disgusta, pero no veo por ningún lugar un plan donde reubicar el tribunal'', dijo la comisionada Katy Sorenson.

El administrador condal, George Burgess, lo admitió, pero aclaró que no fue un olvido. ‘‘Nosotros queríamos hoy [ayer] sólo compartir con ustedes la estrategia que estamos siguiendo. Si lo aprueban, no es necesariamente vinculante'', indicó.

El comisionado Joe Martínez, uno de los opositores más denodados, sacó a relucir incluso la posible existencia de una ordenanza en la Ciudad que prohíbe el consumo de alcohol a menos de 150 pies de una escuela.

"Tenemos una escuela a 100 pies de ese estadio. Ahí se vuela una concesión a los Marlins'', dijo.

La moción de apoyo a este nuevo lugar fue presentada por el comisionado José "Pepe'' Díaz, quien comenzó la presentación diciendo que "esto es lo más cerca que hemos estado de una solución''.

Hora y media después, resignado con la andanada de críticas de sus pares,

inmediatamente antes de votar, se le escuchó decir: "He recibido el mensaje bien alto y claro. Vamos a votar por esto, con los cambios y sin mencionar el lugar''.

rferreira@elnuevoherald.com

  Comentarios