Sur de la Florida

Arrestados en South Beach, Posey, del Heat, y dos jugadores de los Panthers

Fue una noche de veras enloquecida en South Beach para tres deportistas profesionales del sur de la Florida.El baloncetista del Miami Heat, James Posey fue encarcelado y acusado de manejar en estado de embriaguez, el jugador de los Panthers Ed Belfour fue acusado de estar embriagado y ocasionar disturbios públicos, y su compañero de equipo, Ville Peltonen, resultó detenido después de vandalizar un camión del Departamento de Bomberos y Rescates.

Todo ocurrió entre la una y las 5 a.m.Peltonen, el menos conocido de los tres, fue el primero en ser detenido. Según un informe policíaco, el jugador de hockey de 33 años, fue acusado de comportamiento delictivo después que las autoridades lo vieron rompiendo con un objeto de metal el lado del pasajero de un camión del Departamento de Bomberos y Rescates de Miami Beach.

En el informe no se indica un motivo específico, pero se afirma que Peltonen estaba todo el tiempo sonriendo.El jugador, oriundo de Finlandia fue arrestado sin ningún tipo de incidente.Belfour, de 38 años, por su parte, fue arrestado afuera del mismo club unos 10 minutos más tarde.Los guardias de seguridad del club Nikki Beach le pidieron al jugador de los Panthers que abandonara el local, pero Belfour se negó en un principio de acuerdo con lo dicho por la policía.

Cuando por fin se fue, dio la vuelta y gritó: "¡Ya salí y ahora qué!''. Luego, dijo la policía, se paró frente a la entrada, negándose a marcharse, y resistiendo los intentos de un amigo para que se alejara del lugar.Fue entonces que intervino un policía, pero el veterano jugador agarró la camisa del agente, provocando que se armara una aglomeración de personas y un desorden público.

Cuando el agente trató de arrestar a Belfour, éste se desplomó contra el suelo. No hizo caso de las órdenes del policía de que pusiera las manos detrás de su espalda para poder ser esposado.En el informe se dice que tenía el habla confusa, los ojos inyectados en sangre y un fuerte aliento etílico.Además de conducta impropia por causa del alcohol, Belfour fue acusado de resistir el arresto.Entretanto, Posey fue detenido poco después de las 4 a.m.

El jugador de 30 años, que a diferencia de los otros dos, había jugado esa misma noche, llamó la atención de la policía cuando su Mercedes Benz del 2007 fue observado detenido en la cuadra 400 de la calle 41. El vehículo estaba detenido en la senda de la izquierda de la vía, y Posey estaba hablando con varios peatones y ocupantes de otros automóviles.El agente que lo arrestó, notó que los ojos del jugador del Heat estaban inyectados en sangre, tenía el habla enredada y su aliento olía a alcohol. En el informe también se dice que "estaba trastabillando y que no podía sostenerse bien".Jugador de baloncesto profesional desde 1999, Posey forma parte del elenco del Heat desde el 2005.

eberas@MiamiHerald.com

  Comentarios