Sur de la Florida

Busca la policía a dos pistoleros peligrosos

Un policía cerca de donde los sospechosos disparaban.
Un policía cerca de donde los sospechosos disparaban.

La policía le ha pedido a muchos residentes del suroreste de Miami-Dade que cierren bien sus casas en tanto continúan buscando dos hombres que agredieron a tiros a la policía en horas tempranas de hoy.

Durante la operación, parte de la transitada Tamiami Trail (Calle Ocho) ha debido ser cerrada, aunque ya ciertos tramos han vuelto a abrirse.

A las 8:45 a.m., la policía estrechó aun más el perímetro de la persecución –en la que participan helicópteros, unidades caninas y el equipo especial SWAT– que rodean una vivienda sita en el 15327 SW 9 Way. Las autoridades han ido casa por casa verificando la seguridad de los residentes.

Se busca a dos sujetos, ambos afroamericanos, uno descrito como hombre de seis pies, tres pulgadas, de unas 260 libras y vestido de rojo y blanco; se cree que el otro mide unos cinco pies tres pulgadas, pesa alrededor de 200 libras y viste camisa de mangas largas y jeans.

El detective Carlos Maura, portavoz de la policía Miami-Dade, dijo que ambos están armados y son extremadamente peligrosos. Los dos podían haber penetrado en una casa del area para esconderse allí.

El incidente comenzó a aproximadamente las 2 a.m., cuando la policía respondió una llamada de una invasión armada a una casa en la subdivisión Catalina Isle, afirmó el portavoz. La policía halló a los dos hombres dentro de la casa mencionada, y al llegar los sujetos los recibieron abriendo fuego contra ellos cuando se acercaban a la vivienda. La policía devolvió el fuego, pero los malhechores lograron escapar a través de un área pantanosa, espesamente boscosa.

La policía buscó por la zona, tocando en las puertas y advirtiéndole a los vecinos que debían mantenerse dentro y con las puertas cerradas. El área es una subdivisión densamente poblada de casas relativamente nuevas que queda al oeste del Turnpike de la Florida.

En una casa, los residentes, entre ellos una jovencita, dijeron haber escuchado ruidos extraños en las habitaciones altas. Se encerraron abajo, mientras miembros del equipo SWAT verificaban cuáles eran los ruidos, que a la larga resultaron ser los de un perrito de la familia.

Las autoridades piden la ayuda de la comunidad y solicitan a cualquiera que sepa algo del caso o que tenga algún tipo de información útil que llame a Crimestoppers de Miami-Dade al número telefónico 305-471-8477.La llamada será anónima.

  Comentarios