Sur de la Florida

Busca la policía a ladrones que robaron 9,000 celulares

El empresario local Daniel Kaufman pensó que su almacenamiento de teléfonos celulares se hallaba todo lo seguro posible en el almacén de Deerfield Beach donde estaban.

Kaufman contrató a una firma de seguridad que se encargaría de vigilar el almacén las 24 horas del día. La compañía, dirigida por un ex jefe de policía del Condado Broward, instaló cámaras digitales de vigilancia y un sistema de alarmas hipersensitivo para proteger el negocio, Reagan Wireless, ubicado en la cuadra 3300 de la calle 15 del suroeste.

Luego de tomar todas estas precauciones, Kaufman se quedó pasmado el lunes cuando descubrió que le robaron celulares cuyo vaslos asciende a $1.5 millón.

Kaufman dijo que encontró al guardia de seguridad que trabajaba esa noche durmiendo en su automóvil.El empresario estima que los malhechores le robaron unos 9,000 celulares, utilizando un montacarga dentro del almacén y cargando las cajas con los teléfonos una por una a través de un agujero de tres por tres pies que hicieron cortando una puerta de metal de la parte trasera del inmueble. El atraco debió haberse demorado unas cuatro horas por lo menos, expresó Kaufman.

Después de revisar la videocinta y la grabación de audio, el empresario dijo que se percató que un guardia de seguridad se fue 45 minutos más temprano, cerca de las 5:15 p.m. Kaufman dijo que el guardia no estaba en el lugar cuando se activó la primera alarma, pero el guardia le reportó a la compañía Navarro Security que todo estaba bien.

El lunes, Kaufman dijo que despidió a Navarro Security, a la que le ha pagado más de $100,000 al año. La firma, con sede en Fort Lauderdale, pertenece al ex jefe de policía de Broward, Nick Navarro, quien insiste en afirmar que sus hombres hicieron bien su trabajo.

''No parece que hicieron nada fuera de lo normal'', expresó Navarro.

''En el almacén no hay ningún baño al que mis guardias puedan usar'', dijo Navarro. ''Lo único que el guardia hizo fue ir al baño, no abandonó su posta''.

El guardia siguiente, cuyo turno comienza a las 6 p.m., pasó casi 15 minutos lavando su automóvil mientras en ese mismo tiempo el almacén era robado, afirmó Kaufman. Por su parte, Navarro dijo que el guardia lavó su vehículo antes de comenzar su turno a las 6 p.m.

Según un informe del Departamento de Policía de Broward (BSO), la alarma del almacén se activó tres veces en un lapso de 40 minutos. Cuando la compañía de alarmas llamó a Navarro Security, le respondieron que todo estaba bien y nadie se encargó de llamar al BSO.

''Quienquiera que haya hecho esto sabía exactamente lo que hacía, y también sabía exactamente qué quería robar'', dijo Hugh Graf, portavoz del BSO.

El BSO está investigando el caso, en tanto Kaufman está ofreciendo una recompensa de $50,000 por cualquier información que conduzca al arresto de los ladrones. Las autoridades le piden a cualquiera que tenga algún tipo de información sobre lo sucedido que llame a CrimeStoppers de Broward al número telefónico 954-493-TIPS.

  Comentarios