Sur de la Florida

Piden los fiscales pena de muerte en asesinato de niño de tres años

Ayer, en West Palm Beach, la fiscalía decidió pedir la pena de muerte para una mujer acusada de haber matado el hijo de tres años de su novio.

La mujer, Tia Roundtree, 28 años, está acusada de asesinato en primer grado y de asalto con agravantes contra un menor de edad en la muerte de Kelvin Jackson, ocurrida el pasado 2 de febrero.

Ayer, un juez ordenó que Roundtree debía permanecer detenida sin derecho a fianza después que el mes pasado no asistió a una audiencia donde se ventilaría el caso. Previamente, Roundtree se había mudado a Texas para vivir con su madre, y se hallaba en libertad tras haber pagado una fianza de $20,000.

El niño falleció a consecuencia de múltiples lesiones por golpes, entre las que se destaca una lesión en el corazón y una fractura en el cráneo, según demostró una autopsia. Es muy probable que el chico haya muerto minutos después de la golpiza, le dijo ayer al juez la asociada de la Oficina del Médico Forense Linda O'Neil.

Las autoridades señalaron que familiares del niño les dijeron que Roundtree golpeó al niño porque se orinó en sus pañales. Debi Phillips, detective de la policía del Condado Palm Beach, testificó que Roundtree reconoció haberle pegado al mentor con un cinto la noche en que falleció, pero que no pensó haberle dado con tanta fuerza como para causarle lesiones de seriedad.

El abogado de Roundtree, el defensor público Robert Fallon, no devolvió una llamada telefónica que le hizo hoy la Associated Press para que expresara su opinión sobre el asunto.

  Comentarios