Sur de la Florida

Arresta el FBI a policía de Hollywood

Un policía de alto rango del Departamento de Policía de Hollywood fue arrestado esta mañana por agentes del Buró de Investigaciones Federales (FBI), avcusado de haber revelado la información sensitiva que provocó el desmantelamiento de una pesquisa sobre corrupción policíaca que investigaba el FBI.

El teniente Chuck Roberts fue detenido en su casa y comparecerá posteriormente en una corte federal, le expresó el agente del FBI Rick Enríquez a The Miami Herald.

Enríquez no quiso entrar en más detalles de los cargos que se imputan a Roberts, pero se sabe que Roberts y otros dos policías de Hollywood son sospechosos de haber alertado a otro policía que era uno de los blancos principales en la delicada operación montada por el FBI.

Roberts, el comandante Frank McGarry y la patrullera Tammy Clyde fueron suspendidos sin derecho a recibir pago el pasado sábado tras haberse descubierto que tal vez los tres son la fuente de la revelación. Roberts, de 48 años, lleva en el departamento desde hace 23 años. McGarry, de 45 años, trabaja allí desde hace 24 años, en tanto Clyde, de 38 años, pertenece al departamento desde hace 16 años.

James Scarberry, jefe de policía de Hollywood, admitió haberle dicho a sus jefes superiores y a algunos importantes funcionarios de la ciudad acerca de la investigación, pero señaló que les aclaró bien que no debían decírselo a nadie. Scarberry defendió la decisión que tomó, argumentando que el propio FBI le había dicho que fuera ''discreto'' a la hora de comentar y discutir la pesquisa con sus compañeros del departamento.

La investigación federal, llamada ''Operación Chapa Manchada'', comenzó en febrero del 2004. En ella han participado agentes encubiertos del FBI que fingieron ser miembros de una poderosa familia mafiosa de Nueva York que quería buscar protección para sus actividades ilegales en el sur de la Florida.

Sin embargo, antes de que los agentes del FBI pudieran terminar su investigación, los policías sospechosos fueron alertados, lo que obligó a la agencia federal a dar por terminado el operativo a principios de este año.

Después de saber que ellos eran los blancos de la pesquisa, dos de los policías sospechosos presentaron de inmediato sus documentos para retirarse y se pusieron rápidamente en manos de abogados criminalistas.

Los policías Kevin Companion, de 41 años; Stephen Harrison, de 46 años; Thomas Simcox, de 50 años, y Jeff Courtney, de 52 años, todos veteranos del departamento, ya se han declarado culpables de conspirar para poseer y luego distribuir una carga de varios kilogramos de heroína.

Los cuatro se enfrentan una sentencia que podría ir de 10 años de privación de libertad hasta cadena perpetua, pero sus abogados tienen la esperanza de que la pena les sea reducida ya que decidieron cooperar con las autoridades federales. Según las fuentes, la advertencia a los sospechosos provino de McGarry a Roberts y luego de Clyde a Courtney.

El viernes pasado, McGarry y su abogado, Hilliard Moldof, se reunieron con fiscales federales, de acuerdo con lo que le dijo una fuente no identificada a The Miami Herald. Moldof se negó a discutir el caso de su cliente, así como tampoco la investigación. The FBI, que tenía la posibilidad de atrapar en la operación a otros de los involucrados reconoció con amargura que no estaba satisfecho con el resultado.

  Comentarios