Sur de la Florida

¿Estarán congeladas o muertas? Intenso frío aturde a las iguanas en el sur de Florida

Hombre carga una iguana congelada en Florida

Un hombre lleva por la calle una iguana aparentemente congelada cerca del Aeropuerto Internacional de Palm Beach, en West Palm Beach, Florida.
Up Next
Un hombre lleva por la calle una iguana aparentemente congelada cerca del Aeropuerto Internacional de Palm Beach, en West Palm Beach, Florida.

El intenso frío en el sur de la Florida ha aturdido a las iguanas, que aparecen como adormecidos en las aceras o en los patios traseros de casas en el condado Palm Beach.

Funcionarios de la Comisión de Pesca y Conservación de Vida Silvestre de la Florida (FWC) incluso advirtieron que las iguanas pueden caerse de los árboles, tal como ya sucedió en 2008 y 2010.

Esos reptiles, que han proliferado en el sur de Florida y son una especie invasiva, pueden quedar inmóviles o morir cuando las temperaturas bajan alrededor de 40 grados Fahrenheit (4.4 grados centígrados), informó el Palm Beach Post.

En la mañana del jueves se registraron 38 grados en el Aeropuerto Internacional de Palm Beach y no se esperaba que subiera de los 50 grados en todo el día.

“Pero se necesitarían más días fríos para matar a esta molesta especie invasiva que se come los jardines, cava madrigueras que socavan los cimientos y dejan excrementos que pueden transportar bacterias de salmonela”, dijo el diario.

Una iguana "rinoceronte" fue descubierta y capturada por la unidad Venom One de Miami-Dade Fire Rescue el 6 de abril de 2017.

Eso sucedió en el 2008 y en enero de 2010, cuando el sur de la Florida experimentó casi dos semanas donde las temperaturas estuvieron en el rango los 30 a 40 grados.


Cuando la temperatura bajó hasta cierto nivel, los grandes reptiles empezaron a caerse de los árboles donde acostumbran a estar.

Un hombre lleva por la calle una iguana aparentemente congelada cerca del Aeropuerto Internacional de Palm Beach, en West Palm Beach, Florida.

No están muertas —al menos la mayoría no lo está— sino que han quedado como anestesiadas, apenas sin poder caminar, y están como suspendidas, dijo en esa ocasión Robert Yero, gerente del Parque Estatal Bill Baggs Cape Florida en Key Biscayne.

En el 2010 no solo murió una parte de la población de iguanas, también fallecieron varias pitones birmanas, otra especie invasiva de los pantanos en los Everglades.


“Muchas pitones fueron reportadas muertas, flotando en los Everglades”, dijo la FWC.

Pero, agregó, “aunque la población de iguanas o pitones puede tener cierta mortalidad, la duración del tiempo frío puede no ser suficiente durante esta ola de frío para hacer una diferencia significativa”.

Se advirtió que una iguana paralizada por el frío puede volver a la vida cuando las temperaturas comienzan a calentarse. “Eso significa que probablemente no sea una buena idea traerlas adentro (de la casa)”.

Tortugas y manatíes también afectados

La FWC dijo que algunas otras especies también pueden verse afectadas por el frío como las tortugas marinas y el manatí, por lo que requieren cuidados adicionales durante este clima.

“Nuestro equipo de personal, socios y voluntarios de la FWC está monitoreando el estado de las especies marinas más afectadas por el frío, y están preparados en caso de que se necesiten rescates”, dijo el director ejecutivo de la FWC, Eric Sutton, en un comunicado publicado en la página web de esa agencia.

Cuando baja la temperatura del agua, las tortugas marinas aturdidas pueden flotar en el agua en la costa o muy cerca de ella. Aunque parecen estar muertas, a menudo todavía están vivas.

“Nuestro personal, socios y voluntarios autorizados ya están trabajando para rescatar tortugas marinas en el noroeste de Florida. Cerca de 100 tortugas han sido rescatadas hasta ahora. También estamos monitoreando otras áreas del estado para ver si las tortugas marinas están siendo afectadas allí”, dijo Kipp Frohlich, director de la División de Hábitat y Conservación de Especies de FWC.

El manatí de Florida es otra especie que puede verse afectada por el frío extremo. Cuando baja la temperatura del agua, los manatíes se reúnen en hábitats de aguas cálidas, como canales de descarga en plantas de energía y manantiales naturales.

El FWC pide a los navegantes que presten más atención a los manatíes en aguas poco profundas cerca de la costa, tanto en el interior como en la costa, y que obedezcan todas las señales de la zona de velocidad del manatí.

“Los navegantes deben evitar las áreas donde se reúnen grandes cantidades de manatíes”, dijo Gil McRae, director del Instituto de Investigación de Pesca y Vida Silvestre de FWC.

“Los animales agrupados en un sitio no deben ser molestados, ya que esto podría hacer que abandonen los lugares de agua caliente que los ayudan a sobrellevar las bajas temperaturas”.

Siga a Sonia Osorio en Twitter: @soniaosoriog.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios