Sur de la Florida

Bandidos enmascarados roban banco de Miramar

Los asaltantes hicieron una entrada ruidosa. Mientras uno montaba guardia y vigilaba la entrada, el otro corrió hacia los cajeros y exigió que le entregaran dinero.
Los asaltantes hicieron una entrada ruidosa. Mientras uno montaba guardia y vigilaba la entrada, el otro corrió hacia los cajeros y exigió que le entregaran dinero.

Wilkins Pujols no podía creer lo que estaba viendo. Mientras manejaba por Miramar Parkway ayer en horas de la tarde, la furgoneta color marrón que iba delante de él empezó a soltar un humo rojizo, y de pronto, a dejar un rastro de billetes a lo largo del camino.

''El dinero volaba del carro'', dijo Pujols. "Billetes de a 10, de a 20 dólares. De todo tipo. Mucha gente paró el carro y se bajó a tratar de coger algún dinero''.

Los hombres que viajaban dentro de la furgoneta acababan de robar un banco SunTrust en Miramar, dijo la policía. Disfrazados con máscaras de Halloween y con armas semiautomáticas, se subieron al vehículo que los esperaba y escaparon del lugar.

Desafortunadamente para ellos, un cajero logró meter un paquete con colores dentro de una de las bolsa que robaron. Cuando explotó, llenando el auto de humo, los atracadores abrieron las ventanillas del vehículo, regando toda la autopista con su botín.

Todavía en las primeras hoy de hoy, las autoridades estaban buscando a los malhechores.

''Realmente es un hecho poco común'', dijo Bill Robertson, portavoz de la policía de Miramar.

Robertson hizo un resumen de lo que ocurrió:

Poco antes del mediodía, dos hombres entraron aparatosamente a una sucursal del banco SunTrust Bank, ubicada en el 8250 Miramar Parkway, y le ordenaron a los clientes que estaban allí que se tiraran al piso.

Antes de su llegada, el banco había estado quieto. Seis cajeros trabajaban en las ventanillas, y sólo un usuario estaba adentro.

Los asaltantes hicieron una entrada ruidosa. Mientras uno montaba guardia y vigilaba la entrada, el otro corrió hacia los cajeros y exigió que le entregaran dinero.

Un cajero le entregó varias bolsas plásticas con fajos de dinero. Uno de los fajos había sido preparado especialmente para una situación de robo, con un pequeño dispositivo escondido entre los billetes, dijo Robertson.

Los ladrones ni sospechaban lo que iba a ocurrirles.

Con las bolsas de dinero en la mano, corrieron hacia la calle y subieron al vehículo que los estaba esperando. Ese mismo día, poco antes, el GMC 1500 había sido reportado como robado a punta de pistola en el Condado Miami-Dade.

Mientras la policía llegaba al banco, los pillos escapaban a toda velocidad por Miramar Parkway.

Pero no llegaron muy lejos.

Desde el propio banco, un cajero activó el pequeño aparato de tinta, que tiñó todo el dinero de rojo. La pequeña explosión también soltó un espeso humo dentro de la furgoneta, lo que obligó a los atracadores a abrir las ventanillas.

Fue en ese momento que el dinero comenzó a volar por los aires.

En un momento dado, el chofer de la furgoneta frenó precipitadamente para que uno de los ladrones saliera del auto y tratara de recoger el dinero de la carretera, dijo Pujols.

''Recogía los billetes y enseguida los soltaba'', dijo Pujols. "Parecía que el dinero estaba muy caliente y lo estaba quemando''.

A menos de una milla de distancia del banco, la furgoneta quedó abandonada en un estacionamiento detrás de la iglesia católica St. Bartholomew, ubicada en el 8005 Miramar Parkway. Se cree que los forajidos salieron del auto, subieron a otro vehículo y huyeron del lugar.

Cuando las autoridades llegaron, el motor de la furgoneta aún estaba encendido, y había dinero desperdigado por todo el estacionamiento de la iglesia, dijo Robertson.

Los ladrones continúan fugitivos.

Se le pide a cualquier persona que tenga algún tipo de información relacionada con el atraco que llame cuanto antes al Departamento de Policía de Miramar al teléfono 954-602-4000 o a CrimeStoppers de Broward, de forma anónima, al número 954-493-8477.

  Comentarios