Sur de la Florida

Condecorado detective de Miami-Dade herido siete veces

El detective de Miami-Dade Raymond Robertson, herido de bala siete veces durante un enfrentamiento con malhechores provocado por un problema de drogas en Opa-locka, recibió la condecoración Corazón Púrpura de la policía hoy en horas de la mañana, y broméo al hablar de sí mismo:

''En parte fue por el entrenamiento y en parte porque soy muy terco y no iba a dejar que ellos me ganaran. ''.Pero bromas aparte, Robertson, de 42 años, estuvo muy reservado al aceptar el premio frente a sus compañeros de la División Antinarcóticos, otras autoridades y la prensa en general, en la estación principal de la policía del condado,con sede en Doral.

Robertson elogió a los hombres que lo entrenaron a defenderse enseñándole a disparar, al sargento que fue en su ayuda, así como a su hijo Cody, de 15 años y a su esposa Sandra por toda la ayuda que le han prestado.

El ambiente de la ceremonia fue festivo y ligero, algo esencial para los policías que deben aprender a lidiar con situaciones muchas veces trágicas, como la batalla a tiros en la que se vio envuelto Robertson el pasado 13 de octubre.

Esa noche, la asignación no era nada del otro mundo: una fuente le había indicado a la policía de Miami-Dade que en una unidad de un edificio de apartamentos situado en el 13450 Aswan Road había una gran cantidad de drogas y armas.

Robertson, el detective de Opa-locka Miguel Gálvez y la fuente estacionaron el automóvil viejo en el que andaban. De repente, sin darles tiempo a raccionar, un hombre armado se les acercó. Robertson, que era el chofer del vehículo, trató de dar marcha atrás, pero fue bloqueado por otros dos pistoleros .

El primer pistolero, identificado por la policía como Gregory Frasier, de 21 años, cuando se dio cuenta de que eran policías, abrió fuego por el lado de la puerta del chofer. Los policías le respondieron el ataque.

Herido gravemente en el estómago, Frasier se desplomó contra el suelo todavía disparando. Los otros dos pistoleros, identificados por la policía como Jermaine Williams, de 25 años, y Rodney Solomon, de 27, también comenzaron a disparar.

Un proyectil le atravesó el brazo derecho de Robertson, el lado con que disparaba. El detective reaccionó rápido y cambió el arma para la otra mano, disparando con la izquierda, pero otra bala también le alcanzó el lado izquierdo.

''Aunque estaba herido en los dos brazos, el detective Robertson siguió disparando'', según un informe que se dio a conocer ayer, antes del evento.

Otra bala le pegó en la oreja derecha y tres le pegaron en el pecho —llevaba puesto un chaleco antibalas— en tanto Gálvez trataba de cubrirse saliendo del auto, pero uno de los pistoleros le disparó, alcanzándolo en una pierna.

Heridos, los dos detectives corrieron hasta un minimercado cercano. El informante que estaba dentro del carro resultó ileso.

Una vez dentro de la tienda se atricheraron en ella y cerraron las puertas, mientras una turba los rodeaba con la intención evidente de matarlos.

Poco después lograron avisar a la policía que pudo rescatarlos y llevar a ambos a un hospital de la zona, donde Ropbertson tuvo que seroperado varias veces.

''Usted vivió la peor pesadilla que puede experimentar un agente policíaco, y la sobrevivió valientemente'', dijo Robert Parker, director de la policía de Miami-Dade.

Frasier murió en el tiroteo. Solomon y Williams fueron acusados de intento de asesinato en primer grado y en la actualidad están esperando una fecha para el juicio.

  Comentarios