Sur de la Florida

Perecen chica de 12 años y chofer en un choque de tres vehículos

Una niña de 12 años que iba en camino a la iglesia con su madre fue una de las dos personas que murieron ayer por la mañana en un extraño choque que obligó a cerrar partes del entronque Golden Glades durante varias horas.

Las autoridades dijeron que tanto la madre como la hija viajaban en un Plymouth de 1988, en direccción oeste en la rampa que lleva a la autopista I-95 en el Turnpike de la Florida, cuando un Honda Accord del 2006 que había perdido el control cayó sobre el vehículo desde el paso superior.

''El impacto fue como si el carro cayera del cielo'', dijo el teniente Pat Santangelo, portavoz de la Patrulla de Caminos de la Florida Highway (FHP), al referirse al Accord plateado que se precipitó sobre el Plymouth, que después fue golpeado por un tercer vehículo.

El choque lesionó de gravedad a Shirley Newchurch, de 31 años y madre soltera, y dejó a su hija, Shante, de 12 años, muerta en el lugar de los hechos. Los rescatistas trasladaron a la madre de inmediato al Centro de Traumas Ryder, perteneciente al Hospital Jackson Memorial.

Las dos víctimas se dirigían a la iglesia A Place Called Hope (Un lugar llamado Esperanza), un centro religioso de Cooper City.

El Accord cayó de nariz desde una colina que tiene una altura de 40 pies en la parte norte de la rampa, señaló Santangelo.

El chofer del Accord, Emilio F. Cabieses, de 28 años, vecino de Hollywood, murió en el sitio del accidente. Su pasajero, Carlos Cohen, fue llevado también al Centro de Traumas Ryder en estado crítico.

Un patrullero de la FHP que se encontraba investigando un accidente anterior cerca de allí fue testigo del aparatoso accidente, y dijo que le pareció que Cabieses tal vez iba manejando a más de 100 millas por hora.

Cabieses trató de tomar la salida de la autopista Palmetto hacia el rumbo sur de la I-95, pero al tomar la curva no pudo mantener el control.

''Primero chocó contra la barrera de proteccción y luego saltó por los aires'', observó Santangelo.Cabieses deja detrás a un bebé, Maximiliano, y a su esposa, Lorena.

La FHP está investigando si el alcohol o las drogas tuvieron algo que ver con el accidente. Según los documentos de tráfico que se pudieron obtener, Cabieses fue hallado culpable de conducir bajo estado de embriaguez en el 2003.

  Comentarios