Sur de la Florida

Víctima de violación declara e identifica a su agresor

Julio Soler, el violador de Flagami.
Julio Soler, el violador de Flagami.

Ayer, sentado en la corte, Julio Soler parecía un hombre de aspecto limpio e inofensivo con su camisa blanca de rayas negras y un talante que mostraba cierta calma.

Sin embargo, una de las tres mujeres que Soler está acusado de violar en la barriada Flagami no dudó un instante a la hora de reconocerlo cuando subió al estrado. Lo señaló con la mano, y dijo que Soler era el hombre todo vestido de negro que ella halló en la cocina de su casa en medio de la madrugada en enero del 2003.

''Me agarró por el cuello'', testificó la mujer en una corte de Circuito de Miami-Dade. "Y empezó a arrastrarme hacia el dormitorio''.

Por su parte, la policía afirma que Soler es el violador de Flagami, un hombre que aprovechándose de la oscuridad de la noche penetraba en las casas de sus víctimas y violó a tres mujeres, en tanto trató de entrar a la fuerza en la vivienda de una cuarta mujer. Una de las víctimas del violador estaba embarazada en el momento de haber sido atacada. Las otras dos fueron agredidas frente a sus hijos.Cada caso está siendo procesado por separado, y el juicio de esta semana es el primero de todos. La mujer le narró al jurado cómo tuvo que luchar con Soler en la cocina de su casa, sabiendo que sus dos pequeños hijos estaban en el dormitorio.''En ese momento, en lo único que estaba pensando era en mis hijos'', dijo visiblemente emocionada la mujer, casi en un susurro en medio de la atestada sala del tribunal.Sin embargo, el hombre era más fuerte que ella y pudo lanzarla al piso y luego arrastrarla hasta la cama.Ella no se rindió, empujándolo contra una pared.Entonces el hombre sacó un cuchillo, y temiendo por la seguridad de sus hijos, la mujer dejó de resistirse.Su pequeña hija estaba en la cama, y su bebé estaba en una cuna. La mujer expresó que Soler la violó dos veces.Después del ataque, él le dijo que se lavara y le exigió que le diera dinero. La mujer le respondió que no tenía, y hasta vació su bolso en el piso para demostrárselo y que acabara de irse y dejarla con sus hijos.Por fin, el hombre se fue, saliendo por la misma ventana de la cocina por la que había entrado.El ataque sucedió solo siete semanas antes de que la mujer diera a luz a su hijo, y Soler la dañó tanto que estaba sangrando profusamente, dijo la víctima.''Sólo quería salir de la casa de cualquier manera'', dijo la mujer. ``Y cuando vi que había un rastro de sangre por todo el piso, supe que necesitaba atención médica''. La policía dijo que Soler usó guantes en cada una de sus agresiones y no dejó ninguna huella. No obstante, una llamada a Crime Stoppers de Miami–Dade ayudó a los detectives a identificar a Soler, que no se negó a dar muestras de su AND. Posteriormente las muestras se verificaron y se comprobó que coincidían con las que se encontraron en las tres violaciones, según señaló Laura Adams, asistente de la fiscalía, después que la corte hizo un alto en sus sesiones de ayer.De ser hallado culpable, Soler podría enfrentar una condena de cadena perpetua por cada una de las violaciones.

  Comentarios