Sur de la Florida

Cuestionan uso de fondos públicos en una investigación a jefe policial

Ken Jenne, aquí durante el sepelio del agente Christopher Reyka, usó fondos del Condado para pagar a sus abogados.
Ken Jenne, aquí durante el sepelio del agente Christopher Reyka, usó fondos del Condado para pagar a sus abogados.

WANDA J. DeMARZO

L

a Oficina del Jefe de Policía de Broward (BSO, según sus siglas en inglés) ha pagado más de $272,000 en honorarios legales a un antiguo fiscal federal en Miami, que ha representado a la agencia, durante una investigación penal federal en las finanzas personales del jefe de policía Ken Jenne, según muestran los expedientes públicos.

Desde marzo del 2006, la agencia también pagó más de $105,000 a otros cuatro abogados que representaron a 11 oficiales de la BSO y otros cuestionados durante la investigación de un jurado de instrucción, según muestran los expedientes.

La BSO contrató al antiguo fiscal federal Guy Lewis y a su firma --que cobraba $650 la hora-- para coordinar las citaciones judiciales para documentos y empleados de dicha agencia.

La agencia del condado no tiene responsabilidad penal en el caso, y Lewis dijo no haber sido contratado para defender a Jenne, que paga su propio abogado.

Pero las cuentas legales de Lewis muestran que su firma le cobró a la BSO por numerosas consultas con Jenne --incluyendo la preparación para una ''conferencia de acuerdo'' del 21 de febrero con fiscales federales, ''múltiples'' llamadas por teléfono y reuniones con Jenne, y conferencias con testigos antes y después de que hubieran testificado ante el jurado de instrucción en Fort Lauderdale.

Jenne y otro funcionario de la BSO firmaron los cheques que fueron pagados tanto a la firma de Lewis como a otros abogados.

Las cuentas plantean cuestiones sobre si Lewis le puede haber provisto asesoría legal a Jenne a costa de los contribuyentes cuando su única responsabilidad era con la BSO, según observadores legales y otros.

Lewis, sin embargo, afirmó que él simplemente había manejado expedientes y citaciones judiciales que implicaba a la BSO y sus empleados.

No hubo conflicto de intereses, arguyó Lewis, porque Jenne le ordenó a la BSO cooperar plenamente con los investigadores.

David Bogenschutz, el abogado privado de Jenne, dijo que, como jefe de la agencia, el jefe de policía sabía cómo y dónde encontrar todos los documentos dentro de la vasta burocracia de la BSO.

Y nadie estaba más familiarizado con el funcionamiento interno de la agencia, añadió.

''Es difícil saber dónde termina Ken Jenne y dónde empieza la BSO'', aseguró Bogenschutz. ``La BSO es Ken Jenne''.

Jenne, de 60 años, quien ha servido como primer policía desde 1998, enfrenta posibles cargos de fraude por presuntamente usar su oficina para ganancia personal al aceptar más de $100,000 en pagos no reportados por parte de contratistas de la BSO y otros.

Los detalles de las cuentas legales fueron revelados por la BSO durante la pasada semana como parte del pedido de expedientes públicos hecho por la prensa, incluyendo al Miami Herald. Los expedientes apuntan a la magnitud de la investigación federal, que empezó en abril del 2005 con una investigación del Departamento de Policía de la Florida.

La encuesta pudiera terminar pronto con un acuerdo o con un encausamiento, según dicen las fuentes más cercanas al caso.

El asesor legal de la BSO, Ed Dion, también trabajó en las solicitudes de citaciones con la firma de Lewis.

Un profesor de Derecho que se especializa en ética dijo que la gran cuestión --si el cliente es la BSO o Jenne-- parece enturbiar el papel de Lewis como asesor legal de la agencia pública.

''La cuestión del conflicto de intereses es legítima, a la luz del hecho de que los intereses de la BSO bien pueden divergir en un sentido adverso de los intereses de Ken Jenne'', dijo el profesor de Derecho de la Universidad de Miami Tony Alfieri, que encabeza el Centro para Etica y Servicio Público de la institución.

Alfieri criticó la falta de un acuerdo formal entre la BSO y la firma de Lewis que precisara la amplitud de sus reponsabilidades legales para evitar conflictos. Pero observó que no era raro entre las agencias gubernamentales.

Kenneth Harms, un antiguo jefe de policía de la ciudad de Miami, dijo que las cuentas de Lewis sugieren que Jenne le pidió a Lewis, un destacado abogado con influencia política, que lo ayudara en su defensa.

''No puedo juzgar la frecuencia con que Lewis y su oficina estaban consultando con Jenne'', dijo Harms, que revisó las cuentas a solicitud del Miami Herald.

''Está recibiendo asesoría legal gratuita a costa del Condado para tratar de mejorar su posición en términos del resultado final de la investigación'', agregó Harms.

nmcneal@MiamiHerald.com

  Comentarios