Sur de la Florida

Aprueban estudio sobre construcción de museo de Bahía de Cochinos

Juan Torres Mena muestra, en la actual sede del Museo de la Bahía de Cochinos, los croquis de la propuesta para una nueva sede que plantearán hoy a la comisión de Miami-Dade.
Juan Torres Mena muestra, en la actual sede del Museo de la Bahía de Cochinos, los croquis de la propuesta para una nueva sede que plantearán hoy a la comisión de Miami-Dade.

Los comisionados del condado aprobaron por mayoría ayer la realización de un estudio de viabilidad para construir un museo dedicado a la fracasada invasión de Bahía de Cochinos, en un terreno del Bayfront Park, en el downtown de Miami, inicialmente destinado a un parque de recreación.

El espacio escogido es un terreno conocido como el "Lote B", al este de la Arena American Airlines, y los comisionados no descartaron que el museo se levante, además, sobre dos pisos de estacionamiento, teniendo en cuenta que la revitalización de la zona está provocando una falta de parqueos.

El estudio debe estar listo en diciembre. Lo importante, enfatizaron, es la materialización del reconocimiento de la comunidad a un momento histórico de la vida del exilio cubano que hoy día sólo se reconoce modestamente en el museo de la Brigada 2506, en La Pequeña Habana.

El voto no fue unánime porque el comisionado Javier Souto se excusó de votar invocando su calidad de veterano de la Brigada. Aunque el estudio fue aprobado, sus colegas Dennis Moss y Katy Sorenson dejaron sentado que prefieren ver el museo en "otro lugar", y el comisionado Joe Martínez dijo anteriormente que no creía que un nuevo museo "tenga una posibilidad".

En 1996, la Comisión aprobó construir en el "Lote B", con 4.3 acres, un espacio de recreación que incluyera un campo de fútbol rodeado de palmas y una acera al borde del agua.

Pero el plan nunca se concretó. El museo "será construido muy cerca del agua, porque la historia de Cuba está muy cercana al agua. Es, además, un reconocimiento de esta comunidad hace mucho debido a la brigada", manifestó la comisionada Rebeca Sosa, una de las impulsoras del estudio.

Para Natasha Seijas, a Miami le hace falta un edificio así que sea una atracción para los turistas "como lo es la Opera de Sydney" en Australia. "Es una cosa muy bonita que lucirá muy bien en la bahia", opinó la comisionada.

Además, "no es sólo algo de la comunidad exiliada cubana sino de todo la diversidad que representa el Condado de Miami-Dade", añadió la comisionada. El estudio es para saber si es posible construir un museo en el parque; aún no existe un diseño o plan arquitectónico.

La idea parece contar, además, con el apoyo del alcalde del condado, Carlos Alvarez. Pero hay detractores, como la Liga Urbana de Defensa del Medio Ambiente (UEL, por sus siglas en inglés). "La idea de construir un estacionamiento allí, frente al agua, es peor que un museo que, de algún modo, tiene su valor", dijo el vicepresidente de la Liga, Ernest Martin.

No necesariamente, contrarrestó el presidente de la comisión condal, Bruno Barreiro. "Estas cosas siempre se pueden diseñar de forma que las áreas verdes bordeen los edificios y faciliten el paso peatonal", acotó.

  Comentarios