Sur de la Florida

Estalla en llanto el padre de la niña cubana

Rafael Izquierdo. AP
Rafael Izquierdo. AP

Rafael Izquierdo, el campesino cubano protagonista de una enconada disputa internacional por la custodia de su hija de cinco años, dejó hoy por la mañana el estrado de los testigos después de 25 horas de testimonio, pero no sin antes hacer una llorosa petición para llevarse a su hija con él de regreso a Cuba.

Sometido a un interrogatorio lleno de emoción por la jueza de circuito de Miami-Dade, Jeri B. Cohen, que desde el comienzo preside el juicio, en determinado momento el hombre estalló en llanto, limpiándose la cara con un pañuelo y recostando la cabeza en las manos.

El drama comenzó cuando Cohen acusó a Izquierdo de dar un testimonio que ella encontró falso. La jueza dijo,sin embargo, que las ''mentiras'' de Izquierdo no eran pruebas suficientes para despojarlo de la custodia dela pequeña, pero que su testimonio le molestó.

''Le tengo que decirle, señor, que gran parte de su testimonio me parece evasivo y deshonesto. Lo he observado y lo he escuchado'', dijo Cohen. "Eso no significa que usted sea un mal padre, lo que quiere decir es que no creo en ciertas partes de su testimonio. No significa tampoco que no ame a su hija. Pero tengo que decirle esto: he escuchado con atención su testimonio y hallo partes que son muy evasivas''.

''Soy una persona honesta y sincera'', respondió Izquierdo, visiblemente emocionado, gesticulando mucho con las manos.

''Le pido que no tome ninguna decision basándose en eso'', le dijo Izquierdo. "Si yo fuera un padre incompetente, no hubiera venido de Cuba. No estaría en estos momentos aquí. Somos una familia muy humilde".

"Una familia de trabajadores. Quiero a mi hija. La quiero mucho'', agregó.

En ese instante, el rostro de Izquierdo enrojeció y empezó a llorar, en tanto el interrogatorio se detuvo por algunos minutos hasta que recobró su compostura, y pidió disculpas por haber perdido el control.

''Usted no tiene nada por lo cual disculparse, ni tampoco tiene que sentirse avergonzado por llorar'', le dijo la jueza, inclinándose hacia el asiento de los testigos. "Pero necesitaba oír estas respuestas deusted''.

Izquierdo, criador de cerdos y cosechador de malanga, que vive en el poblado de Cabaiguán, en la zona central de Cuba, está en Miami desde mayo buscando obtener nuevamente la custodia de su hija, que el fin de semana pasado cumplió cinco años.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios